Así es un parque infantil hecho con neumáticos donde los niños generan energía

El proyecto de Renault “Neumáticos que dejan huella”, se traduce en un espacio lúdico, sostenible y que ayuda al desarrollo psicomotriz y emocional de los pequeños contribuyendo a difundir un mensaje ecológico.

La energía de un niño es inagotable. Pero gracias al parque infantil ‘Cecilia’, completamente aprovechable. Creando este espacio a partir de neumáticos reciclados, Renault ha descubierto la fórmula para “transformar la diversión en energía eléctrica”, gracias a la inestimable colaboración los niños. Al mismo tiempo se conciencia a la sociedad sobre la necesidad de reciclar y de optar por las energías renovables. Que encontremos la manera de que los residuos dejen una huella positiva. Y eso sólo es posible gracias a la reutilización.

El proyecto de Renault  “Neumáticos que dejan huella”, se traduce en un espacio lúdico, sostenible y que ayuda al desarrollo psicomotriz y emocional de los pequeños del colegio CEIPSO Rodrigo de Aranjuez, contribuyendo además a difundir un importante mensaje ecológico. Motivaciones de sobra para implicarse en este proyecto, el primero de muchos parques que llegarán “allí donde más se necesite”.

Reciclaje, diversión y conciencia ecológica

Los neumáticos reciclados son la base de este circuito de esparcimiento y al mismo tiempo pedagógico. A partir de estos deshechos tan contaminantes, la empresa Basurama, experta en reutilización creativa de residuos con los que han creado asombrosas instalaciones en Madrid, Coruña, Lisboa o Guinea, le ha dado forma al proyecto, como antes hicieran en otros parques para niños de todas las edades. A base de imaginación, han conseguido convertir todas esas ruedas usadas son ahora una tirolina, un columpios, un túnel, un coche, zona de sombra y una cápsula sonora.

La Asociación Creática, que trabaja por integrar la tecnología en proyectos con impacto social, es la responsable de que, además, sea energéticamente eficiente. Para ello han incluido paneles solares en la zona de sombra. Son precisamente los rayos del sol los que producen música; el suministro energético que necesita el hilo musical de la cápsula sonora. Mientras, los niños, con su ímpetu, son los que acumulan suficiente energía cinética para generar electricidad. Tanta, como para cargar un móvil. Aunque en el parque, es el suministro que permite el riego del jardín vertical.

No es la primera vez que se integran neumáticos en zonas de juegos, como en este parque de un colegio de Brasil. Aunque se consigue el objetivo de darle un nuevo uso a la rueda y no contaminar, ‘Cecilia’ es pionero en unificar diversión y eficiencia. Que los niños jueguen, se diviertan y desarrollen habilidades es una de las muchas aplicaciones que puede tener un NFU (neumático fuera de uso).

¿Cómo se puede alargar la vida útil de los neumáticos?

El caucho desechado vuelve a la vida en forma de suela de zapatos, de pistas deportivas, de “cimientos” para la bioconstrucción, de energía eléctrica o, incluso, de carretera. El polvo de caucho sustituye ya al petróleo en 300 km. de carreteras españolas. E irán en aumento, puesto que Fomento y Medio Ambiente trabajan ya en una ley por la que las nuevas carreteras serán de caucho y no de asfalto. Han colaborando con CEDEX (Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas) para elaborar el “Manual de Empleo de Caucho Procedente de NFU en Mezclas Bituminosas”. Además, han incorporado a las ruedas nuevas un canon: entre 1 y 2 euros si quieres hacerte con una nueva, en lugar de recauchutada.

Tanto estas medidas como las acciones de Renault tratan pues de solucionar el gran problema medioambiental que suponen las cientos de miles de toneladas de neumáticos que se “tiran” cada año. Según SIGNUS Ecovalor (asociación creada por la unión de fabricantes de neumáticos), se venden 35 millones de unidades cada año. Sólo en 2016 reunieron 194.803 toneladas de neumáticos (103.815 llevan recogidas en lo que va de año). Pero hasta ahora sólo un 32% se recicla y un 17% se convierte en combustible después de ser quemados.

Queda clara pues la necesidad crear leyes e impulsar el reciclado del material. Las alternativas como la pirólisis o la acumulación en vertederos, son desde luego mucho menos ecológicas. Quemarlos supone emitir gases altamente contaminantes a la atmósfera. Por otra parte, una gran acumulacion de NFU es un posible foco de incendios, como demostró el terrible incidente del vertedero de Seseña, que se mantuvo activo durante casi tres semanas. El recinto había sido declarado ilegal en 2003 por no respetar las normas medioambientales.

Un acto de vandalismo, una tormenta eléctrica o un acto de piromanía pueden tener consecuencias muy serias cuando hay una gran cantidad de neumáticos cerca. Por eso desde 2005 un Real Decreto prohíbe ”el abandono, vertido o eliminación incontrolada de neumáticos fuera de uso en todo el territorio nacional” (los antiguos cementerios de neumáticos ), y establece la obligación para los productores de elaborar planes de recogida. Es decir, que no pueden dejarse a su suerte. Se ha de decidir qué se hará con ellos y tomar medidas. Una forma (más estricta) de favorecer el reciclaje de los neumáticos.

Fotos | Renault.es

Comentarios