Ayudas y subvenciones del coche eléctrico

Existen ayudas económicas para facilitar la adquisición de un coche eléctrico

Junto con la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero que traen un aire más limpio a las ciudades se encuentra la reducción de la contaminación acústica. El vehículo eléctrico aporta demasiados beneficios a la sociedad como para que los gobiernos nacionales, autonómicos o locales los ignoren en sus presupuestos y los incluyan en sus ayudas.

Subvenciones en la compra

La compra de cualquier vehículo supone una cantidad importante para las familias, por lo que en España se optó por el Plan MOVEA otorgando hasta 16,6 millones de euros en subvenciones. Se pueden acoger a este plan todas las compras de vehículos eléctricos hasta 5.500 euros por vehículo a los que se podrá añadir 1.210 euros para la instalación de un punto de recarga vinculado.

Estas ayudas permiten que la adquisición de un coche eléctrico sea más asequible, aumentando así el número de ventas. Esto a su vez ayuda a que la tecnología pueda seguir madurando y reduciendo su precio.

Subvenciones en el impuesto de matriculación

Como consecuencia de sus emisiones cero en circulación, a todos los vehículos eléctricos el impuesto de matriculación les sale gratis. El primer tramo de este impuesto incluye todos los vehículos con emisiones de CO2 por debajo de las 120 g/km.

Como el ZOE emite 0 gCO2/km, este impuesto desaparece.

Subvenciones en el impuesto de circulación

También para apoyar el vehículo eléctrico frente al vehículo de combustión existen rebajas en el impuesto de circulación a las que acogerse. Como estas dependen directamente de los municipios será necesario consultar en cada ayuntamiento.

Por ejemplo, tanto en Barcelona como en Madrid el impuesto de circulación (llamado también IVTM) se reduce en un 75% para los vehículos eléctricos.

Otras ventajas económicas de carácter institucional

Además de las ventajas directas de ahorro por subvenciones existen exenciones para los vehículos eléctricos que inclinan la balanza aún más frente a los vehículos de combustión.

Por ejemplo, los vehículos eléctricos no tienen prohibición de circular cuando las ciudades se vean obligadas a activar los Protocolos de Alta Contaminación por la alta toxicidad atmosférica, ya que no la producen.

Además, podrán circular por los carriles conocidos como Bus-VAO-Eco (carriles de alta ocupación) tanto si van llenos como si no, desde mediados de 2016. La DGT amplió las competencias de estos carriles a los vehículos eléctricos.

Como último apunte, muchos municipios eximen a los vehículos eléctricos de las tasas de aparcamiento SER, e incluso permiten la recarga gratuita o reducen el importe de algunos peajes.

Comentarios