Comparativa: mantenimiento de un coche eléctrico frente al de un coche térmico

Hagamos un divertido ejercicio mental para hacernos una idea de en qué consiste el mantenimiento de un vehículo eléctrico y algo sobre sus posibles sus averías.

Cuando nos enfrentamos a la compra de un objeto tan importante y especial como un vehículo, nuestros esfuerzos, que no van a ser pocos, se enfocan en recopilar toda la información posible para acertar con dicha elección, porque vamos a invertir una cantidad de dinero muy importante en algo que realmente no conoceremos bien hasta después de la compra. Si sumamos a ello la falta de referencias y el desconocimiento sobre lo que es un coche eléctrico, seguramente nos surjan muchas preguntas sobre la vida del vehículo. Intentaremos dar luz a estas cuestiones.

El motor eléctrico, ese viejo conocido

Lo primero, preguntémonos: ¿es realmente desconocido y novedoso el vehículo eléctrico? La respuesta es no. La tecnología que lo anima bajo el capó tiene más de 150 años de desarrollo en su parte electromecánica (motor, controladores eléctricos y transmisión de engranajes) y más de 25 años en la parte de acumulación energética (baterías de ión litio). Ambas se aplican a nuestro alrededor de forma intensiva desde hace muchos años.

IMG_20160831_105021 copia

Quizá sin ser muy conscientes siempre hemos estado usando esas tecnologías e incluso ya hemos viajado en vehículos eléctricos al hacerlo en el metro y en el tren. Podríamos enumerar cientos de aplicaciones que se aprovechan de este gran invento insustituible que es el motor eléctrico que, por cierto, no suele ser el causante de las averías de esos sistemas. Algunos ejemplos son el ascensor, el aire acondicionado, la nevera, todos los juguetes con movimiento, norias, robots, redes hidráulicas…

Y ¿quién no conoce, usa y recarga baterías de ion litio en sus teléfonos móviles y ordenadores portátiles?

Si se está de acuerdo con los dos párrafos anteriores, puede decirse que el coche eléctrico no es una novedad ni un desconocido.

Capós abiertos: comparando un motor de combustible vs un motor eléctrico

motor2

Hagamos un divertido ejercicio mental para hacernos una idea de en qué consiste el mantenimiento de un vehículo eléctrico y algo sobre sus posibles sus averías:

Abramos el capó delantero de un coche térmico y saquemos sin miedo todo lo que sea de un tamaño más grande que nuestra mano, sobre todo eso tan gordo que ocupa casi todo el espacio: el motor, sí, y la caja de cambios también. Dejemos sólo la batería, el radiador y algunas cosas pequeñas de alrededor como el depósito del líquido de frenos. No nos olvidemos de quitar también el tubo de escape, que mide tres metros, y el depósito de combustible, aunque está un poco escondido. El espacio bajo el capó está ahora prácticamente vacío.

Ahora imaginemos que al coche le ponemos, en lugar de todo eso que hemos eliminado, un motor eléctrico como el de la batidora que usamos en la cocina pero cuatro o cinco veces mayor, que montaremos sobre una pequeña caja de transmisión sin marchas y todo ello lo conectamos a las ruedas de su coche. Ahora busquemos una batería como la de un teléfono móvil pero de unos 200 Kg de peso, con su cargador, y un sistema de gestión electrónico de alimentación del motor mandado por el acelerador y…, ya está. Bueno, está claro que es mejor dejar la transformación de su coche en manos de los ingenieros, pero básicamente esos son los ingredientes de un coche eléctrico y, como se puede adivinar, el mantenimiento y las averías comparadas con las de un coche de motor térmico van a ser menores porque todo es más simple.

 

Así es el mantenimiento de un motor eléctrico frente a uno térmico

Cuadro mantenimiento corregido

Vamos a comparar las acciones de mantenimiento de un coche eléctrico como Renault ZOE con las de un coche diésel equivalente. En esta tabla se pueden ver los principales puntos de mantenimiento periódico y si existen o no en cada tipo.

Como se puede ver, el usuario de un vehículo eléctrico irá olvidando de su vocabulario muchas palabras relacionadas con el mantenimiento de un motor térmico: correa de distribución, correa de accesorios, bujías, cambio de aceite, filtro de combustible, filtro de aire, filtro de aceite,… Sin embargo al echar un vistazo al manual de mantenimiento de un eléctrico poco hay nuevo que aprender.

Y ¿qué hay del mantenimiento de las baterías? No hay mucho que decir porque no hay mantenimiento y, además, poco de qué preocuparse pues el régimen de alquiler bajo en el que las ofrece Renault,  incluye una garantía de por vida y asistencia ilimitada.

Haciendo números el coste de mantenimiento de la mecánica del modelo eléctrico sale un 42% menor. Si en un diésel el coste de mantenimiento mecánico al cabo de 2 años puede ser de unos 270€, en el ZOE viene a costar unos 155€.

Posibles averías de un motor eléctrico

Se pueden enumerar algunas averías que un motor eléctrico no va a tener nunca sencillamente porque carece de esos elementos: rotura de correa de distribución, inyectores sucios o rotos, catalizador o filtro de partículas obstruido, caudalímetro, bomba inyectora, turbo, junta de culata, puesta a punto, sincros de la caja de cambios, silentblocks, alternador, cambio de embrague, etc. Son muchas ellas debidas al desgaste de piezas móviles o de ensuciamiento, pero el coche eléctrico tiene alrededor de un 60% menos de esas piezas, y es por ello que por fuerza tendrá una menor tendencia a averías mecánicas.

En cuanto a los componentes exclusivos de un vehículo eléctrico como son principalmente las baterías de tracción y los controladores electrónicos de potencia, hay que decir que son mecánicamente pasivos y que están demostrando tener una alta fiabilidad tanto fuera como dentro del ámbito de la automoción.

Hay una máxima en ingeniería: si una solución es la más sencilla, es la solución buena, y desde luego que en lo relacionado al mantenimiento y a las averías, a priori el coche eléctrico es la solución buena si su aplicación es la adecuada. Decir también que aunque la combinación de coche, motor eléctrico y baterías de litio pueda ser algo novedoso por tener por fin ahora salida comercial, son tecnologías sobradamente probadas en diferentes ámbitos por lo que combinadas son también por fuerza una solución totalmente fiable.

Comentarios