¿Por qué la energía solar es el futuro de la recarga fuera de casa?

Las datos demuestran cómo el uso de puntos de recarga y la curva generación solar coinciden especialmente bien.

Actualmente estamos asistiendo a la revolución de la movilidad eléctrica. Un cambio que está sucediendo de forma paulatina –en algunos lugares más rápido que en otros– pero que no tiene vuelta atrás. Nos dirigimos hacia el vehículo eléctrico como forma de movilidad masiva y, al igual que hemos hecho con tras tecnologías, deberemos adaptar paulatinamente nuestras infraestructuras para acoger su llegada sin problemas importantes.

Actualmente el impacto del vehículo eléctrico en la red eléctrica es testimonial, pero en el futuro las cosas serán muy diferentes. En primer lugar, la demanda de electricidad crecerá, ya que un consumo que antes provenía del petróleo -gasolina y diésel principalmente- pasará ahora a provenir de la electricidad.

Este aumento de las necesidades de energía eléctrica irá de la mano de un inevitable aumento en la infraestructura de recarga. Como es lógico, cada coche eléctrico necesita un punto de recarga donde cargar habitualmente, lo que se conoce como punto de recarga vinculado. Un punto que en principio la lógica dice que debería estar en la vivienda o en el garaje comunitario donde ese coche “duerme” habitualmente. De esta forma, cada noche podrá recargar la batería necesaria para cubrir los recorridos del día siguiente. Pero, ¿qué hacemos con aquellos que no tengan esta oportunidad?

Para aquellas personas que no puedan cargar su coche eléctrico eléctrico en casa por la noche, será necesario buscar alternativas. Una de ellas es tener un punto de recarga vinculado en el trabajo, es decir, cargar el coche mientras se está en las horas de trabajo. Otra de las opciones es cargar siempre en puntos de recarga rápida, emulando lo que se hace habitualmente con los coches de combustión en la gasolinera. Ir a la estación de recarga, cargar y marchar. El tiempo de espera gracias la recarga ultrarrápida no será un problema.

Pero claro, tanto la recarga en el trabajo como la recarga rápida tendrán lugar principalmente durante el día ya que, por un lado, la mayoría de la población tiene una jornada laboral diurna y, por el otro, lo normal es las recargas rápidas se realicen a plena luz del día. Teniendo en cuenta que siempre se habla de que el vehículo eléctrico se carga por la noche, ¿supondrá cargar durante el día un problema? Todo lo contrario, se trata de una oportunidad.

La energía solar como fuente perfecta para cargar nuestro coche eléctrico

Como sabéis, la electricidad se puede generar de muchas maneras, entre las que se encuentran la nuclear, el gas, el carbón, la eólica, la solar… pero si de verdad queremos reducir la contaminación y combatir el cambio climático, la mejor opción es recargar los coches eléctricos con energías renovables. En España, actualmente el 41,1% de la electricidad procede de energías renovables, aunque también tienes la opción de cargar tu coche eléctrico a partir de energía con certificado de origen 100% renovable.

Las energías renovables se están posicionando como una de las formas más baratas de generar electricidad en la mayoría de los mercados. Especialmente la eólica y la solar, siendo esta última la que está sufriendo un mayor descenso en su coste, marcando récords de precios por todo el mundo.

Como hemos visto, parte de la recarga de los coches eléctricos en el futuro se realizará en periodos diurnos, es decir, coincidiendo con la luz del sol. Gracias a esto y la reducción de precios de la energía solar, se abre una ventana de oportunidades para que ésta se convierta en protagonista de las recargas de los coches eléctricos.

Demostrando el potencial de la energía solar para cargar coches eléctricos

Pero estas palabras no son solo reflexiones, sino que se basan en datos reales. Así lo ha demostrado Fastned, una empresa holandesa que se dedica a construir y operar estaciones públicas de recarga rápida para coches eléctricos. Fastned ya ha cubierto prácticamente toda Holanda con alrededor de 60 estaciones de este tipo, pero su objetivo es expandirse algún día por toda Europa, y de hecho ya están comenzado a moverse por Alemania y Bélgica.

Las datos de las recargas de Fastned demuestran cómo el uso de sus puntos de recarga y la curva generación solar coinciden especialmente bien, como se puede comprobar en el siguiente gráfico.

Unos datos que abren la puerta a un horizonte donde la energía solar juegue un papel clave en la recarga de los coches eléctricos, en lugar de solo la recarga nocturna como se suele pensar generalmente. Algo que abre la oportunidad a que los usuarios puedan cargar sus coches eléctricos en horas de trabajo y con energía solar, lo que se conoce como un win win. Energía barata y de origen renovable para cargar coches eléctricos.

Sin ir más lejos, en Fastned son firmes creyentes de este horizonte y todas sus estaciones de recarga rápida ya cuentan con una marquesina provista de placas fotovoltaicas. Además, como no podía ser de otra manera, la energía eléctrica que suministran en sus puntos de recarga tiene origen 100% renovable.

De esta forma, el coche eléctrico estará todavía más cerca de las energías renovables. Por la noche podrá cargarse con los excedentes de energía eólica y por el día, los picos de energía solar.

Imágenes | Media Renault, Pixabay, Fastned

Comentarios