Aerotermia y geotermia: dos formas 100% ecológicas de climatizar tu casa

La aerotermia y la geotermia consisten en aprovechar la energía del aire y del subsuelo, haciendo más eficientes nuestros hogares.

La eficiencia energética consiste en realizar los mismos procesos consiguiendo los mismos o mejores resultados invirtiendo menos energía en ellos. Un coche que consume menos que otro para realizar el mismo trayecto es más eficiente. Una casa que necesita menos energía que otra para calentarse en invierno es más eficiente, o una bombilla que emite la misma luz que otra consumiendo menos electricidad es más eficiente.

Los sectores que más energía consumen en nuestro país -y prácticamente en todos los países del mundo- son el transporte, la industria y el sector residencial. En el caso de España, el sector del transporte consume alrededor del 40% de la energía primaria, el sector industrial entorno al 30% y el sector residencial entre el 15 y el 20%. El resto se lo reparten entre los servicios, la agricultura y otros.

Reducir el consumo de energía, una necesidad

Reducir el consumo de energía no solo nos permite ahorrar dinero, sino que también nos permite combatir el cambio climático y la contaminación. Y es que debemos recordar que la energía más limpia es la que no se consume. En ese sentido, el desarrollo tecnológico va en la dirección de la eficiencia energética, tratando de que el ser humano pueda seguir mejorando su calidad de vida sin necesidad de que aumente el consumo de energía.

En ese sentido, en el mundo de la automoción ya estamos viendo cómo cada generación de coches nueva tiene un consumo de combustible menor que la anterior. Una eficiencia que se ha visto disparada con la llegada de los coches eléctricos, los cuales son hasta tres veces más eficientes que los coches de combustión.

Otro de los grandes avances para tratar de reducir el consumo de energía en nuestras vidas viene por el ámbito de la edificación, concretamente por el de la climatización. El consumo energético correspondiente a la calefacción puede llegar a suponer prácticamente el 50% del consumo energético de un hogar en España, siendo además de origen fósil en muchas ocasiones (calefacciones diésel o de gas natural). Es por eso que han ido apareciendo formas mejores y más eficientes para calentar nuestras viviendas, permitiendo un mejor y más responsable uso de la energía.

¿Qué es la aerotermia y geotermia? Calefacción con electricidad y recursos naturales

Una vez reducidas las necesidades energéticas al mínimo, lo mejor es recurrir a los recursos naturales para abastecernos de energía. Es el caso de la aerotermia y la geotermia, que consisten en aprovechar la energía que la naturaleza nos da gratis para calentar nuestro hogar.

El principio de funcionamiento de estas tecnologías se basa en la bomba de calor, una tecnología análoga a la que equipan ciertos vehículos eléctricos como el Renault ZOE debido a su gran eficiencia. Del mismo modo que la climatización por bomba de calor nos permite ahorrar una buena cantidad de energía en la climatización de nuestro coche, también lo hace en la climatización de nuestro hogar, siempre ayudada por la tierra (geotermia) o el aire (aerotemia).

Gracias a la climatización por aerotermia o geotermia, es posible proporcionar más energía calorífica a nuestra vivienda de la que consume la bomba de calor en forma de electricidad. El secreto reside en capturar el calor que se encuentra en el foco frío (el aire en el caso de la aerotermia o la tierra en el caso de la geotermia) para después llevarlo al foco caliente (el interior de la vivienda). Es como realizar la misma función que hace nuestro frigorífico pero a la inversa, siendo el objetivo calentar el interior en lugar de enfriarlo.

Por cada kilovatio eléctrico invertido se consigue varios kilovatios térmicos

En el caso del Renault ZOE os contábamos cómo a partir de 1 kilovatio eléctrico se pueden conseguir 2 kilovatios térmicos. Algo similar a lo que ocurre con la aerotermia, la cual puede conseguir que por cada kilovatio eléctrico consumido lleguen entre 2,5 y 3,5 kilovatios térmicos al hogar. Eso sí, cuando hablamos de geotermia, este ratio puede ascender a hasta llegar al punto en el que por cada kilovatio eléctrico invertido se consigan hacer llegar 5 kilovatios térmicos al interior de la vivienda.

¿A qué se debe esto? Explicado de forma sencilla, este fenómeno reside en la capacidad de la tierra para mantener la temperatura estable. Pongamos un ejemplo: en pleno invierno, una bomba de calor por aerotermia tendrá que coger “el calor disponible” en el aire ambiente a 3ºC para después llevarlos al interior de una vivienda que está a 21ºC. Sin embargo, en el caso de la geotermia el trabajo a realizar será menor, ya que la energía será captada de un subsuelo que tendrá una temperatura superior a los 10 grados. Como nos dice la intuición, es mucho más eficiente coger energía de un foco que está a 10 ºC que de uno que está a 3ºC.

En definitiva, una forma ecológica para climatizar nuestra vivienda, la cual no genera emisiones de CO2, no depende de terceros países, no está sujeto a los vaivenes del precio del petróleo y puede ser alimentada por energías renovables.

Imágenes | Vaillant, Pixabay

 

Comentarios