El coche del futuro será eléctrico y autónomo. Tenemos la prueba

El vehículo eléctrico, dado su bajo impacto medio ambiental y del ahorro real que conlleva su uso, une sus virtudes a las del futuro vehículo autónomo, que tendrá un nivel de seguridad en carretera radicalmente superior a lo que tenemos en la actualidad

Desde el nacimiento oficial del automóvil con su primera patente en 1886, hasta hoy, el automóvil ha tenido un desarrollo extraordinario en todos los aspectos tanto social como tecnológico. Todos sus componentes originales han sufrido una evolución enorme, y nuevos sistemas se han estado creando de forma continua para contribuir al conjunto del automóvil actual: una máquina conformada por una lista interminable de ingenios con unas consecuencias de confort, seguridad, economía y sofisticación impensables hace unas décadas.

Sin embargo hay ciertas premisas prácticamente inalteradas en el automóvil durante estos 130 años de vida, que no se han visto cuestionadas salvo en el ámbito de la ciencia ficción o del I+D publicitario, como son que el automóvil esté propulsado por un motor de combustión y que el automóvil sea manejado por una persona.

A continuación se expone cómo estamos asistiendo hoy al nacimiento de un nuevo horizonte en la evolución del automóvil, un punto de inflexión histórico en el que hay ya más pruebas que indicios de que el automóvil del futuro ya no estará propulsado por un motor de combustión ni será manejado por una persona: será eléctrico y autónomo.

Una hipótesis basada en hechos

Hace décadas que la ciencia ficción nos deleita con sus coches voladores, y otros gadgets que realmente no han tenido interés comercial, sin embargo cada vez se oyen más voces que vaticinan que el futuro del automóvil va a ser eléctrico y autónomo, y no están basadas en hipótesis visionarias sino en hechos, y en unas tecnologías ya suficientemente maduras como para que hoy ya estén en los concesionarios.

El coche eléctrico ya fue lanzado al mercado en 1996, aunque por diferentes razones hace sólo varios años que se dispone en los concesionarios de vehículos eléctricos usables y económicos gracias a la apuesta de marcas como Renault con su extensa gama de vehículos eléctricos, o Nissan, BMW y Tesla.

En cuanto al vehículo autónomo, el inicio de su desarrollo tuvo lugar a principios de los años 80, mostrándose ya prototipos prácticos rodando en carretera a mediados de los 90, desarrollados en el proyecto europeo Prometheus. Por otra parte, la conducción autónoma o delegada no es algo nuevo, habiéndose impuesto ya en la aviación comercial desde finales de los 80 con el sistema de vuelo fly by wire. Desde entonces, los aviones comerciales realmente son pilotados la mayor parte del tiempo por un ordenador que opera bajo los parámetros introducidos por los pilotos. Esto disminuyó drásticamente el número de accidentes aéreos.

Las marcas más avanzadas en el desarrollo del vehículo autónomo ya han puesto fechas al lanzamiento al mercado de de sus vehículos autónomos y eléctricos entre los años 2018 y 2025. Algunos avanzados prototipos y concept cars ya apuntan claramente hacia la confluencia de la propulsión eléctrica y la conducción autónoma como el Renault NEXT TWO o el BMW iNext.

Renault presentó su visión de un vehículo autónomo para 2020, el NEXT TWO que ha sido elaborado sobre la base de ZOE del propulsión eléctrica. Este prototipo de Renault asocia la delegación de la conducción y la conductividad para que los conductores dispongan de tiempo a la vez que mejoran su seguridad mediante una cámara, un radar y un cinturón de ultrasonidos que crean una burbuja protectora alrededor del vehículo, garantizando así la seguridad de sus ocupantes. Otra muestra del posible futuro eléctrico y autónomo ya circula por las carreteras, es la primera flota de taxis autónomos; son eléctricos y son Renault ZOE, de la empresa Nu Tonomy en Singapur.

La lógica se impone: el futuro pide cero emisiones y cero accidentes

El vehículo eléctrico, dado su bajo impacto medio ambiental y del ahorro real que conlleva su uso, une sus virtudes a las del futuro vehículo autónomo, que una vez completamente desarrollado tendrá un nivel de seguridad en carretera radicalmente superior a lo que tenemos en la actualidad, al borrar el factor humano de las causas de los accidentes.

¿Qué le falta al autónomo? Realmente ya podemos comprar coches con funciones autónomas como el aparcamiento, la circulación en caravana, corrección de salidas de carril y frenada automática de emergencia, función esta última que será obligatoria próximamente en los vehículos nuevos. Aunque suponen un gran paso adelante, aún distan de no hacer necesaria la presencia de un conductor, de hecho deberíamos llamarles funciones de delegación transitoria de conducción. Principalmente el coche autónomo necesita aumentar su inteligencia, de manera que su programación pueda llegar tomar decisiones instantáneas en todas las circunstancias posibles e incluso tener capacidad de aprender.

Las funciones autónomas crecerán paulatinamente a lo largo de los años, abarcando cada vez más utilidades en más circunstancias hasta llegar a un nivel de capacidad total, por ejemplo pudiendo dejar a sus ocupantes en el centro de la ciudad o en el puesto de trabajo, para ir posteriormente a aparcar o realizar otro transporte programado, y más tarde recoger a sus propietarios en el el lugar donde los dejó; o bien que todos los ocupantes, incluyendo el responsable, puedan dedicarse de pleno a trabajar o al ocio, durante un viaje largo. Los coches eléctricos autónomos equiparán un sistema sensorial que será mucho más preciso que los sentidos humanos: tendrán información constantemente actualizada de todo lo que sucede a su alrededor, podrán procesar estos datos con gran rapidez y reaccionar con más celeridad que los seres humanos.

En cuanto a la propulsión eléctrica, técnicamente se puede calificar de madura y aunque comercialmente se encuentre aún en fase inicial de penetración de mercado, por poner un ejemplo el líder de ventas de vehículos eléctricos Renault ya vendió en 2.016 25.648 unidades de su Gama ZE.

La evolución de las baterías está superando las previsiones más optimistas: cada vez permiten recorrer más kilómetros y tienen costes más competitivos, como muestran los datos de los modelos con última generación de baterías como el Nuevo ZOE, con 400 km NEDC de autonomía. Su popularización depende de la creación de los suficientes puntos de recarga y de las decisiones políticas que puedan favorecer su adquisición y su uso en núcleos urbanos.

Interior del prototipo Renault NEXT TWO

Una auténtica extensión de la casa o de la oficina

Otro aspecto cuyo desarrollo irá de la mano del desarrollo de la conducción autónoma será la conectividad y la oferta multimedia a bordo. De manera que cuando la autonomía sea total, los vehículos serán más parecidos a un salón o a una oficina en lugar de a un puesto de mandos. Renault es consciente, el NEXT TWO dispone de un sistema de conectividad capaz de captar todas las redes disponibles (3G, 4G, Wifi…) y es compatible con el 100% de sistemas para que los ocupantes puedan encontrarse como en casa o en la oficina.

En la parte central del salpicadero dispone de una gran pantalla central que ofrece una interacción multimodal, táctil, vocal, pero también gestual. Mediante una barra de infrarrojos situada en la parte superior, este dispositivo es capaz de detectar algunos movimientos sencillos de tipo arriba/abajo, derecha/izquierda, o a la inversa. Otra novedad es la posibilidad de realizar una videoconferencia a bordo y sin problemas de perder la señal al cambiar de señal WiFi o por problemas de cobertura, gracias a un módem multiestándar.

Ya en 2014 cuando se presentó el NEXT TWO, Carlos Ghosn, presidente de Renault, afirmaba “Con el prototipo de vehículo autónomo NEXT TWO, Renault apuesta por tecnologías de primer plano cuyo desarrollo comercial estimamos para 2020. Con NEXT TWO, Renault opta por asociar la delegación de la conducción a la conectividad: delegación de conducción para reforzar la seguridad y que el conductor vuelva a disponer de tiempo. Conectividad para que pueda aprovechar este tiempo del que ahora dispone accediendo a nuevos servicios como la videoconferencia, la compra en línea, la información turística, etc.”

Imágenes| Media Renault

En Corriente Eléctrica| Un ingeniero te explica por qué deberías tener un coche eléctrico si haces trayectos cortos

Comentarios