Autonomía del coche eléctrico

La autonomía del coche eléctrico difiere en términos reales y los de homologación

¿Qué es la autonomía de un vehículo?

La autonomía de un vehículo es la distancia que puede recorrer entre repostajes. El el caso de los vehículos eléctricos es la distancia recorrida partiendo de una batería completa hasta que es necesario cargarla.

¿Cómo se mide la autonomía?

Para que todos los vehículos puedan ser comparados entre sí es indispensable que realicen el mismo recorrido y en igualdad de condiciones. A modo de ejemplo, no se comporta igual un vehículo subiendo 100 km de montaña que avanzando 100 km en llano.

Es aquí donde entra el llamado ciclo de conducción NEDC (New European Driving Cicle), una bancada de pruebas en la que homologar todos los vehículos bajo las mismas condiciones.

Se les hace circular por la misma pista compuesta por dos tramos diferentes:

  • ECE-15 (también conocido como UDC o ciclo urbano), que se repite cuatro veces. Se caracteriza por bajas velocidades y temperaturas de motor reducidas.
  • EUDC, o ciclo interurbano, en el que se alcanzan velocidades de hasta 120 km/h.

El nuevo Renault ZOE obtuvo una medida de 400 km en las pruebas NEDC con la nueva batería de 41 kWh.

¿De qué depende la autonomía real de un vehículo eléctrico?

Las pruebas NEDC de homologación son muy importantes porque existen multitud de factores que afectan a la autonomía real (en carretera).

Factores propios del vehículo

Mientras que en un vehículo de combustión estos factores son el tamaño del depósito, del tipo de combustible y del rendimiento del motor; en el vehículo eléctrico la autonomía dependerá de:

  • el tamaño de la batería, que cuanto más grande es más capacidad tendrá;
  • la densidad energética de la misma, es decir, la energía que puede contenerse por unidad de volumen;
  • y la eficiencia del motor.

El Renault ZOE dispone en la actualidad de la batería ZE 40 de 41 kWh de capacidad con una autonomía real de entre 280 y 300 km.

Factores propios del conductor

Factores como el estilo de la conducción afectará a la autonomía real, que se verá reducida ante cambios bruscos de velocidad o velocidades elevadas durante un tiempo prolongado. Una conducción moderada alarga la autonomía.

Asimismo, aunque se han hecho mejoras en la climatización de los vehículos eléctricos, su uso constante por parte del conductor o los ocupantes del vehículo jugará también en detrimento de la autonomía.

Otros factores a tener en cuenta

La temperatura exterior afecta al rendimiento de las baterías, estando entre 20 y 35 ºC las condiciones óptimas para una autonomía elevada.

Además, el relieve juega un papel importante, ya que las pendientes ascendentes consumirán más batería que el avance en llano, mientras que avanzar cuesta abajo puede recargar la batería con el freno regenerativo.

Aumentar la carga en carretera: el freno regenerativo

Gracias a los avances derivados de las competiciones, el ZOE dispone de frenada regenerativa, un mecanismo por el que se obtiene energía del frenado.

Esto hace que el vehículo sea capaz de cargar en parte la batería durante la circulación, con el ahorro que supone.

Comentarios