En Holanda la recarga inteligente del coche eléctrico ya está en la calle

Holanda se está convirtiendo en un centro de pruebas para vehículos eléctricos a gran escala

La recarga inteligente del coche eléctrico será algo muy necesario cuando en 2040 circulen 41 millones de coches eléctricos, si se cumplen las previsiones estimadas por la consultora Bloomberg New Energy Finance (BNEF). Por este motivo, marcas como Renault, ya han realizado pruebas utilizando un cargador inteligente para recargar las baterías, en este caso del ZOE.

¿Cómo?, conectándose a un punto de recarga inteligente, de tal manera, que es capaz de comunicarse con la red eléctrica y detectar los momentos de mayor demanda, en los que el precio de la electricidad debería ser más caro y aquellos en los que se encuentra la demanda más baja, que lleva aparejado un abaratamiento en el coste del kW.

Está claro que las smart grids o redes inteligentes serán uno de los grandes avances de nuestras redes eléctricas. 

Objetivo: extender la red de recarga inteligente

Estos proyectos, como los llevados a cabo por Renault en Alemania con tecnología TMH, no dejan de ser pruebas piloto en las que se testean nuevos cargadores y protocolos de comunicación. Todo para la consecución de un gran objetivo: extender la red inteligente a todos los coches eléctricos del país. Precisamente, esto es lo que se pretende realizar en Holanda.

Bajo el proyecto Living LAB Smart Charging (Laboratorio Viviente de recarga Inteligente), el país de los tulipanes pretende convertirse en un gran centro de pruebas para eléctricos a gran escala, desarrollando esta tecnología con vistas a que algún día se estandarice a nivel mundial.

325 ciudades se han sumado la plataforma Living LAB Smart Charging

La idea es lograr un mayor aprovechamiento de las energías renovables evitando picos de demanda causados por la recarga de coches eléctricos. Para ello, es necesario que los puntos de recarga, dispuestos para este tipo de vehículos, tengan conectividad y así, puedan controlar la potencia de recarga, adecuandola a la producción de energías renovables como la solar y la eólica.

Hasta el momento son 325 ciudades, incluyendo Amsterdam, Rotterdam, Utrecht y La Haya, las que se han unido a esta Living Lab de recarga inteligente de vehículos eléctricos, que representan el 80% de todas las estaciones de carga públicas en el país. También se han sumado grandes desarrolladores en las estaciones de carga privadas y semiprivadas, como The New Motions y EV-Box.

En esta plataforma abierta cooperan empresas – desde multinacionales a pequeños negocios de tecnología -, universidades, gobiernos locales y regionales y operadores de red. Además, tanto las compañías responsables de puntos de carga para coches eléctricos como los operadores de red, pueden sumarse a la misma y actualizar sus puntos de recarga para hacerlos inteligentes. A su vez, los propietarios de coches eléctricos pueden definir sus preferencias de recarga y lograr beneficios económicos por adecuarse a las necesidades de la red.

 

 

Un ambicioso proyecto en tres pasos

El Living Lab Smart Charging cuenta con un ambicioso programa centrado en tres pasos:

  • Paso 1: convertir el máximo número posible de estaciones de recarga en inteligentes. Actualmente se está realizando una enorme actualización de los puntos de recarga existentes en todo el país, para que puedan ser compatibles con la red de recarga inteligente. Las nuevas instalaciones de punto de recarga ya son compatibles con la recarga inteligente. Incluso se van a desplegar otros 2.500 nuevos puntos en las provincias meridionales de Noord-Brabant y Limburg.
  • Paso 2: emplear esos puntos de recargas para investigar y realizar pruebas de recarga inteligente. Por ejemplo, hay una aplicación móvil – por Jedlix -, que permite a los usuarios obtener beneficios económicos por recargar su vehículo a media noche, cuando la energía eólica tiene excedentes. Es decir, cuando el viento sigue produciendo energía, pero hay poca demanda para su utilización.En Utrecht se está llevando a cabo, entre Renault y sus socios ElaadNL y LomboXnet, un proyecto de carga solar inteligente para vehículos eléctricos. De momento, la intención es que la marca automovilística francesa suministre hasta el 2017 una flota de 150 modelos del Renault ZOE para la ciudad. ElaadNL se ocuparía de la gestión de infraestructuras y el estándar inteligente de carga. Mientras, LomboXnet estaría a cargo de la instalación de la red de terminales de recarga pública alimentadas por una conexión a la red de 44 kW.
  • Paso 3: a partir de todas estas pruebas e investigaciones, crear un estándar internacional en el que todos los países puedan beneficiarse de la experiencia holandesa obtenida con la recarga inteligente.

 

El vehículo eléctrico también suministrará energía a la red

De momento, el proyecto tiene como objetivo controlar la potencia de recarga de los coches eléctricos, aunque el futuro del mismo pasa por testear la tecnología V2G (Vehicle to Grid) en la que los vehículos eléctricos puedan suministrar energía a la red en períodos de gran demanda. 

Con esta acción se lograrían tres objetivos: por un lado, vender la electricidad en horas pico y comprarla en horas valle logrando con ello un beneficio económico. También se conseguiría una regulación de la red, ya que la energía almacenada en los vehículos eléctricos podría ser utilizada por los servicios auxiliares en la red. Por último, se podrían cargar los vehículos con excesos de energías renovables, para posteriormente descargarlos en las horas de alta demanda en las que hay una generación convencional de la energía.

Comentarios