Cómo el coche eléctrico pasa a ser el preferido de la familia

«El mayor problema que tiene el coche es que cuando lo conduces no quieres volver a uno de combustión»

Isabel y Rafael son una pareja madrileña propietaria de un Renault ZOE. Él es piloto de aviones, mientras que ella trabaja en una librería infantil en el centro de Madrid. Viven al norte de la capital, en la zona de Chamartín. En el día a día, Isabel es quien utiliza el ZOE. Lo hace para sus desplazamientos a la librería donde trabaja, situada en el centro de Madrid. Ellos han decidido contarnos su experiencia con el Renault ZOE a través de este pequeño vídeo.

Por qué compraron un Renault ZOE

Rafael no oculta la principal razón para la compra del Renault ZOE: ser un coche eléctrico. Es un convencido de la movilidad eléctrica. Cuando compraron el coche, su hijo pequeño todavía iba al colegio y el ZOE era la herramienta perfecta para poder llevarle a clase cada día. Isabel en cambio era más reacia a la compra del coche. Una opinión que cambió cuando comenzó a usarlo.

Autonomía suficiente para el día a día

Como hemos comentado, Isabel es la conductora habitual del Renault ZOE. Sin embargo, a la hora de salir, la familia se pelea por utilizar el eléctrico. Es el coche elegido por todos los miembros de la familia para realizar los desplazamientos de ocio habituales, es más: a pesar de que su compra se planteó como coche secundario del hogar, se está convirtiendo en el coche principal de la casa. Debido al uso principalmente urbano que le dan al coche, la autonomía no es un problema para ellos. “Para hacer 160 kilómetros por zona urbana hay que estar conduciendo más de 8 horas”.

Satisfacción y sentimiento de orgullo

Isabel también ha experimentado un sentimiento de orgullo por tener un coche eléctrico. Ocurrió durante los episodios de alta contaminación de Madrid, donde se tuvo que restringir el tráfico y limitar la velocidad máxima en los accesos a la capital. Unas restricciones en las que, por supuesto, los coches eléctricos no se ven afectados.

Rafael termina dando su impresión acerca del Renault ZOE. “Los coches eléctricos no son una película de ficción ni un experimento. Se lo recomiendo a cualquiera” y añade “El mayor problema que tiene el coche es que cuando lo conduces, no quieres volver a uno de combustión”.

Comentarios