Negocios del futuro que nacen de las smart cities: 9 ejemplos en España

El reto de transformar una ciudad en una smart city trae consigo oportunidades de negocio para empresas españolas

El concepto de smart city surge de la necesidad de nuestras ciudades de adaptarse a las necesidades de la sociedad actual. En esta maravillosa aventura de cambio y transformación, las empresas juegan también un papel fundamental como parte de nuestra economía que tiene su impacto en nuestro entorno.

Esto lleva a empresas, start-ups y emprendedores de todo el mundo a agudizar el ingenio frente a los problemas a los deben enfrentarse. Como dicen los chinos, crisis es sinónimo de oportunidad, y el reto de hacer nuestras ciudades más inteligentes, eficientes y sostenibles esconde un gran número de oportunidades para, por qué no, emprender nuevos negocios.

España no es ajena a este fenómeno, y no son pocas las empresas españolas que buscan su nicho de negocio en este entorno cambiante, jugando un papel pionero en muchos casos e incluso logrando posiciones líder dentro de su mercado.

Vigilancia de la contaminación acústica

Los ruidos de las ciudades se unen a las emisiones contaminantes como uno de los factores que ponen en riesgo la habitabilidad de las ciudades. La contaminación acústica es uno de los problemas que más traen de cabeza a las instituciones municipales por los problemas de salud que pueden acarrear para los ciudadanos.

A raíz este problema surgió Smart DS, empresa nacida en el seno de la Universidad de Cádiz. La empresa ofrece soluciones de vigilancia y mejora de la calidad ambiental de las ciudades. A través de sonómetros ubicados en varios puntos de la ciudad, monitorizan los niveles de contaminación acústica e identifican las causas y los puntos conflictivos.

Esto es especialmente útil para las localidades turísticas, que ven multiplicada su población en épocas de vacaciones, y que ponen en riesgo su cumplimiento de la normativa europea de calidad ambiental.

Abonos naturales para regeneración de cultivos

El crecimiento de la población mundial y, por ende, de la demanda de alimentos en todo el mundo, el uno de los mayores retos a los que se enfrenta el mundo de la agricultura. Los agricultores deben, además, lidiar con otros problemas derivados del cambio climático, como la progresiva desertización del planeta o la escasez de agua.

Ante la necesidad de conseguir suelos más productivos sin aumentar el impacto en el entorno natural, la empresa extremeña Abona Global deja de lado los abonos salinos tradicionales y elabora productos específicos para cada tipo de terreno a tratar. Para ello se hacen análisis globales de todos los componentes que afecten al cultivo, no sólo los propios del terreno, sino también los derivados del uso de químicos o de la mecanización del labrado.

Con ello se elaboran los abonos específicos para mejorar la fertilidad del cultivo, siempre con material orgánico, minerales y otros compuestos microbiológicos. El objetivo es “tratar de imitar la naturaleza” y aprender de los seres vivos. Que el proceso sea lo más natural y respetuoso posible.

Ventilación y purificación del aire a través de las plantas

Plantas en el taller de coches

Sin duda, las partículas emitidas por nuestros vehículos son el mayor motivo de contaminación de nuestras ciudades. Ayuntamientos de todo el mundo están ya tomando medidas para combatir este problema por sus graves consecuencias en la salud de los ciudadanos. Pero los coches no son los únicos emisores de contaminación, pues las industrias y comercios también contribuyen con sus emisiones derivadas de su propia actividad. Por ello es importante que las empresas tomen conciencia de la necesidad de reducir estas emisiones.

Es el caso de CREA Centro del Automóvil, un taller de Valladolid que se ha convertido en referencia en toda España por sus instalaciones únicas y sus procesos pioneros. Sus responsables, conscientes de la contaminación que su propia actividad causa, han decidido recurrir al mejor sistema natural de filtrado de aire: las plantas.

Basándose en estudios realizados por la NASA, han distribuido por sus instalaciones más de mil ejemplares de especies como la palma de bambú, el Spathyllum o la lengua de tigre. Estas especies son especialmente efectivas en la purificación de sustancias nocivas como el benceno, el tricloroetileno o el monóxido de carbono procedentes de los procesos de reparación, de los materiales utilizados o de los propios vehículos.

Edificación económica y sostenible para la ciudad

El crecimiento imparable de las ciudades es uno de los factores que pone en jaque su sostenibilidad y habitabilidad. Ante este reto, empresas e instituciones trabajan codo con codo por desarrollar formas de edificabilidad y urbanización que combinen eficiencia, estética y confort.

Estos conceptos son los que han servido de pilares para la transformación de Barcelona Housing Systems, cuyos orígenes se remontan a principios del siglo XX. La compañía ha centrado sus esfuerzos en los últimos años en la construcción de viviendas asequibles y respetuosas con el medioambiente. Su último logro lo llevará hasta Chicago, para la construcción de 20.000 viviendas que combinan la eficiencia energética con sistemas modulares.

Participación ciudadana en la gestión de la ciudad

En el marco de las smart cities y las green cities, los ayuntamientos se ven cada vez más en la necesidad de coordinar mayores cantidades de servicios públicos, desde el saneamiento y alumbrado hasta la atención ciudadana y la gestión administrativa. El personal y los propios ciudadanos están llamados a colaborar en la gestión para resolver los problemas de la ciudad.

La app MTC (Mejora Tu Ciudad), creación de la start up RedMas, nació para dar respuesta a esta necesidad. La plataforma ofrece varias vías de comunicación directa (web, página de Facebook, aplicación móvil…) entre los ciudadanos y los responsables de los distintos servicios públicos. Esto facilita un considerable ahorro de tiempo y recursos, evitando duplicidades y controlando los flujos de comunicación.

Gestión inteligente del agua

Que el agua es un recurso cada vez más escaso es algo que podemos constatar con sólo ver las noticias. Cada vez son más las poblaciones españolas que se enfrentan a restricciones en el suministro debido a las bajas reservas de los pantanos. Esto obliga a las instituciones públicas a ser cada vez más eficientes en el consumo de agua para los distintos espacios verdes que gestionan.

Esto ha sido visto por la empresa Smart Biosystems como una oportunidad para complementar las ventas actuales de sus sistemas de riego inteligentes. La empresa andaluza tiene como target principal el agricultor que necesita aumentar la productividad de su explotación reduciendo los gastos en consumo de agua.

Sin embargo, han encontrado también un nicho en la gestión municipal de parques, jardines y zonas verdes en general. A través de la automatización y la gestión telemática del proceso de riego, sus sistemas permiten hasta un ahorro del 60% en el consumo del agua.

Inteligencia artificial para la movilidad sostenible

Marquesina con plan de movilidad urbana sostenible

La movilidad sostenible y la seguridad vial son dos pilares básicos sobre los que se sustenta el modelo de smart city. La necesidad de hacer de hacer la ciudad más habitable por sus ciudadanos pasa por hacer de sus carreteras vías más seguras. Y en el contexto de las ciudades inteligentes, las nuevas tecnologías constituyen un aliado fundamental para el desarrollo de nuevas aplicaciones.

En este campo, destaca la ingeniería extremeña ISVIAL, especializada en seguridad vial y movilidad, que desde hace algunos años viene utilizando sistemas de inteligencia artificial en el estudio y mejora de las carreteras. A través de redes neuronales artificiales, que simulan el comportamiento del cerebro humano, sus ingenieros son capaces de identificar los motivos de siniestralidad de una determinada vía.

Aunque estas técnicas se usan principalmente para el diagnóstico de carreteras interurbanas, también son importantes para el estudio de vías urbanas especialmente conflictivas. Y pueden constituir una herramienta de gran valor para el desarrollo de Planes de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) y de servicios de transporte público de pasajeros, como en los que la propia empresa está implicada.

Autobuses eléctricos para un transporte público ecológico

Cada vez más, los ciudadanos exigimos un mayor compromiso a nuestras instituciones públicas con el medioambiente. En materia de sostenibilidad urbana, los ayuntamientos juegan un papel fundamental y son los que deben liderar el cambio.

Así, consistorios como los de Londres, París, Hamburgo o Ámsterdam han tomado ya medidas en favor de una movilidad más ecológica, entre ellas las de proporcionar formas ecológicas de transporte público.

La empresa vasca Irizar, dedicada hasta ahora a la fabricación de carrocerías para autobuses, supo ver esta tendencia y adelantarse a la competencia al lanzarse en 2011 a la fabricación integral de autobuses cien por cien eléctricos. Aprovechando su propia tecnología y el know-how de las empresas de su grupo, consiguieron sacar en 2014 sus primeras unidades, destinadas al Ayuntamiento de San Sebastián. Hoy venden ya a otras ciudades españolas y europeas, con la seguridad de que su cartera de clientes institucionales va a ampliarse en los próximos años.

Reciclaje de residuos para la economía circular en las ciudades

La gestión de los residuos es también una de las mayores preocupaciones de países de todo el mundo. En una sociedad cada vez más consumista y en la que los productos van sustituyéndose cada vez más rápido, la enorme cantidad de basura y desechos generados pone en riesgo la sostenibilidad de nuestro sistema y de nuestro entorno material.

Aparte del endurecimiento de las normativas en materia de gestión de residuos, la solución pasa por alargar la vida útil de los objetos y encontrar alternativas de fabricación y consumo que den valor económico a los propios residuos. Alternativas que puedan ser incorporadas a un nuevo proceso de fabricación. De eso se trata la economía circular.

El máximo exponente de la economía circular aplicada a las Smart Cities lo constituyen en España Basurama. Esta empresa madrileña lleva quince años transformando espacios urbanos de todo el mundo con todo tipo de residuos, desde chatarra a escombros. Su modus operandi consiste en investigar y conocer la ciudad de destino, estudiar el tipo de residuos que genera y proponer intervenciones urbanas que mejoren la calidad de vida de las comunidades. Trabajando mano a mano con los ciudadanos, su objetivo no es tanto las intervenciones en sí mismas, sino generar conciencia entre la ciudadanía y que esta siga aplicando las reglas de la economía circular una vez ellos hayan marchado.


En Corriente Eléctrica | Buenas noticias: las energías renovables dominarán el futuro de la electricidad

Imágenes | CREA AutomóvilesGrupo Triedro

Comentarios