Así es el sorprendente proyecto Ubitricity para convertir cada farola en un punto de recarga

La compañía Ubitricity ha dado con la solución al problema de la recarga mediante una medida tan sencilla como es hacer de las farolas puntos de carga.

¿Te imaginas aprovechar las farolas como postes de recarga para coches eléctricos? Esto es ahora una realidad en el Reino Unido, gracias a la innovadora solución llevada a cabo por la empresa germana Ubitricity.

Es de todos sabido que el usuario tipo de un vehículo eléctrico cuenta con un garaje propio para poder cargar de noche. Así, en su rutina, aprovecha estas horas para tener la autonomía completa al día siguiente. Pero la innovación aplicada a la recarga y la mayor aceptación de este tipo de movilidad, acerca en un futuro próximo la posibilidad de no depender de un enchufe propio, creando otros tipos de patrones de uso: en el trabajo o en puntos situados en lugares públicos mucho más accesibles.

Siguiendo esta tendencia, la compañía Ubitricity ha dado con la solución al problema mediante una medida tan sencilla e innovadora como es hacer de las farolas las estaciones de carga del futuro. Como puede ocurrir con las actuales gasolineras, utilizar las infraestructuras del mobiliario urbano para expandir las redes de recarga con menores costes es una interesantísima idea.

 

Con el objetivo de aprovechar la fuente de alimentación que suponen las 7,5 millones de farolas que se encuentran en el Reino Unido, la compañía Ubitricity pretende utilizar esta fuente de alimentación y resolver uno de los principales problemas para la expansión del vehículo eléctrico en el país, como es la carencia de puntos de recarga, incluso en las ciudades más pobladas como Londres, Birmingham o Glasgow. Las instalaciones ya se están llevando a cabo y numerosos distritos londinenses se están sumando a la iniciativa.

Precio competitivo en su instalación

La idea de convertir las farolas del alumbrado público en puntos donde recargar las baterías de los coches eléctrico no es nueva. Precisamente, esta misma compañía ya realizó algo parecido en Berlín instalando 100 puntos de recarga en 2013 con el objetivo de pasar a las 1.000 en 2014. La diferencia respecto al proyecto actual es que debía realizarse en una toma de corriente estándar por lo que la recarga no podía ser rápida, lo que obliga a permanecer el vehículo durante largos períodos de tiempo.  Además, el proyecto ahora se encuentra mucho más desarrollado pues soluciona aspectos como quién podrá  utilizar esa infraestructura y se hará cargo de pagar esa electricidad.

La clave se encuentra en un sistema de instalación en el que en apenas media hora de trabajo, logra sacar una toma de tipo Mennekes accesible para vehículos como el Renault ZOE, Kangoo ZE y Fluence ZE, entre otros, que aparquen al lado de la farola. Para colmo de bienes, el coste de la instalación cuenta con un precio competitivo de unas 1.000 libras –equivalente a 1.143 euros–.

Para la intervención en la farola, tan solo se necesitaría cambiar la bombilla por una luz LED, que consuma una baja cantidad de electricidad. De esta manera, el sobrante de la corriente se puede emplear para cargar un coche cuando sea necesario

A partir de ahí su utilización sería muy sencilla, pues el cliente únicamente se tendrá que poner en contacto con Ubitricity para darse de alta en el servicio. La empresa le proporcionará un cargador especial denominado SmartCable, cuyo precio no superaría las 50 libras  –unos 57 euros– para poder conectar el poste al coche. Dicho cargador cuenta con un contador que se encarga de medir la electricidad que estamos consumiendo, aunque este dato también se puede conocer, a través de una aplicación móvil. De esta manera, al final de cada mes, la empresa emitirá la factura de lo que se está consumiendo.

Las ventajas de la recarga vinculada

De momento el sistema se encuentra en fase de pruebas por lo que la toma de la farola se encuentra al descubierto y sin cierre de seguridad. Aunque, según indican los responsables, una vez que finalice la fase de pruebas se realizará una instalación que pueda asegurar la toma y de paso, evite que alguien pueda desconectar el vehículo.

La potencia que se puede obtener de estos puntos de carga es de 5KW, lo que se antoja suficiente para realizar una recarga nocturna necesaria para los recorridos diarios por ciudad. El precio aproximado es de unos 0,15 céntimos, muy competitivo. Al menos es lo que se está cobrando en el municipio de Hounslow, al oeste de Londres, que cuenta con un censo de 200.000 habitantes. Uno de los que más están apostando por esta recarga vinculada, que evita la posibilidad de tener que montar un punto de recarga en casa.

Entre los principales beneficios del sistema que propone Ubitricity se encuentra el hecho de no realizar una inversión elevada, ya que se trata de aprovechar el mobiliario urbano instalado. Gracias a ello, se reduce considerablemente el coste. Además, esta solución que propone la compañía germana facilitará la expansión de las redes e recarga para coches eléctricos, sobre todo en los sitios donde las obras tengan un impacto importante, caso de lugares históricos. Y todo ello con un coste muy razonable.

Esta iniciativa no solo se lo pone fácil a los propietarios de coches eléctricos sino también a las autoridades, que pueden aprovechar la red de iluminación de las ciudades en lugar de tener que asumir el coste de nuevas instalaciones exclusivas para la recarga de este tipo de coches. Una solución que también ayudaría no solo al desarrollo de una infraestructura de carga sino también a la movilidad sostenible de las ciudades, principal foco de contaminación.

La propuesta no deja ser interesante, aunque plantea ciertas interrogantes como la posibilidad de que por la noche todos los puntos de recarga se encuentren ocupados por coches de combustión, ya que el sistema quiere evitar tener que reservar la plaza de forma exclusiva para la recarga mediante placas de señalización o pintura en el suelo, al menos en Hounslow. Un municipio que de momento ha decidido instalar tres puntos de recarga cerca del domicilio del solicitante para así ofrecerle varias opciones de aparcamiento.

Fotos | Twitter Ubitricity

 

 

 

Comentarios