Cinco barcos espectaculares que nos muestran un futuro eléctrico para el transporte marítimo

Poco a poco, la revolución de la movilidad eléctrica también está llegando al mar.

Parece que cuando se habla de emisiones de gases contaminantes y de efecto invernadero en el sector del transporte el principal culpable es el coche de combustión. Lo cierto es que buena parte de la culpa sí reside en en el transporte por carretera, sobre todo si hablamos de la contaminación en la grandes ciudades.

Sin embargo, si miramos el problema desde una perspectiva global, no podemos obviar el impacto del transporte marítimo y aéreo en las emisiones contaminantes a nivel mundial. Un impacto ambiental que no es precisamente pequeño, si tenemos en cuenta que hoy en día el mercado es globalizado y buena parte de los productos que consumimos vienen en barco desde el otro lado del planeta.

Además, los grandes cargueros no consumen el combustible refinado que utilizan los coches del combustión, sino combustibles pesados como fuel oil o diésel pesado que emiten azufre y otras sustancias nocivas para la salud humana como partículas, hidrocarburos sin quemar y óxidos de nitrógeno. También son grandes emisores de CO2, principal gas responsable del calentamiento global. De hecho, el transporte internacional marítimo representa el 11,8% de la contribución total del sector de los transportes a las emisiones de CO2. Una cifra para nada desdeñable, aunque sigue siendo una forma más eficiente de transportar mercancías que los aviones o los camiones.

Pero no todo son malas noticias. Poco a poco, la revolución de la movilidad eléctrica también está llegando al mar.

Transporte eléctrico marítimo. Una realidad cada vez más palpable

El futuro del transporte pasa por la electricidad, también en el mar. Las empresas lo saben y por eso cada vez más apuestan por desarrollar sus propios barcos eléctricos.

Las soluciones son muy diversas, desde barcos de pequeño tamaño hasta grandes buques cargueros y algunas incluso incluyen generación con energías renovables en el propio barco.

Energy Observer

Tratando de emular las hazañas del avión Solar Impulse, el Energy Observer es un catamarán que nace con la intención de dar la vuelta al mundo impulsado solo por energías renovables.

Lo hace gracias a un sistema que combina la generación de electricidad a partir de diferentes fuentes de energía renovable, como son la solar, la eólica y el hidrógeno. Para ello, cuenta con diferentes tipos de paneles fotovoltaicos, además de dos aerogeneradores de eje vertical. Cuando hay excedentes de generación, estos se utilizan para generar hidrógeno, que después puede de nuevo ser utilizado para impulsar el barco, especialmente cuando los recursos eólico y solar no son suficientes. Una alternativa al uso de baterías para el almacenamiento de la energía excedente.

Con unas dimensiones de 30 metros de largo y 12,8 de ancho, el Energy Observer tiene como objetivo estar recorriendo el mundo durante 6 años en los que visitará más de 50 países en 101 escalas diferentes.

Más información

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Solarwave

Fruto de la alianza entre la empresa suiza Solarwave AG y la turca Imecar nace el Solarwave, un catamarán eléctrico de 16,5 metros de eslora que presume de tener una autonomía virtualmente infinita. Lo hace gracias a una batería de 80 kWh que es alimentada por una instalación fotovoltaica de 15 kW de potencia situada Según uno de sus creadores, si el Solarwave navega una velocidad de 5 nudos, la autonomía es prácticamente infinita, al poder recargar de día y seguir viajando durante la noche.

El casco está fabricado en fibra de carbono y sus instalaciones son dignas de un barco con todos los lujos, incluyendo cuatro habitaciones VIP. Por el momento, se trata de un barco muy exclusivo y que solo se fabrica bajo encargo, pero sus creadores confían en que se vaya popularizando con el paso del tiempo.

Más información

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Solemar

En esta lista no podía falta la correspondiente ración de producto nacional. Se trata del Solemar, un catamarán que se fabrica de forma pionera en el centro de I+D de Seacleaner ubicado en Ses Forques (Mallorca).

Se trata de un barco de pequeñas dimensiones que está pensado para ser utilizado en embalses, lagos, mares interiores, estanques y similares, principalmente en aplicaciones turísticas como forma de promover un turismo sostenible.

El Solemar cuenta con 2 motores eléctricos de 4,8 kW de potencia cada uno, que logran propulsar el catamarán a una velocidad máxima de 6 nudos. Además, está equipado con 48 baterías de 490 Ah de capacidad cada una, que se recargan gracias a una instalación fotovoltaica de 4,625 kW y están situados en el techo plano para aprovechar al máximo la radiación. Con una recarga completa de las baterías puede realizar hasta 150 horas de operación.

Sus 12 metros de eslora y 4 de manga le permiten alojar un total de 60 pasajeros que pueden disfrutar del turismo de una forma 100% sostenible.

Más información

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Mayflower Autonomous Research Ship

La movilidad eléctrica y autónoma ya no es solo cosa de los coches. Así los demuestra el Mayflower Autonomous Research Ship, un barco totalmente autónomo e impulsado por electricidad.

El objetivo de este innovador proyecto es convertirse en el primer barco de estas características en cruzar el Océano Atlántico. Una hazaña que logrará gracias a las energías renovables, generando mediante paneles solares y aerogeneradores toda la energía necesaria para alimentar su sistema de propulsión. De esta forma, de nuevo estaríamos hablando de un barco con autonomía infinita, ya que no necesita ninguna fuente de energía externa para seguir avanzando. Se trata de una barco especialmente diseñado para la investigación que está siendo desarrollando por la Universidad de Plymouth y que equipará herramientas necesarias para realizar experimentos durante su viaje.

Si todos los planes marcha según lo esperado, el viaje a través del Océano Atlántico está planeado para 2020, coincidiendo con el 400 aniversario del viaje original de Mayflower, el barco que, en 1620, transportó a los llamados Peregrinos desde Inglaterra, en el Reino Unido, hasta un punto de la costa este de América del norte, hoy ubicado en los Estados Unidos de América.

Más información

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

YARA Birkelan

Pero no todo van a ser barcos de pequeño tamaño. Así nos lo demuestra el YARA Birkeland, un barco que está siendo desarrollado por la empresa noruega Kongsberg para la empresa química Yakarta y que se presenta al mundo como el primer barco de carga eléctrico y autónomo.

Este carguero eléctrico será capaz de transportar hasta 100 contenedores que hacen un total de entre 3.000 y 3.500 toneladas entre los puertos de Porsgrunn y de Brevik y Larvik, a 14 y 55 kilómetros de distancia respectivamente.

Para hacerlo posible, el carguero montará un enorme pack de baterías de litio con una capacidad de entre 7,5 y 9 MWh, que vendrían a ser entre 185 y 225 baterías del Renault ZOE 40.

Más información

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En definitiva, 5 prototipos que demuestran que la transición hacia la movilidad eléctrica no solo ocurrirá en las carreteras, sino que todos los medios de transporte se dirigen hacia la electrificación. Una forma de movilidad más limpia y sostenible.

Imágenes | Energy Observer, Solarwave, Solemar, Mayflower Autonomous Research, YaraBirkelan

Gráfico | ICS

Comentarios