Esta electrolinera va a marcar un antes y un después en la recarga eléctrica (y está en Segovia)

Desde Segovia nos llega un ejemplo claro de lo que debería ser la integración de las energías renovables y los coches eléctricos

Ya nadie duda de que los coches eléctricos y las energías renovables son clave para el futuro del planeta. Dos tecnologías que son el estandarte de la transición energética que está teniendo nuestra sociedad y que nos permiten soñar con dejar a las nuevas generaciones un planeta más eficiente, más limpio y sin las consecuencias devastadoras que podría suponer el cambio climático.

Actualmente nos hayamos sumergidos en esa transición, con las energías renovables como una tecnología que ya ha alcanzado un importante grado de madurez -son las más baratas en muchos mercados y ya han adelantado al resto de tecnologías en potencia instalada a nivel mundial- y el coche eléctrico como una tecnología incipiente y que se encuentra en pleno despliegue comercial, con más de 500.000 circulando ya por carreteras europeas.

Y es que el coche eléctrico de por sí ya es bueno para la sociedad gracias a su ahorro en externalidades, pero cuando se combina con energía limpia sus beneficios se maximizan. Las emisiones de CO2 asociadas al consumo del coche eléctrico son nulas si cargamos con energías renovables, además de evitar la contaminación que todos respiramos en las grandes ciudades. Cargar coches eléctricos con energías renovables equivale a una movilidad de cero emisiones reales, y eso es una buena noticia para todos.

El siguiente paso en esta transición hacia un futuro más sostenible pasa por integrar de forma efectiva estas dos tecnologías, haciendo más estrecha su relación y acercándolas en la medida de los posible. Algo que ya está pasando y además en nuestro propio país.

Electrolinera de La Granja, recarga de coches eléctricos con energías renovables

Desde Segovia nos llega un ejemplo claro de lo que debería ser la integración de las energías renovables y los coches eléctricos. Situada en La Granja, esta electrolinera pretender ser la primera piedra de un futuro donde habrá cientos de instalaciones como ella repartidas por todo el mundo.

La electrolinera cuenta con 2 cargadores rápidos multiformato (CHAdeMO, CCS Combo y Mennekes o Tipo 2) que la hacen compatible con todos los modelos del mercado y que la permiten tener la capacidad de cargar 6 coches a la hora (3 cargas de 20 minutos en cada uno de los puntos). Tiempo suficiente para despejar la mente, estirar las piernas o tomar un café.

Pero es que además, la electrolinera cuenta con una instalación fotovoltaica de 50 kW de potencia que se encarga de alimentar los puntos de recarga gracias a la radiación solar, que convierte a la electrolinera en unas instalaciones capaces de generar su propia electricidad de forma limpia y distribuida. Cuando el recurso no es suficiente, la electrolinera se alimenta cogiendo la energía de la red eléctrica convencional. Eso sí la electricidad consumida desde la red convencional, cuenta con certificación de origen renovable.

Financiación colectiva y proyecto de expansión

Lo cierto es que esta electrolinera no solo es pionera por su tecnología, sino también por su forma de financiación. Las energías renovables tienen ya una amplia tradición en lo que a financiación con pequeños inversores se refiere, y en este caso no ha sido diferente. De los 162.000 euros que han sido necesarios para la construcción de este proyecto, 82.400 han sido recaudados gracias a la plataforma de financiación colectiva ECrowd!, que tiene como objetivo la financiación colectiva de inversiones rentables y con impacto positivo en la sociedad y el medio ambiente.

La promotora de la instalación es la empresa Electrolineras Sotenibles que según las declaraciones de su administrador, cuenta con 32 millones de euros para instalar más de 200 electrolineras como esta de aquí a 2020. Unas electrolineras que además, serán gratuitas durante los primeros 5 años para los clientes de la empresa.

Según Agustín Muñoz, administrador de la empresa Electrolineras Sostenibles SL (ESEN SL): “Nuestro modelo de negocio nos permite que el usuario cargue pero no pague, y este es el impulso definitivo del coche eléctrico, dado que probablemente uno puede comprarse un coche eléctrico con lo que ahorra de gasolina“.

Entre las prioridades de la empresa se encuentra instalar un corredor de recarga que permita recorrer toda la península de norte a sur, desde Arrigorriada (Vizcaya) hasta Cádiz, formado por 20 electrolineras situadas una cada 50 kilómetros: Arrigoriaga (Vizcaya), Miranda de Ebro, Burgos, Aranda de Duero (Burgos), Boceguillas (Segovia), San Sebastián de los Reyes, Getafe, Valdemoro (Madrid), Ocaña (Toledo), Manzanares (C.Real), Linares, Andujar (Jaén), Córdoba, Ecija, Sevilla, Los Palacios (Sevilla), Jerez de la Frontera y Cádiz (Cadiz). Un corredor que permitiría recorrer el país de arriba abajo en coche eléctrico sin ningún tipo de complejo.

Desde Electrolineras Sostenibles aseguran que ya cuentan con la licencia para otra estación de carga en Boceguillas (Segovia), y la siguiente será instalada en Linares.

¿Hacia dónde va el futuro de las electrolineras?

Aunque ahora sea pionero, en el futuro veremos muchas electrolineras como la de Segovia. La reducción de precio de las energías renovables hará que sea totalmente viable -y además tenga mucho sentido- generar electricidad en el mismo lugar de carga.  Es por eso que esta instalación que podría considerarse como un paso intermedio en la evolución hacia las electrolineras del futuro.

  • El primer paso son electrolineras alimentadas directamente de la red eléctrica, las más comunes hasta el momento. Varios puntos de recarga rápida que se alimentan de la red eléctrica para cargar coches.
  • El segundo paso sería el caso de la electrolinera de Segovia, donde la propia instalación es capaz de abastecer parte de sus necesidades energéticas gracias a la generación de electricidad in situ mediante energías renovables.
  • El tercer paso sería un futuro con electrolineras con generación renovable in situ y baterías, pudiendo ejercer las baterías solo de apoyo a la instalación o incluso llegando a estar aisladas de la red eléctrica. Esto solo ocurrirá cuando la tecnología de baterías reduzca su precio de forma importante.

A todo esto se sumará la llegada de la recarga ultrarrápida que llevará la potencia de recarga de los coches eléctricos de los actuales 50 kW a una hasta los 400 kW, suficiente para recargar 300 kilómetros de autonomía en apenas 20 minutos.

En definitiva, este proyecto es un gran ejemplo de cómo serán las electrolineras en el futuro. Esperemos que pueda servir para darle un empujón al coche eléctrico en nuestro país y que puedan cumplir sus objetivos llenando nuestro país de electrolineras alimentadas con energías renovables.

Fotos | Electrolineras Sostenibles

Comentarios