Hemos probado el coche eléctrico en Sevilla: pros y contras de una ciudad con mucho potencial

Probando dos semanas un ZOE, confirmamos que las características y localización de Sevilla son suficientes argumentos prácticos para la adquisición de un coche eléctrico

Ver hoy en día un coche eléctrico circulando por Sevilla se puede decir que es aún una rareza, aunque también es cierto que hay más unidades de las que parece debido a que sus diseños, salvo alguna llamativa excepción como la del Renault Twizy, no se diferencian de los demás vehículos y es por ello, y por su silencio de marcha, que pasan desapercibidos.

Sin embargo está claro que la anunciada desde hace décadas “llegada” del coche eléctrico, ya ha tenido lugar en Sevilla y el redactor que escribe estas líneas es testigo de ello: ya se ven circulando desde hace tiempo una pequeña proporción de vehículos, hay algo de infraestructura de recarga pública y algo de normativa municipal específica.

Quizá la preocupación por la sostenibilidad medioambiental no sea en general el mayor argumento de venta para la idiosincrasia sevillana, pero como hemos podido confirmar en la prueba de dos semanas de un ZOE, las características y localización de Sevilla sí son suficientes argumentos prácticos para la adquisición de un coche eléctrico. Lo explicamos a continuación.

La autonomía sin problemas en Sevilla

Sevilla tiene un núcleo urbano principal con una distancia máxima de conducción de unos 10 km, en general con desorden en el trazado de calles y poca fluidez semafórica. Como consecuencia la circulación dentro de su casco urbano exige de numerosas paradas y una velocidad media bastante baja, que alargan los tiempos de desplazamiento a pesar de las contenidas distancias de la ciudad. Esto da notable ventaja al coche eléctrico en confort de conducción y especialmente en economía, al resultar el Renault ZOE de la prueba unas 8 veces más económico que el diésel habitualmente conducido por el redactor, o incluso puede serlo más aún si  aprovechamos las recargas gratuitas en algunos centros comerciales o en el parking del lugar de trabajo.

Si salimos fuera del casco urbano central de Sevilla, continuamos encontrándonos distancias muy cómodas para un eléctrico en comparación con otras ciudades. Los núcleos principales de población y sus distancias al centro geográfico de la ciudad (barrio de Nervión ) son Comarca del Aljarafe (Tomares, Bormujos, Mairena), 10 km; Dos Hermanas 13 Km; Montequinto, 7 km; Sevilla este 7 km, y como punto de importancia logística, el aeropuerto de San Pablo está a 7 km.

Puede decirse que la mayor distancia de conducción urbana en Sevilla es el trayecto Mairena del Aljarafe – Aeropuerto con un recorrido de 32 km. Para este caso deberíamos ser precavidos y contar con al menos 80 Km de autonomía antes de tener que llevar o recoger pasajeros.

Para el día a día conduciendo un Renault ZOE ZE 40 por Sevilla, no hemos necesitado recargar más de una vez por semana aun usando el coche a diario para acudir al trabajo desde Dos Hermanas a Sevilla, y numerosos desplazamientos a compras y gestiones por toda la ciudad. La verdad es que la autonomía no condicionó en absoluto en el uso diario durante la prueba.

La temperatura templada de Sevilla por un lado es aliada de la autonomía ya que raro será el día que baje de 6 ºC y afecte al rendimiento de la batería, pero por otro lado, la necesidad de uso intensivo del aire acondicionado en verano debe ser tenido en cuenta pues va a influir en la autonomía.

Derribar las murallas de la ciudad con el ZE 40

En cuanto a salidas de Sevilla se refiere, hay que decir que la llegada del Nuevo ZOE ZE 40 ha salvado por fin al conductor eléctrico sevillano de la muralla urbana de la autonomía. Veamos a continuación ejemplos de radios de alcance reales, ida y vuelta sin recargar baterías, desde Sevilla con un ZOE ZE 40 motor R90.

  • En recorridos por autovía a unos 110 km/h podemos llegar a Huelva, Mazagón, Matalascañas, Doñana, Jerez, Estepa o Écija.
  • Conduciendo a 100 Km/h aumentamos el radio de alcance hasta el Puerto de Santa María, Cádiz, o Punta Umbría, en la costa de Huelva.
  • Si bajamos algo más la velocidad por carretera o autovía a 90 Km/h podríamos visitar Ronda, Málaga, Córdoba o Vila Real do Santo Antonio (Portugal).
  • En el caso de poder contar con recarga en destino podríamos viajar a Lagos, Tarifa, Málaga, Jaén, Granada o Cáceres.
  • Sin tener que apurar las baterías también hay imprescindibles enclaves históricos cercanos y otros en los podemos perdernos en la naturaleza.

La nota discordante: los puntos de recarga

Actualmente en la ciudad de Sevilla la única ventaja municipal para los usuarios del coche eléctrico es el poder usar los carriles bus. Podría sonar a poco, pero lo cierto es que se acortan enormemente algunos recorridos gracias a que, por ejemplo, se pueda circular por toda la Ronda, calle que rodea todo el casco histórico, en ambos sentidos.

En lo que se nota aun falta de desarrollo del mercado eléctrico, es en los puntos de recarga públicos tanto de pago como gratuitos en centros comerciales. El caso es que a priori el número de puntos parece acorde con el parque eléctrico actual, pero la experiencia dice que muchos de ellos son de recarga muy lenta, están escondidos en unos pocos parkings y apenas varias gasolineras o no están operativos. Para empeorar las cosas, ocurre algo inesperado en los centros comerciales, y es que los puntos de recarga suelen estar ocupados por vehículos térmicos de conductores irrespetuosos o despistados.

Es por todo esto que en Sevilla se hace necesario contar con punto de recarga en casa o en el lugar de trabajo para la recarga habitual.

Ya ocurrió con la bicicleta

Sevilla es una ciudad ideal para el coche eléctrico por sus distancias asequibles, circulación lenta y carril taxi bus permitido para eléctricos. La otra cara de la moneda es que necesita desarrollar su infraestructura de recarga y contar con más ventajas de uso en la normativa municipal.

Aunque parezca aun algo lejano el que el vehículo eléctrico se convierta en una opción normal en Sevilla, no hay que olvidar que hay un vehículo que hoy forma parte de su paisaje y que una parte importante de la población lo tiene como vehículo principal para un uso diario. Hace apenas unos años la bicicleta tenía un uso marginal y era insospechado que pudiera tener un auge tan extraordinario gracias al carril bici y a la afición al deporte.

Sin duda la bicicleta es el vehículo urbano más ecológico, ojalá el vehículo eléctrico pronto siga sus pasos en Sevilla.

 

 

Comentarios