¿Cuánto se ahorra con un coche eléctrico?: 3 usuarios reales sacan la calculadora

El el caso de Nacho, antes se gastaba unos 200€ mensuales en diésel. Ahora, gracias al Renault ZOE, esa cifra ha bajado hasta los 130€ incluyendo el alquiler de la batería y el gasto en electricidad.

Desde Corriente Eléctrica hemos contactado con 3 usuarios del coches eléctricos de Renault. El objetivo es que nos cuenten sus impresiones acerca del coche, incluyendo por qué decidieron comprarlo, el uso que le dan, cuánto ahorran en combustible al mes o si recomendarían su compra a otra persona.

Los perfiles son variados. El primero de ellos se llama Francisco Angulo, es informático, tiene 51 años y vive en Boadilla. El segundo se llama Laurentino Gutiérrez, es ingeniero industrial en la fábrica de Renault en Valladolid, tiene 27 años y vive en una urbanización a las afueras de la ciudad. Por último, tenemos a Nacho García, informático de profesión y también residente en Boadilla.

Francisco y Nacho son propietarios de un ZOE, mientras que Laurentino tiene un Renault Fluence Z.E.

Razones para apostar por el vehículo eléctrico

Los tres usuarios hace más de dos años que decidieron dar el paso y apostar por la movilidad eléctrica. Todos coinciden en la conciencia ecológica como uno de los motivos para optar por un coche eléctrico “me daba rabia seguir quemando gasolina, tenía ganas de dejar de contaminar” nos cuenta Laurentino.

El poder probar los beneficios de la movilidad eléctrica precipitó que Francisco acabara comprando uno “en una acción promocional de Renault me prestaron un ZOE durante dos días. El coche me encantó: la suavidad, el silencio, la aceleración desde baja velocidad… sentí cierta pena al devolverlo al concesionario, así que dos días después hice el pedido del mío“.

Tanto Francisco como Nacho tienen un segundo coche en el hogar, el cual utilizan para los desplazamientos largos. Sin embargo, en el caso de Nacho, su uso se reduce a los periodos vacacionales “al principio solo haces los recorridos calculados, pero poco a poco te das cuenta que puedes hacer casi el 99% de las cosas“. De todas formas, la intención de Francisco es cambiar su coche de combustión por otro eléctrico en el futuro. En el caso de Laurentino, el Fluence Z.E es el único coche. Cuando tiene necesidad de hacer viajes largos, prefiere utilizar otros medios de transporte como el tren.

Uso del coche y desplazamiento diario

Los tres usuarios utilizan el coche en su día a día para ir a trabajo. Nacho hace 80 kilómetros diarios, Francisco 46 y Laurentino solo 5. Tres distancias diferentes pero en las que el coche eléctrico se adapta perfectamente. Si hablamos de kilómetros anuales, Nacho realiza 21.000, Francisco 13.000 y Laurentino 15.000.

Todos ellos también utilizan el coche para su tiempo de ocio “lo utilizo para ir al centro de la ciudad, a unos 10 kilómetros de la urbanización donde vivo. Allí puedo recargar gratis y aparcar en zona azul” nos cuenta Laurentino.

Ahorro respecto a un coche de combustión

El hecho de no tener que pasar por la gasolinera supone un importante ahorro económico para todos ellos. Es necesario de decir que, cuanto más kilómetros se realicen, mayor será el ahorro obtenido.

En el caso de Francisco, que realiza 13.000 kilómetros anuales, se ahorra unos 60 euros al mes en combustible, aunque tiene un gasto anual de 948 euros en el alquiler de la batería. Sin embargo, también hay que sumar otros ahorros como el menor coste de mantenimiento “el coste de las revisiones anuales es bastante más bajo que en coche convencional“.

Laurentino nos cuenta que antes se gastaba 3 depósitos de gasolina mensuales, unos 200 euros al mes. El recorrido no era nada favorable para su coche de combustión “como vivo muy cerca tanto de mi trabajo como del centro, el coche siempre hacía los recorridos en frío, algo que aumenta el consumo además de hacer sufrir la mecánica“. Aparte del alquiler mensual de las baterías de tracción, apenas gasta nada en electricidad, ya que a diario tiene la oportunidad de cargar en el trabajo. Además la red de recarga pública en Valladolid es bastante amplia, y encima gratuita. En total, se está ahorrando más de 130 euros todos los meses respecto a su antiguo coche de combustión.

El el caso de Nacho, antes se gastaba unos 200 euros mensuales en diésel. Ahora, gracias al Renault ZOE, esa cifra ha bajado hasta los 130 euros mensuales sumando el alquiler de la batería y el gasto en electricidad “me estoy ahorrando 70€ mensuales. Eso multiplicado por 11 meses, pues el de vacaciones usamos el otro, son 770€ anuales. Si sumamos la diferencia de las revisiones, el impuesto de circulación y no pagar por aparcar en zona azul y verde…nos vamos a los más de 1.000 euros de ahorro anual”.

 

Opinión y valoración del coche

Los tres usuarios están muy contentos con sus coches eléctricos y recomendarían su compra a otras personas. “Es un coche muy agradable de conducir. La sencillez de su manejo junto al bajo nivel sonoro reducen el estrés de la conducción” resalta Francisco. Además, ve difícil volver a un coche que no sea eléctrico “creo que nunca volveré a comprar un coche que no sea eléctrico“.

En el caso de Nacho se lo recomendaría a todo aquel que tenga un segundo coche y tenga la posibilidad de recargar en el día a día. En su casa, el eléctrico ha pasado a ser el protagonista, dejando en segundo plano al coche de combustión.

Laurentino también está encantado con su Fluence “No puedo estar más contento con el coche. El único pero que le pondría es que tuviese algo más de autonomía, pero para el día a día me encaja como anillo al dedoSalvo por causas de fuerza mayor, no contemplo la posibilidad de comprar un coche que no sea eléctrico en el futuro“.

Nuestro agradecimiento por la aportación a Corriente Eléctrica (por orden de aparición en imágenes) a: Francisco, Laurentino y Nacho.

Comentarios