Así es como Málaga evitó 330 toneladas de CO2 gracias al coche eléctrico

El proyecto Zem2All puso 200 vehículos eléctricos a disposición de los ciudadanos con excelentes resultados.

Medir el carbono atmosférico antrópico (liberado por el hombre) se ha convertido en una métrica útil para luchar contra el efecto invernadero. Este fomenta el calentamiento global que acelera el cambio climático. De modo que reducirlo o incluso eliminarlo se ha convertido en uno de los objetivos del siglo.

Pero para cuando la Unión Europea sentaba las bases para una descarbonización global, una ciudad de nuestro país ya estaba trabajando en la solución. Como ejemplo de smart city, Málaga ha evitado lanzar 330 toneladas de CO2 a la atmósfera con su proyecto Zem2All.

El CO2 equivalente como medida del impacto ambiental

El CO2 equivalente suele darse como toneladas, y es una unidad creada para equiparar el poder invernadero de gran variedad de gases. Por ejemplo, se sabe que el metano (CH4) tiene un potencial de calentamiento global de 21 comparado con el CO2. Es decir, una tonelada de CH4 equivalen a 21 toneladas de CO2.

El CO2eq es una forma simple de comparar el impacto que tiene la liberación de gases tan dispares como los del tubo de escape de un vehículo de combustión, las turbinas de los aviones o las máquinas de clima de los edificios.

Zem2All málaga
Volumen que ocupa una tonelada de CO2 a 0,9869 atmósferas de presión y 15ºC.

Precisamente por su simpleza han surgido algunas críticas, como que no tenga en cuenta aspectos tan importantes como la pérdida de la biodiversidad, la erosión o la pérdida de fuentes de agua dulce. Es por eso que su aplicación debe realizarse con extremada precaución, tal y como lo hizo la alcaldía de Málaga con el proyecto Zem2All.

Zem2All, perdiendo el miedo al vehículo eléctrico

El vehículo eléctrico –todavía a día de hoy– cuenta con grandes cargas debido a excusas, tabúes y falta de información. Cargas que desaparecen cuando uno prueba un vehículo eléctrico y sus ventajas demostradas se hacen palpables.

Este desajuste entre los datos reales y la percepción del usuario fue tenido en cuenta por el ayuntamiento malagueño en 2010, cuando empezó a trabajar en Zem2All (Zero Emission Mobility to All).

Para ello desplegó 200 vehículos eléctricos entre enero de 2013 y diciembre de 2015. 52 para usuarios particulares, 54 para pymes, 9 a flota de empresa, 45 para el ayuntamiento y 40 para alquiler público convencional.

Zem2All málaga movilidad
Apertura oficial del proyecto en 2013

Dado que uno de los objetivos clave era aumentar la aceptación por parte de los ciudadanos de los vehículos eléctricos, también desplegó 220 puntos de recarga convencional y 23 de carga rápida.

Para que las emisiones de CO2 equivalentes de los vehículos térmicos no usados fuesen comparables a final de proyecto, se desplegó una red de generación fotovoltaica y almacenamiento energético. De ese modo quedó separada la carga de los vehículos eléctricos de sistemas de generación dependientes de combustibles, como son las centrales térmicas o nucleares.

Resultados: 200 usuarios convencidos, 330 toneladas de CO2 menos

El proyecto fue un absoluto éxito. Una prueba real y cuantificable del funcionamiento de una gran flota de vehículos eléctricos en una ciudad. Así como de la aceptación por parte de los ciudadanos de la movilidad eléctrica libre de emisiones.

Por parte de los conductores de esta flota de vehículos se han obtenido datos tan relevantes como estos:

  • El 94% de los participantes está satisfecho o muy satisfecho con el cambio de vehículo de combustión a vehículo eléctrico;
  • un 97% dice haber igualado o superado sus expectativas iniciales;
  • el 85% de ellos decidió quedarse con el vehículo tras el proyecto;
  • el 91% asegura que ahorró dinero todos los meses de uso;
  • la nota general que le dieron al proyecto sobre su experiencia fue de 8,38 sobre 10.

En otras palabras, gustó a la mayoría, ayudó a ahorrar a casi todos y gran parte de ellos no volverá al vehículo de combustión.

Zem2All málaga
Punto de carga público del proyecto Zem2All

Pero hay más datos, esta vez debido al bajo impacto ambiental en circulación:

  • En un plazo de tiempo que no llega a dos años se han evitado 330 toneladas equivalentes de CO2 en la atmósfera;
  • (o el equivalente a las emisiones de 50 hogares en un año);
  • se han recorrido 4,6 millones de kilómetros;
  • se han realizado cerca de 100.000 recargas.

Aunque más allá del bajo impacto ambiental, que era de esperar, las buenas noticias han llegado por parte de la aceptación del vehículo eléctrico. Si antes había algún usuario concienciado, ahora en Málaga se cuentan por miles. Un ejemplo de smart city.

El proyecto acabó oficialmente en enero de 2016, pero hoy día cientos de vehículos eléctricos recorren las calles de la ciudad y vendrán más con el tiempo, según las estimaciones.

Málaga ha sacudido la comunidad internacional con un ejemplo tangible, y hoy día se abre a nuevos proyectos en movilidad sostenible.

El reto continúa

Usando experiencias previas como E-Mob Accelerator, Green e-motion y Zem2All, ahora Málaga se plantea metas más ambiciosas. Acaba de proponer un Plan Especial de Movilidad Urbana Sostenible (PEMUS) para crear «una plataforma interoperable de gestión de la movilidad eléctrica e integrar la movilidad eléctrica tanto en el Pemus como con los servicios de “Smart Grid”».

Esta se englobará, si se aprueba, dentro de los proyectos Horizonte 2020 europeos, dependiente de los fondos Feder en un 70 u 80%. Pero no es la primera vez que España se encuentra a la cabeza en movilidad, y la European Parking Association (EPA) se ha dado cuenta. Esta organización está preparando la convocatoria de 2019, y tiene a la ciudad de Málaga entre sus candidatos. La movilidad y sostenibilidad del vehículo eléctrico va de la mano de una red viable de puntos de carga públicos y distribuidos. No solo para los vecinos de la zona, sino para aquellos turistas que accedan a la ciudad en su vehículo eléctrico.

Con estos pasos, Málaga está sentando las bases de una ciudad sostenible a largo plazo, adelantándose a la problemática que surgirá en cinco o diez años. Sin duda un ejemplo de enfoque en la movilidad sostenible.

Imagen | iStock/mitakag Carbon VisualsJesugalUrbener

En Corriente Eléctrica |Las emisiones del vehículo eléctrico frente al de combustible

 

Comentarios