Las claves de éxito del coche eléctrico en Francia

Lejos de detenerse, en 2017 el mercado francés del coche eléctrico creció un 24% el primer trimestre con casi 7.000 matriculaciones

2016 ha sido un año de crecimiento para el coche eléctrico en Europa con 90.000 unidades comercializadas, de estas 27.301 matriculaciones corresponden a a Francia, que emerge con fuerza, según las cifras proporcionadas por la ACEA (Asociación de fabricantes europeos). Cifra que le ha valido para desbancar a Noruega y situarse como el primer mercado del coche eléctrico en Europa.

Lejos de detenerse en 2017, el mercado francés del coche eléctrico sigue acelerándose e incrementándose fuertemente con un crecimiento del 24%, con casi 7.000 matriculaciones en los de tres primeros meses del año, según informa AVERE-France.

De cómo se han llegado a estos magníficos resultados en el mercado francés es lo que vamos a tratar de explicar.

En primer lugar, el éxito del mercado de vehículos eléctricos en el mercado galo se debe a que Francia cuenta con uno de los programas de incentivos a la compra de coches eléctricos más avanzados. Tanto es así, que su proyecto ha permitido que las ventas evolucionen con solidez, creando un marco de estabilidad, tanto para compradores como para vendedores.

Interesante sistema de ayudas a la compra

Su sistema integral de incentivos se aplica tanto a la compra o arrendamiento del vehículo, como a la infraestructura de carga pública y privada. El bono máximo de ayuda a la adquisición de un vehículo eléctrico particular o de empresa asciende a 10.000 euros. De tal manera, que el interesado en la compra de un coche eléctrico, tiene unos 6.300 euros de ayuda directa. Cantidad a la que se puede sumar otros 3.700 euros, en caso de entregar un coche diesel con más de 10 años de antigüedad.

¿Y cómo se financia esto? Pues ni más ni menos que con los coches contaminantes, que son a la postre los que se encargan de aportar los fondos a las ayudas. De hecho en 2017, el límite de contaminación se ha bajado de los 131 gramos/km de C02 a los 127 gr/km. Unos impuestos que pueden llegar a penalizar a los coches más contaminantes con tasas de hasta 10.000 euros, para aquellos que superen los 191 gramos por kilómetro. Precisamente la misma cifra que pueden recibir de ayuda aquellos que compren un eléctrico y entreguen un diesel.

Por otro lado se han retirado las ayudas a los coches híbridos, unos modelos que según el gobierno francés, ya han cumplido su misión. No ocurre lo mismo con los híbridos enchufables, cuyas ayudas a las compra se mantendrán en 1.000 euros.

 

Mayor autonomía de los eléctricos, un valor en alza

En segundo lugar, el constante crecimiento del mercado y la llegada de modelos con una autonomía de 300 kilómetros en condiciones reales, caso del Renault ZOE Z.E.40, el líder de ventas en Europa, ha permitido que los franceses se inclinen en mayor medida por los vehículos eléctricos.

Tanto ha sido así, que según una encuesta del instituto IPSOS, una de las empresas más importantes en investigación de mercados a nivel global, “sobre los franceses y la movilidad eléctrica”, que fue publicada en septiembre de 2016, el 35% de los conductores están preparados para pasar al coche eléctrico. Mientras que un porcentaje que supera el 50% se decantan por este tipo de vehículos, si ya han probado uno o tienen un punto de carga cerca. El citado estudio también desvela que para 2 de cada 5 encuestados, el coche eléctrico satisface sus necesidades diarias de movilidad y el 80% señala, que va a cambiar sus hábitos de movilidad con el fin de mejorar la calidad del aire.

 

Hasta 16.000 puntos de carga

En tercer lugar, su amplia red de puntos de carga ha incrementado la confianza a los usuarios para decantarse por su compra. En total, hasta el 1 de enero del presente año se han instalado en Francia 15.883 puntos de recarga públicos. Estaciones accesibles para turismos, que han permitido crear un extenso mapa de lugares donde recargar los coches eléctricos sus baterías. Además, esta implantación de puntos de carga está cogiendo fuerzas hasta tal punto que, según las estadísticas del gobierno galo, el pasado año la instalación de puntos de recarga se ha incrementado en un 57%, respecto a las estaciones implantadas en 2015. Un paso ciertamente importante que ha marcado esta tendencia al alza.

Aparte de la amplia red de puntos de carga, se suma la implantación por regiones, en la que la región de París, la que cuenta con más población,  es la que ha instalado más puntos de recarga. En total hay 7.416 estaciones. Además, 13 territorios tienen más de 40 puntos de recarga por cada 100.000 habitantes, siendo París y los Altos de Siena con mucho, los más densamente poblados a nivel de infraestructura, con 154 y 102 puntos de recarga, respectivamente, por cada 100.000 habitantes.

Aunque esto no quiere decir que todos los puntos de recarga se sitúen en las grandes ciudades y sus alrededores, dejando abandonadas las zonas rurales. De hecho, en algunos departamentos rurales se encuentra también una importante red de puntos de recarga, caso de Indre y Loira, con 52 puntos por cada 100.000 habitantes, Lozère, con 45, Sena y Marne, 44, Morbihan, 43 y Deux-Sèvres, con 42.

Esto solo es el principio de la implantación de puntos de recarga en el país galo, cuyo objetivo es cerrar 2017 con 20.000 nuevos puntos instalados y para los que el gobierno prepara una ayuda de 10 millones de euros. Un ambicioso plan que pretende cubrir toda Francia en 2020 con una extensa red de recarga de coches eléctricos. Precisamente para ese mismo año, AVERE-Francia espera que el país galo alcance los 350.000 vehículos 100% eléctricos.

Esta amplia red, sirve de respaldo para un mercado que no para de crecer y que cuenta con un fuerte peso dentro de un país comprometido con la reducción de las emisiones contaminantes, aunque también se ha propuesto situarse como una de las potencias en la fabricación de coches eléctricos.

Si a todo ello sumamos la subida del precio del carburante y la necesidad de una movilidad más limpia con el medio ambiente es lógico que a medida que pase el tiempo se acreciente más el interés por el coche eléctrico.

En Corriente Eléctrica| Renault fue el fabricante europeo con más ventas de coches eléctricos en Europa

Fotos | Newspressonline, Renault Media

Comentarios