Las emisiones del vehículo eléctrico frente al de combustible

Las emisiones asociadas a la electricidad consumida dependen de la forma en la que se genera la electricidad

Los coches eléctricos no emiten ningún tipo de gas contaminante de forma local, es decir, no echan humo en el lugar en el que se está usando. Sin embargo, para generar la electricidad con la que se recarga el coche es muy probable que hayan quemado combustible fósiles en el proceso, por lo que hay unas emisiones de CO2 asociadas a esa generación de electricidad. En Corriente Eléctrica hemos querido analizar este aspecto mediante esta infografía, comparando las emisiones de un coche eléctrico frente a uno de combustión, pero primero, es necesario explicar el concepto de las emisiones del pozo a rueda.

zoe-electrico-emisiones-v3

Las emisiones del pozo a la rueda

Las emisiones del pozo a rueda tienen en cuenta el ciclo de vida completo de la energía. Se tiene en cuenta su extracción, su transformación (o generación), el transporte y las pérdidas generadas hasta que se utiliza para mover las ruedas del coche. Pongamos un ejemplo:

El petróleo es extraído de un pozo. Para su extracción, es necesario utilizar energía que tiene unas emisiones de CO2 asociadas. Después, ese petróleo se transporta hasta las refinerías, se refina, se transporta a las gasolineras y finalmente se utiliza en los vehículos. En todos esos procesos hay un gasto energético que tiene unas emisiones de CO2 asociadas. El cómputo de todas emisiones es conocido como las emisiones del pozo a rueda.

La procedencia de la energía eléctrica, clave

En el caso de un coche de combustión, las emisiones de CO2 del coche son directamente proporcionales al consumo del mismo, de tal forma que cuanto más consuma el coche más emite. Eso sí, es necesario decir que hay una pequeña diferencia entre el combustible diésel y la gasolina.

En cambio, cuando hablamos de un coche eléctrico, las emisiones asociadas a la electricidad consumida dependen de más factores. Lógicamente, cuanto más consuma el coche más emisiones asociadas tendrá, pero hay otro factor clave que afecta a estas emisiones. Ese factor no es otro que la forma en la que se genera la electricidad que recarga nuestro coche eléctrico, es decir, su procedencia. No es lo mismo generar con carbón, gas, energía eólica, energía solar o nuclear. Diferentes tecnologías tienen diferentes emisiones de CO2 o directamente, no las tienen.

Emisiones del coche eléctrico frente al coche de combustión

En la siguiente infografía hemos querido comparar la emisiones de un coche eléctrico frente a uno de combustión. Para ello, hemos tomado tres coches que son prácticamente equivalentes, con el fin de la que la comparativa sea lo más real posible. Los coches elegidos son el Renault Clio TCe de gasolina, el Renault Clio dCI diésel y el Renault ZOE 40.

Para el cálculo de las emisiones de CO2 hemos tenido en cuenta el consumo de cada unos de los coches, y se ha multiplicado por el factor correspondiente. En el caso del coche eléctrico, el factor utilizado es el factor de emisiones del sistema eléctrico español, que es de 277,6 gCO2/kWh. Este factor de emisiones se obtiene teniendo en cuenta las diferentes tecnologías que han participado en la generación de energía eléctrica. En el caso de España 21,7% Nuclear, 37,4% Renovable y 40,9% No-renovable.

 

Sin embargo, no hemos querido limitar esta comparativa a nuestro país, ya que coches eléctricos hay en todo el mundo. Por eso, hemos calculado las emisiones del coche eléctrico en otros países de Europa, obteniendo las diferentes emisiones asociadas a los mismos. Como se puede comprobar, el dato varía mucho en función del país.

Tampoco nos hemos querido olvidar de las emisiones de NOx y partículas sólidas, las causantes de los episodios de alta contaminación tan populares en Madrid. Las emisiones están expuestas en una tabla según el tipo de combustible y la normativa anticontaminación. Por supuesto, los coches eléctricos no tienen emisiones en marcha. Esta reducción de emisiones que consiguen los coches eléctricos tiene su principal procedencia en la eficiencia del coche eléctrico. Y es que, para hacer el mismo trabajo, un coche de gasolina necesita 3 veces más energía que un eléctrico.

Queda comprobado que el coche eléctrico tiene muchos beneficios de por sí, pero que acompañado por las energías renovables sus beneficios se maximizan.

 

 

Comentarios