Por qué la carga puede ser una ventaja en la autonomía de un vehículo comercial eléctrico

El freno regenerativo es la razón por la que el consumo del vehículo de transporte eléctrico es menos sensible a la carga que los de motor térmico.

El consumo de un vehículo es muy variable dado que está afectado por diversos factores, siendo los más importantes la velocidad a la que se conduce, la cantidad e intensidad de aceleraciones, las características del recorrido, los neumáticos y el peso de la carga transportada. En vehículos ligeros como turismos y furgonetas, generalmente el peso transportado no hace aumentar el consumo de forma importante. Además, en los vehículos eléctricos el consumo y por lo tanto la autonomía, es menos sensible al peso de la carga transportada que en los vehículos térmicos como se explica a continuación.

El peso y la autonomía

En contra de lo que por intuición puede pensarse, la cantidad de peso cargado en un vehículo de transporte ligero no necesariamente hace aumentar el consumo en la misma proporción. Se entiende por vehículo ligero aquellos en los que la capacidad de carga es muy inferior al peso propio del vehículo, como lo es el segmento de vehículos comerciales Renault Kangoo.

Cuando un vehículo circula cargado existen dos circunstancias en las que el consumo de combustible se incrementa en función del peso total, que son la aceleración y las subidas.  Sin embargo, a velocidad constante y en llano, el consumo es prácticamente igual al del vehículo vacío. De esta manera, si se tiende a mantener constante la velocidad una vez alcanzada y realizando aceleraciones suaves, el conductor puede mantener la autonomía del vehículo sin notables recortes.

Freno regenerativo y carga, en armonía

Como es lógico, hay circunstancias en las que el conductor no puede conducir pensando en la optimización del consumo y tiene que realizar una conducción más ágil, con lo que tiene que acelerar en consecuencia o bien tiene que subir un puerto de montaña. En estos caso el motor demandará energía proporcionalmente al peso total que tenga que arrastrar de forma ineludible, sin embargo, en el vehículo eléctrico nos encontramos con una ventaja en la economía de consumo con la que no contamos en el vehículo térmico: el freno regenerativo.

El freno regenerativo es la razón por la que el consumo del vehículo de transporte eléctrico es menos sensible al peso transportado que los de motor térmico. Gracias al freno regenerativo de los coches eléctricos, el conductor sí puede conducir en pro de la optimización de la autonomía aunque necesite afrontar subidas en cuesta o tenga que hacer frecuentes aceleraciones, ya que una parte importante de la energía usada al acelerar o subir, se recupera más adelante al frenar o al levantar el pie del acelerador cuando toca descender o disminuir velocidad. Se da la circunstancia beneficiosa de que cuanto más cargado vaya el vehículo, mayor cantidad de energía puede recolectar el freno regenerativo, de manera que se compensa en parte ese extra de consumo producido por esa misma carga. El freno se encarga en esos instantes, de recargar las baterías alargando así la autonomía.

renault-kangoo-media-gallery-20

Eléctrico y de trabajo, combinación ideal

No obstante el ahorro de energía puede comenzar ya antes de sentarse al volante de un vehículo eléctrico de transporte. Así, se deben mantener siempre los neumáticos con las presiones recomendadas, dado el importante aumento de consumo que conlleva una presión baja, y se deben transportar sólo los objetos imprescindibles, evitando llevar permanentemente herramientas u objetos pesados si no se van a usar.

Los vehículos comerciales eléctricos están demostrando ser totalmente adecuados como vehículos de trabajo ciudadano por diversas razones. Una de ellas es su gran sencillez de conducción gracias a la ausencia de cambio de marchas, otra es el generoso par motor de sus motores eléctricos desde parado, lo que les confiere gran agilidad aunque se circule a plena carga. Además, su sistema de freno regenerativo les hace menos sensibles a la carga transportada que los equivalentes de motor térmico. Su silencio de marcha, fiabilidad y economía de explotación terminan de hacerlos atractivos. Para los que duden por el aspecto de la autonomía, el Nuevo Kangoo ZE, tal como se explicará más adelante, contará con 33 kWh y 270 km de autonomía NEDC.

 

Comentarios