La gamificación que trae el vehículo eléctrico nos convertirá en mejores conductores

En vehículos eléctricos como el Renault ZOE el conductor recibe información sobre su conducción, pudiendo mejorarla.

Es frecuente oír cómo la gamificación se usa en distintos proyectos, como potenciar la motivación a la hora de cuidar el planeta, mejorar la productividad laboral o ayudar a personas a hacerse con determinadas reglas de juego. En esta ocasión lo aplicamos a la movilidad inteligente, y es que la gamificación que trae el vehículo eléctrico nos convertirá en mejores conductores. Te enseñamos cómo.

La disminución del estrés al conducir un vehículo eléctrico

Uno de los primeros comentarios cuando alguien se monta por primera vez en un vehículo eléctrico apunta a la tranquilidad que transmite el propio vehículo. A diferencia de un coche térmico, en el que la vibración del motor al ralentí ya supone una fuente de estrés al volante (y de gasto de combustible, GEI, ruido…), en los coches eléctricos llama la atención el silencio de su mecánica incluso cuando circula. Detenido, el vehículo no emite sonido.

El silencio es importante en nuestras vidas, especialmente si vivimos en una ciudad con ruido constante. La falta de ruido fomenta una conducción más tranquila y velocidades mejor adaptadas a las condiciones de la vía, lo que implica un gasto menor de energía.

Esta conducción más relajada también se ve influida por el modo en que los vehículos eléctricos, automáticos y sin cajas de cambio, aceleran y frenan. La suavidad con la que se ponen en marcha, y el modo que tienen de detenerse poco a poco en un atasco o un semáforo, hacen que nos acerquemos a la llamada ecoconducción, o una conducción eficiente y económica, que ayuda tanto a nuestro bolsillo como al medio ambiente.

¿Cómo se gamifica la conducción en un Renault ZOE?

El modo en que conducimos afecta a las condiciones de la vía, pudiendo generar un atasco si lo hacemos muy pegados al vehículo que tenemos delante o si aceleramos bruscamente. Pero también afecta a cuánta energía consumimos para recorrer una distancia determinada e incluso a la vida útil de los elementos de desgaste del vehículo, como las pastillas de freno.

Lo óptimo, también de cara a la seguridad, es conducir de una forma suave, económica y que aumente la vida útil de la mecánica del vehículo, algo para lo que el vehículo eléctrico supone una gran ventaja. En el caso del Renault ZOE, se incluye un económetro que nos informa, con el color del indicador de batería, cómo de eficiente es el consumo de energía del vehículo en tiempo real. Del manual del vehículo:

económetro del Renault ZOE

El económetro se muestra en el cuadro de instrumentos como un arco con varias zonas. La zona A indica que la batería se está recargando gracias a la frenada regenerativa. La zona 0 indica un consumo nulo de energía, y la zona B un consumo recomendado. La zona C, amarilla en el cuadro, indica un consumo importante de energía y, por tanto, no aconsejado.

Display central en el Renault ZOE con el modo ECO

Esto significa que podemos saber en tiempo real cómo de eficiente es nuestra conducción, y además de una manera gradual entre la A y la C. La gamificación, en este caso, se basa en el conocimiento de este tipo de datos para adaptar minuto a minuto nuestra manera de conducir para que esta sea la más económica y con menor impacto ambiental posible.

Además de esto, y sobre el mismo cuadro de instrumentos, el Renault ZOE muestra los colores verde, azul y violeta para una conducción suave y económica, una conducción menos suave, y una conducción demasiado dinámica, respectivamente. Esto ayuda a poder visualizar nuestro modo de conducir sin tener que retirar la vista de la carretera, ya que la gamificación y el feedback no debe poner en peligro la seguridad de la conducción.

Balance del trayecto (o puntaje de la conducción ECO2)

Estas medidas no son únicamente en tiempo real. También podemos activar el Modo ECO del Renault ZOE y, una vez terminado el viaje, conocer nuestro puntaje ECO2, así como otras métricas sobre nuestro grado de anticipación o adaptación a la velocidad más adecuada.

Informe de viaje en el Renault ZOE

En la ventana Informe del viaje podemos recoger datos como el consumo medio en kWh a los 100 km, cuál ha sido la velocidad media del trayecto, así como la distancia total.

En el trayecto urbano de casi 60 km que aparece en la fotografía, por ejemplo, la nota media o el score conseguido en cuanto a eficiencia energética fue de 77 puntos sobre 100. Una cifra mejorable que nos anima como conductores a adaptar nuestra conducción a un ritmo más pausado y con mayor anticipación en la frenada.

Por ejemplo, del mismo cuadro obtenemos siete de diez rayitas en la anticipación, que indica que se han realizado demasiadas frenadas bruscas con las que hemos perdido energía (o en las que no hemos aprovechado bien el freno regenerativo); y nueve de diez rayitas en velocidad, que hablan sobre una adaptación a la velocidad de la vía buena pero todavía mejorable.

El cambio de mentalidad que aporta un vehículo ecológico

Gracias al silencio, a la conducción más pausada y a este tipo de sistema de puntaje o gamificación, el vehículo ecológico supone un cambio de mentalidad hacia el llamado smart citizen, un pilar clave de las ciudades inteligentes.

Con métricas como las que hemos visto en el apartado anterior en nuestra mano podemos competir contra nosotros mismos. Es el llamado ghost mode de los arcades de los arcades, en los que el objetivo es batir nuestra propia marca anterior. Pero también podemos compartir nuestras métricas con amigos, familiares y conocidos para descubrir quién conduce mejor.

Si hoy día conservar los puntos del carné es un grado de estatus en algunas ciudades europeas (y una notable ventaja económica de cara a la contratación del seguro) es muy posible que distintos datos sobre nuestra conducción se conviertan en pocos años en una forma de conservar prestigio social del mismo modo que conducir un vehículo eléctrico es hoy día un distintivo en muchos colectivos.

Con la llegada de los vehículos conectados, algunas aseguradoras se han interesado en este tipo de métricas y gamificación, ya que podrán ofrecer a los asegurados que mejor conduzcan tarifas mucho más ajustadas.

Una mayor vida para las pastillas de freno

Todo lo anterior tiene un efecto positivo en elementos clásicos de desgaste, como las pastillas de freno. Por ejemplo, una persona con un alto puntaje en Velocidad y Anticipación será alguien que no tenga que dar frenazos bruscos en carretera o ciudad, y por tanto cuyas pastillas de freno tendrán una vida útil mayor.

pastillas de freno Renault ZOE

Pero va más allá de eso, ya que el motor regenerativo de vehículos como el Renault ZOE transfieren buena parte de la energía cinética del vehículo de vuelta a la batería. Esto significa que parte de la energía que hemos usado para acelerar el vehículo es devuelta al motor sin hacer uso de las pastillas de freno, dando todavía más vida útil al sistema clásico de frenada y alargando la autonomía del vehículo.

 

Los conductores que se ponen al volante de un vehículo eléctrico conducen más tranquilos y a velocidades mejor adaptadas a las condiciones de la vía. El ruido que en un vehículo térmico genera estrés apenas se aprecia como un murmullo durante la marcha.

Junto a las métricas de la conducción ECO2, los conductores están mejorando su conducción a través de la gamificación, convirtiendo la ciudad en un entorno más agradable para vivir.

En Corriente Eléctrica | ¿Vives en un laboratorio urbano? Así se experimenta en una ciudad inteligente

Imágenes | Renault

Comentarios