¿Qué proporción de zona verde tendría la ciudad ideal?

Los ciudadanos demandan más zonas verdes en la arquitectura de las futuras ciudades inteligentes

Madrid río

En las últimas décadas, las ciudades han visto un cambio en la mentalidad de sus habitantes. Objetivos como tener una casa en propiedad ahora caen por debajo de otros, como disponer de zonas verdes por las que pasear.

Este cambio de valores corre en paralelo con una creciente conciencia ecológica y preocupación por el medio ambiente, y fuerza a los ayuntamientos a adaptar la ciudad al interés de sus ciudadanos. Desplegar más metros cuadrados de parques, jardines y superficie arbolada hasta llegar a los… Un momento. ¿Cuántos metros cuadrados de zonas verdes se necesitan por habitante?

Ciudades inteligentes y zonas verdes

Según Carlos Priego, investigador del CSIC, «la mera presencia de espacios verdes urbanos en las ciudades constituye uno de los aspectos empleados hoy en día para medir el grado de calidad de vida de los ciudadanos».

Solo se concibe una futura ciudad inteligente con zonas verdes que primen sobre la arquitectura urbana. Estas son demandadas por una ciudadanía inteligente en continua formación y segura de que quiere un entorno que protege y preserva los recursos naturales, reduciendo la polución. Ya hay proyectos que nos han demostrado que los ciudadanos quieren un futuro verde, como en Toronto.

Desde 2012, todos los edificios nuevos de Toronto, así como los ya construidos de más de 2.000 m2 de área deben cubrir entre un 20 y un 60% de su azotea con un jardín. Es una de las ciudades del mundo que más esfuerzo hace en este sentido. Pero las zonas verdes no solo surgen como jardines horizontales en azoteas.Descansar sobre el verde en Hyde Park

Desde hace años, el ayuntamiento londinense cuida con esmero del Hyde Park, el área verde que abraza el lago Serpentine con más de 4.000 árboles y 142 hectáreas en pleno centro de la ciudad. Tras el soterramiento de la M-30 en 2007, el ayuntamiento de la capital española propuso el llamado Madrid Río, una franja de 30 metros de ancho y 6 km que acompañan al río Manzanares. El año pasado, París anunció al mundo que convertiría parte de la orilla del Sena en parques públicos con zonas verdes. Hace poco se ha anunciado el Brooklyn Strand Action Plan, un proyecto que remodelará el distrito neoyorquino con una «V» verde que rozará el conocido puente de la ciudad.

Son cientos los proyectos con los que el espacio público (y verde) gana terreno en las ciudades para que los ciudadanos disfruten de los beneficios de las zonas arboladas.

Beneficios del área verde en las ciudades

Parque de la Ciudatella (Barcelona)

Lo verde está de moda, y nadie quiere hacer más gris las ciudades. Sin embargo, muchas veces podemos perder el foco de por qué queremos que nuestras urbes tengan más zonas arboladas. Como única contrapartida, se puede decir que crear estas áreas supone un esfuerzo monetario e institucional importante. Sin embargo, sus beneficios compensan con mucho cualquier posible inversión inicial.

La vegetación ayuda a regular la temperatura y es la alternativa perfecta a la refrigeración forzada (que a la larga es contraproducente). Las plantas absorben calor y sudan agua cuando tratan de enfriar su superficie. Este agua se evapora, hidrata la atmósfera y reduce la temperatura, eliminando el efecto isla de calor que se sufre en muchas ciudades.

La vegetación limpia la atmósfera de partículas en suspensión, que quedan atrapadas en su química interna cuando las plantas procesan recursos para crecer. Una superficie verde puede retener toneladas de dióxido de carbono, metano, gases pesados y otros contaminantes perjudiciales para nuestra salud. En este proceso, retienen contaminantes atmosféricos como el carbono, nitrógeno o incluso plomo y expulsan agua y oxígeno gaseoso.

Un contaminante extra que poseen en abundancia las ciudades es el ruido, y no suele considerarse la vegetación como un paliativo. Pero lo cierto es que un alto nivel de vegetación elimina gran parte del ruido de las ciudades debido a sus propiedades físicas: a la flexibilidad de su constitución y al hecho de estar ancladas al suelo. Las plantas son buenas absorbiendo vibraciones y actuando como un colchón ante un ambiente de ciudad estresante.

Además, resulta obvio el efecto positivo en nuestro estado de ánimo cuando observamos o paseamos en las inmediaciones de un jardín o zona arbolada. Es por ello que en primavera los parques con mesas junto a las oficinas se llenan de trabajadores portando tuppers. Siempre es agradable disponer de vegetación a nuestro alrededor. Cuantos más metros cuadrados de verde, mejor, ¿no?

¿Cuántos metros cuadrados de zonas verdes deberíamos tener en las ciudades?

Esta pregunta no es nueva. Ya en 1965, la Organización Mundial de la Salud se preocupó por este aspecto y desarrolló su informe técnico Nº 297: Cuestiones de higiene del medio relacionadas con la ordenación urbana y la urbanización. Es decir, cómo hacer las ciudades más saludables.

En el informe, el comité de expertos dictamina que «son necesarios entre 10 y 15 m2 de área verde por ciudadano», y que esta debe distribuirse «en relación a la densidad de la edificación». Dicho en otras palabras, los rascacielos de viviendas deberían estar rodeados de bosques densos. Algo que, evidentemente, no ocurre.

Parque Robert F Wagner Junior

Imaginemos una vivienda normal, con cinco pisos de tres viviendas de 85 m2 en las que vivan unas 45 personas. Según la OMS de 1965, cada edificio de estas características debería estar incluido en un círculo de 35 m de diámetro de bosques. La ciudad ideal debería tener una distancia entre edificios de unos 35 metros, y estas distancias estar cubiertas por arboledas.

Casi todas las ciudades, en especial las europeas, son ciudades demasiado antiguas como para permitirse un espacio tan amplio entre edificios. Es por eso que los ayuntamientos deben aunar esfuerzos para conseguir grandes parcelas urbanas que destinar a parques, jardines y bosques.

Tenemos que tener en cuenta que la cifra de 15 m2 era una visión conservadora de 1965 (hoy Madrid cuenta con 20m2), y que en la actualidad existen más valores con los que completar ese cálculo: m2 útiles por habitante, número de árboles por habitante, masa foliar que produce sombra, porcentaje de especies autóctonas.

En Corriente Eléctrica | Señales que te indican que tu ciudad comienza a ser una smart city

Imágenes | iStock Madrid río,iStock Descansar en Hyde Park, Ciutadella Park, Barcelona ,iStock Parque Robert F Wagner Junior

Comentarios