Conoce WLTP, la nueva homologación del coche eléctrico que se acerca más al dato real

Con el nuevo ciclo WLTP se incrementan la duración de las pruebas pasando de los 20 a los 30 minutos, al tiempo que se aumenta el número de kilómetros de la simulación, de 11 a 23,25 kilómetros.

Ya explicamos en otro artículo por qué los coches eléctricos tenían una autonomía homologada diferente a la real, y cómo este dato no responde tanto a una cuestión de marketing si no de “estandarización” ante la necesidad del comprador de comparar unos modelos con otros bajo criterios comunes.

No obstante era patente que esta diferencia podía reducirse debido a que en el ciclo de homologación NEDC, el vehículo trabaja en un atmósfera de temperatura ideal y con unas cargas de trabajo reducidas. En este protocolo, el coche no se somete a aceleraciones ni frenadas bruscas, lo que genera una diferencia significativa entre el resultado homologado y el real.

Para acabar con esta situación, a partir del próximo mes de septiembre entrará en vigor el nuevo ciclo de consumos WLTP, cuyas siglas en inglés (Worldwide Harmonized Light-Duty Vehicles Test Procedures) responden a ‘Procedimientos Mundialmente armonizados para Pruebas de Vehículos Ligeros’. Con la entrada de este ciclo cambiará la forma de testar los vehículos con el fin de adaptarse a una conducción más cercana a la que se produce en la carretera, con resultados más estrictos en cuanto a consumo y emisiones en caso de los coches térmicos. Este nuevo ciclo no solo se comenzará a usar en Europa, sino también en otro lugar donde las mediciones se alejaban mucho respecto a las cifras reales como es Japón.

 

¿Cuáles son las diferencias entre el NEDC y el WLTP?

Recordemos que en el ciclo NEDC las cifras de consumo se dividen en diferentes tramos a realizar sobre rodillos con un recorrido que simula una zona urbana, extra-urbana y mixta. Unas pruebas que se realizan, como indicábamos al principio del texto, en condiciones perfectas, tanto ambientales, entre 20 y 30 grados, como de exigencia en el funcionamiento del motor: con una potencia media de entrega de apenas 4 kW (5.4 CV) alcanzando un pico de 34 kW (55 CV).

A partir de septiembre para registrar las cifras de consumo, el nuevo ciclo de conducción WLTP utilizará cuatro secciones, que se realizarán igualmente sobre rodillos: baja velocidad, media, alta y muy alta. De esta manera, el vehículo ofrecerá cuatro registros de consumo, desde el más bajo al más alto y permitirá conocer con más detalle cuál es realmente el consumo del vehículo.

Como vemos, cambian las formas aunque no el fondo. El nuevo protocolo de medición del consumo WLTP continuará realizándose en el laboratorio sobre un banco de rodillos, aunque promete acercarse en mayor medida a la realidad.

Con el nuevo ciclo WLTP se incrementan la duración de las pruebas pasando de los 20 a los 30 minutos, al tiempo que se aumenta el número de kilómetros de la simulación, de 11 a 23,25 kilómetros. También aumenta la velocidad media, que se incrementa en un 37 % pasando de 34 km/h a 46,6 km/h. Incluso alcanza una velocidad punta más elevada de 131 km/h (frente a los 121 km/h en ciclo NEDC) que es el límite que se puede circular por autopista en muchos de los países europeos. Esto implica una mayor cantidad de aceleraciones y frenadas, además de un tiempo de parada inferior, pasando de 25 al 13 % del WLTP. De esta manera, los sistemas Start&Stop encargados de apagar el motor del vehículo en los semáforos no tendrán tanta incidencia.

Por último, baja hasta los 14 grados la temperatura a la que se inicia la prueba WLTP con el objetivo de reproducir el estado en el que el coche sale cada mañana.

Aunque no todo son ventajas con el WLTP. Para empezar, la longitud del ciclo aún es muy reducida a pesar de que se ha doblado respecto al NEDC al alcanzar 23 kilómetro. El hecho de que se realice con el aire acondicionado desconectado es otro punto que merecería revisión, ya que este elemento por si solo, puede incrementar el consumo del orden de medio litro por cada 100 kilómetros. Otro punto a señalar es el hecho de aplicar hasta cuatro escenarios de consumo, ya que dará cifras llamativas que los fabricantes podrán mostrar con más énfasis, no dando a conocer otras más bajas.

En un principio se estima que de media el consumo estará un 25 % por encima en el caso del nuevo sistema. Una cifra significativa respecto al ciclo actual, que permitirá averiguar con una mayor exactitud el consumo real del coche

¿Cuándo se activa el nuevo protocolo?

Esta nueva homologación comenzará a aplicarse en septiembre de 2017 para modelos que entran por primera vez en el mercado y, un año más tarde, en septiembre de 2018, en todos los vehículos nuevos.

Comentarios