Los coches eléctricos también compiten: 12 curiosidades de la Fórmula E que te sorprenderán

En Fórmula E los coches pueden alcanzar una velocidad máxima de 225 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h de 3,0 segundos

En septiembre de 2014, la FIA (Federación Internacional del Automóvil) daba a conocer al mundo la Fórmula E, la principal categoría de monoplazas impulsados por motores eléctricos.

Al mismo ritmo que incorpora innovaciones tecnológicas, esta competición con apenas tres temporadas de vida va ganando adeptos. Seguro que muchos de vosotros habéis oído hablar de la misma, aunque no conocéis ciertas peculiaridades que envuelven a la Fórmula E. ¿Quieres saber qué es el ‘Power Ramp Down’?, ¿de qué competiciones provienen la mayoría de los pilotos que compiten?, ¿sabes que los espectadores pueden dar más potencia al coche? Todas ellas son curiosidades que vamos a desgranar sobre esta Fórmula 1 eléctrica. ¿A qué esperas para enchufarte?

¿Sabías que este año correrán en dos circuitos de F1?

Tanto el concepto como el formato de la Fórmula E son realmente interesantes, pues se compite principalmente en los núcleos urbanos de las grandes ciudades. Si el pasado año el calendario se quedó en 10 carreras, el actual curso en el que nos encontramos tiene 12 carreras en 10 circuitos, de las que ya se han disputado tres: Hong Kong, Marrakech y recientemente en Buenos Aires. La capital argentina repitió la experiencia  y también lo harán en mayo y junio París y Berlín, a las que se sumará Bruselas. También visitará New York, además de Montreal, donde los monoplazas discurrirán por los respectivos cascos urbanos de estas ciudades. Precisamente en la ciudad canadiense será el fin de fiesta de esta curiosa competición.

Sin embargo, sí que pisará un par de circuitos de circuitos de Fórmula 1, aunque modificados para la ocasión: el Autódromo Hermanos Rodríguez de México y la versión corta de Mónaco. Con anterioridad, el 12 de noviembre del pasado año, lo hicieron en el circuito del WTCC en Marrakech. Fecha que como hemos señalado, se disputó la segunda cita de la temporada 2016/2017.

 

“Extra” de potencia para tres pilotos elegidos por los aficionados

El público que siga la Fórmula E tiene un poder nunca visto en competición y que se denomina FanBoost. De esta manera, a través de la página oficial del certamen de la FIA, podrá elegir a tres pilotos para otorgarles un extra de potencia de 30 kW, durante cinco segundos, que podrán administrar como mejor les plazca durante la carrera. Toda una ventaja que puede ser clave en un E-Prix. Los aficionados pueden votar a sus pilotos favoritos en modo “online”, antes y durante los seis primeros minutos de cada carrera.

 

La potencia máxima se controla

Los monoplazas de la Fórmula E tienen una potencia de 200 kW (equivalente a 270 CV de potencia), aunque dicha potencia no pueden utilizarla en toda la carrera, ya que está limitada en carrera a 170 kW (unos 231 CV). Solamente se podrá disponer de los 200 kW en los entrenamientos libres y en la calificación, aunque únicamente se podrá “activar” en uno de los dos monoplazas que dispone cada piloto. Gracias a ello, los coches pueden alcanzar una velocidad máxima de 225 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h de 3,0 segundos.

Para la temporada 2017/2018, la potencia máxima se elevará hasta los 220 kW (300 CV) y llegará hasta los 250 kW (350 CV) en la siguiente.

Las baterías no se pueden cargar en carrera ni en calificación

La carga de la baterías en la Fórmula E está muy controlada, solo pueden ser cargadas por energía proporcionada por el suministrador designado por la organización. En la temporada actual, se incrementa la regeneración de energía permitida de las mismas de 100 kW a 150 kW, con la finalidad de que cada equipo confeccione su propia estrategia y que los pilotos administren las mismas en base a sus habilidades al volante.

La potencia de 150 kW es conducida de la batería al motor – denominado GMSI – con un límite de 28 kW/h, que es controlado por la FIA en todo momento. Cuando la recarga es generada en las frenadas, el factor de conversión por pérdida es de 0,7, es decir, que por cada 1kW regenerado en la frenada entregará 0,7kW a la batería.

Además, las baterías no pueden ser cargadas en cualquier momento, sino que la organización ha establecido horarios concretos. En cualquier caso, no se podrá realizar ninguna carga en las sesiones de calificación ni en la carrera, así como en el parque cerrado posterior a tales sesiones. El tiempo de recarga completa es de 50 minutos.

 

La Fórmula E sí se oye

El rugido que proporcionan los motores eléctricos alcanza los 80 decibelios frente a los 120 decibelios que puede alcanzar un Fórmula 1 tradicional. Un hecho que ha tenido muy en cuenta la FIA, consciente de que el ruido procedente de los motores es un aliciente de las carreras.

Dicho sonido, procedente del paquete aerodinámico, del contacto de los neumáticos con el asfalto y del propio sistema de propulsión eléctrica, es más bien metálico como si un cohete de la NASA despegara en busca de una nueva misión espacial.

 

Las baterías empleadas equivalen a 10.000 pilas AA

Así lo considera Gareth Yorke, jefe del equipo de baterías de Williams, quien explica que tienen un tamaño de 80 cm de longitud, 70 cm de anchura y 50 cm de altura con 150 células en su interior. Además, el peso máximo de las mismas está limitado a 200 kg. Todos los coches se encuentran equipados con una batería de 28 kWh fabricada por Williams Advanced Racing.

Las paradas en boxes son para cambiar de coche y los cambios de rueda no están permitidos

Las baterías de la Fórmula E no están hechas para durar toda la carrera, por ello los pilotos que hagan sus respectivas paradas en boxes, una obligatoria por carrera, tienen que dejar sus monoplazas aparcados en el garaje, bajarse y subirse a otro con las baterías cargadas.  Los pilotos deberán permanecer en boxes un período mínimo de tiempo, el cual será determinado el día de la carrera.

En la parada de boxes los cambios de rueda están prohibidos, a menos que los neumáticos hayan sido dañados por algún motivo. En cada carrera, cada piloto recibe dos juegos de neumáticos delanteros y otros tantos traseros, aunque deben usar una rueda delantera y una trasera de la carrera anterior.

 

‘Power Ramp Down’: “este piloto ha superado su límite de potencia”

En los coches que hayan excedido la energía máxima permitida durante la carrera se ejecutará el Power Ramp Down, un sistema que hace perder aceleración al monoplaza hasta llegar a los 0 kW de potencia. Cuando eso ocurre, se activa la luz testigo de lluvia de la parte trasera del coche y una luz en el volante del piloto afectado, para alertar al resto de pilotos de esta situación en pista.

Una vez que el piloto cruce el pit lane para cambiar al segundo coche o la línea de meta, éste debe ser capaz de reactivar la fuente de MGU (Motor Generator Unit) para continuar la carrera o regresar a box. Esta ha sido una modificación diseñada también, para hacer más fácil la visualización para los aficionados, quienes sabrán quién es el piloto que ha superado el consumo de energía.

 

Pilotos de nivel

El nivel de los pilotos es incontestable, desde aquellos que han participado en Fórmula 1, como Nelson Piquet Jr, quien se proclamó el primer campeón de la historia de la competición, pasando por Sébastien Buemi, de la escudería Renault e.Dams, campeón de la pasada edición, hasta el campeón del mundo de WTCC, Pechito López. Incluso hay pilotos de la Fórmula Indy, caso de Jay Penske y el español, Oriol Serviá.

Además del hijo de Nelson Piquet, también se encuentran el de Alain Prost y el sobrino de Senna, entre los 18 pilotos que participan en este disciplina. Además de estos tres ‘cracks’, al volante se encuentran otros pilotos de talla mundial como Nick Heidfeld, Stéphane Sarrazin, Jean-Eric Vergne, Lucas di Grassi y Felix Da Costa.

 

La ‘Super Pole Shoot-out’, te da la oportunidad de mejorar

Los pilotos que consigan los cinco mejores tiempos tendrán la oportunidad de mejorar en una última vuelta. El quinto piloto más rápido de este grupo se colocará en la salida del pit lane esperando su turno. Una vez que hayan dado su vuelta, será turno del cuarto piloto y así sucesivamente. Quién logre la vuelta más rápida será quien se lleve la pole y los tres puntos adicionales para el campeonato de pilotos.

 

Los monoplazas de competición pueden tener marchas

Si la primera temporada de 2014/2015, la Fórmula E implantó su desarrollo siendo un campeonato monomarca, en su segunda temporada 2015/2016, comenzaría el primer paquete de medidas liberalizadoras, que afectaban a motor eléctrico y a la transmisión.

Hasta seis fueron los equipos que decidieron dar el paso y diseñar su propia mecánica, caso de Renault e.Dams y sin duda que no se equivocaron porque fue la escudería que ganaría más carreras – tres con el suizo Sébastien Buemi y dos con el francés Nicolas Prost – proclamándose vencedor el piloto suizo.

La transmisión fue uno de los elementos que más evolucionaron y el equipo Renault e.Dams desarrolló una de dos velocidades, frente a las tres y hasta cuatro marchas que montaban el resto de los equipos, que a la postre fue la que marcó su gran racha de resultados, que le llevó a la victoria final.

e-Village, ocio para las familias

El e-Village es una zona pensada para las familias y aficionados con más de cincuenta expositores que presentan productos, desde coches eléctricos, pasando por simuladores o bebidas energéticas, incluso hay DJ’s que amenizan la jornada. El caso es que la diversión esté asegurada.

Allí también se encuentra situado el pódium, por el que los pilotos acceden pasando entre el público presente, quien tiene total acceso a la ceremonia final.

En Corriente Eléctrica| Cómo conducir un coche eléctrico como un profesional

Imágenes | Renault Media

Comentarios