Los vehículos eléctricos podrían reemplazar a un 90% de los térmicos

La mayor autonomía, unida a una mayor eficiencia en el uso de la electricidad podría ser el detonante que necesita este sector para despegar

Los vehículos eléctricos nos liberarán de nuestra dependencia por los combustibles tradicionales, como la gasolina o el diesel, según el estudio de los investigadores del MIT (Instituto Tecnológico de Massachussetts), que asegura que los coches eléctricos podrían reemplazar hoy en día al 90% de los vehículos que circulan sin que ello supusiera un problema en cuanto a autonomía. Si esto ocurriese supondría una reducción de emisiones contaminantes a la atmósfera de entorno al 30%.

A esta conclusión han llegado un equipo de cuatro investigadores (Zachary A. Needell, James McNerney, Michael T. Chang y Jessika E. Trancik), quienes han pasado cuatro años examinando datos de conducción de varios estados de los EE.UU., incluyendo un registro “segundo a segundo” de miles de vehículos, así como una encuesta a nivel nacional acerca de los costumbres de movilidad de los conductores. También se tuvo en cuenta otras variables como el tiempo empleado y las condiciones climatológicas.

El citado análisis también incluye los costes de mantenimiento y de adquisición, así como una fórmula estimada de “una recarga al día”. El resultado señala que no conducimos tanto ni tan lejos como pensamos, de manera que un vehículo más ecológico es suficiente para la mayoría de la gente, incluso en un país tan extenso como Estados Unidos.

Renault Fluence

Nos preocupa la autonomía del eléctrico

Entonces, ¿por qué no se popularizan? Sencillamente, porque seguimos teniendo miedo a quedarnos tirados sin autonomía, con lo que ese 10% de desplazamientos restante es determinante. No solo eso, pues la mayor parte de los propietarios está muy poco concienciada respecto al problema de contaminación que generan sus vehículos.

También preocupa el número pequeño de electrolineras existentes que hay en ciudades y carreteras a pesar de que en la práctica no son necesarias tantas. La realidad es que los propietarios de los eléctricos ni siquiera gastarían una carga completa, pudiendo recargar el coche en las horas de trabajo o durante la noche.

En cuanto al coste, muchos solo piensan en los precios “extremos” de los eléctricos deportivos o de gama alta. Aunque es cierto los coches eléctricos son en la actualidad un poco más caros que otros modelos equivalentes en prestaciones, hay que tener en cuenta que a largo plazo, su coste de mantenimiento es menor que el de los coches convencionales y en la mayoría de los casos la inversión se compensa.

Un dato interesante que refleja el citado estudio es que la futura evolución de vehículos de combustión interna a motor eléctrico es más o menos igual en todas las zonas, tanto en los estados más poblados como los que menos, igualmente sucedería de unos países a otros. En resumen: cuando el cambio comience a producirse será probablemente de forma global y a todos los niveles.

 

A partir de 2020, el vehículo eléctrico podría ser más barato que el de gasolina

Al estudio realizado por el MIT, se añaden otros de carácter económico que avanzan un panorama positivo para la movilidad eléctrica. Los vehículos eléctricos se convertirán en una opción más económica que los coches de combustión interna en la mayoría de los países en algún momento de la década 2020, según un informe de la consultora Bloomberg New Energy Finance (BNEF). Todo ello a pesar de la reducción en el precio del petróleo.

Según los cálculos de esta consultora, en 2040 el 35% de los coches nuevos en todo el mundo tendrán un enchufe, con unas ventas que alcanzarán las 41 millones de unidades. De producirse este dato, significaría que se venderían casi 90 veces más coches eléctricos que el pasado año, en el que se vendieron 462.000 vehículos eléctricos.  La tendencia que trazan en este informe es que, además, a muy a largo plazo (para 2040) estos eléctricos podrían comercializarse por debajo de los 20.000 euros.

¿Cómo llegaremos a esta situación? Porque el precio de las baterías seguirá decayendo, según las previsiones de este estudio. De hecho, desde 2010 el coste de una batería de iones de litio ha decaído un 65%, llegando a 350 dólares por kWh en 2015. Incluso se espera que en 2030 estén por debajo de los 120 dólares por kWh, según apunta Colin McKerracher, analista de Bloomberg.

A medida que baja el coste de las baterías, aumenta la autonomía de los eléctricos. Tanto que se espera que en 2020, un eléctrico con una batería de 60 kWh, pueda viajar hasta 322 km reales.

Nuevo Renault ZOE40

Las baterías cada vez duran más

Aunque esta situación puede llegar antes de lo que se espera. Sin ir más lejos, Renault ya anunció durante el pasado Salón Internacional del Automóvil de París, un incremento de la autonomía para su nuevo ZOE en 400 km en ciclo NEDC (New European Driving Cycle). Para ello recurre a unas baterías desarrolladas por LG Chem, que doblan la cantidad de la primera generación: de 22 a 41 kWh, lo que supone una autonomía de unos 300 kilómetros en condiciones reales.

Esta mayor autonomía, unida a una mayor eficiencia en el uso de esta energía, podría ser el verdadero detonante que necesita este sector para despegar y ofrecer lo que tanto anhela: ser la verdadera alternativa al vehículo convencional.

La revolución del coche eléctrico conllevará una demanda energética. El análisis de Bloomberg estima que se dejarán de utilizar en torno a 13 millones de barriles al día. No obstante, la llegada masiva de coches eléctricos implicaría un consumo de 2.700 TWh de electricidad, que en términos porcentuales vendría a ser un 11% de la demanda eléctrica mundial de 2015.

Comentarios