6 consejos para recargar fácilmente tu coche eléctrico

Recargar un coche eléctrico es tan fácil como cargar un móvil: enchufar y listo. Será aún más fácil si tienes en cuenta estos consejos.

 

1. Lo más recomendable es instalar en tu garaje una Wallbox o punto de recarga

A pesar de que con un enchufe convencional es suficiente, lo más recomendable es instalar una Wallbox o punto de recarga en tu garaje. El cargador ocasional o Flexi Charger que viene con el equipamiento básico del Renault ZOE tiene la potencia limitada a 2,3 kW. A esta potencia, una recarga completa se puede alargar hasta las 12 horas, de ahí que no sea lo más práctico para utilizarlo de forma diaria. Por eso, desde Renault se recomienda instalar una Wallbox, con el objetivo de poder recarga a mayor potencia y por consiguiente, disminuir los tiempos de recarga. Además, la Wallbox ofrece funciones de protección contra descargas eléctricas y otras como la medición del consumo de energía.

2. Lleva siempre el cable conector en el maletero

Se recomienda llevar siempre el cable conector en el maletero. El caso del ZOE necesitamos un cable con el conector Mennekes, uno de los más extendidos en el mercado europeo. En caso de necesitar recargar fuera, puede servirte para cargar en puntos de recarga públicos que equipen este tipo de conector.

3. Utiliza la preclimatización del coche a través de la aplicación para el móvil

La aplicación para el móvil del Renault ZOE tiene una funcionalidad realmente práctica: la preclimatización del coche. Gracias a esta función podremos programar la temperatura a la que queremos el coche a la hora que queramos. Esto se traduce en que, cuando nos levantemos por la mañana en un día de invierno para ir a trabajar, tendremos el habitáculo a la temperatura idónea.

Gracias a esta funcionalidad, podemos alargar la autonomía de nuestro Renault ZOE. Al salir con el coche climatizado de casa, esa energía necesaria para la climatización no deberá cogerse de la batería, pudiendo ser utilizada para recorrer más kilómetros.

4. Durante la carga no enchufes todos los aparatos de tu casa

Al ser el coche eléctrico uno de los mayores consumidores eléctricos del hogar, muchas veces se asocia la compra de un coche eléctrico con la necesidad de aumentar la potencia contratada y, por lo tanto, aumentar de forma significativa nuestra factura de la luz.

Sin embargo, esto no tiene porque ser así. Basta con utilizar el sentido común. Mientras se esta recargando el coche no enchufes todos los aparatos de tu casa, o al menos los que más consumen. Probablemente siempre recargues de noche, por lo que cumplir con este consejo será más fácil de lo que crees.

5. Programa la recarga en la tarifa SuperValle

Como hemos comentado, la mayoría de las veces la recarga en casa se realizará durante la noche. Esto se traduce en que podemos contratar una tarifa eléctrica adecuada para maximizar el ahorro en la recarga de nuestro coche eléctrico.

Gracias a la Tarifa del Vehículo Eléctrico, popularmente conocida como tarifa SuperValle, se puede conseguir un coste de alrededor de 1 euro cada 100 kilómetros. Algo realmente impensable cuando hablamos de un vehículo de combustión.

6. Busca un enchufe cerca de tus zonas de ocio

Cada vez son más los centros comerciales y aparcamientos que ofrecen puntos de recarga para coches eléctricos. Además, muchos de ellos lo hacen de forma gratuita. De esta forma, puedes aprovechar tus momentos de ocio o de compras para recargar unos kilómetros extra.

En electromaps.com puedes consultar si hay puntos de recarga en las zonas donde te mueves habitualmente.

Comentarios