8 razones de peso para comprar un coche eléctrico en 2017

Hoy día los vehículos eléctricos son más asequibles, con un ahorro en aspectos de su vida útil que a la larga hacen la inversión rentable.

El año 2016 cerró con buenas noticias para el vehículo eléctrico con un aumento del 59% de las ventas con respecto al año anterior, más aún que el 56% que subió entre 2015 y 2014. A pesar de ser todavía un mercado pequeño, es un mercado en expansión en el que quien prueba un eléctrico no vuelve a un vehículo de combustión.

Si estás pensando en adquirir un vehículo a lo largo de este 2017, este artículo te interesa. Porque tanto si tus motivos son de interés personal como si quieres moverte por el mundo de forma respetuosa, te damos 8 motivos de peso para comprar un vehículo eléctrico frente a uno de combustión.

Porque tienes autonomía suficiente para el 90% de tus trayectos

La autonomía de los vehículos eléctricos sigue siendo cuestionada, incluso después de casi duplicarla y aumentar su densidad energética de manera considerable hay quien sigue viendo insuficiente poder hacer 300 km del tirón. Sin embargo, a día de hoy el vehículo eléctrico podría cubrir el 90% de los trayectos del día a día (el MIT afina esa cifra al 87%), porque en realidad no conducimos tanto ni tan lejos como pensamos.

Porque vas ahorrar

Lejos quedaron los tiempos en que teníamos como excusa que el vehículo eléctrico salía por un ojo de la cara. Ningún vehículo es barato, pero hoy día los vehículos eléctricos son más asequibles y aunque el coste de adquisición parezca elevado, hay un ahorro en otros aspectos de su vida útil que a la larga hacen la inversión rentable.

Por ejemplo, en el momento de la compra, el vehículo está excluido del coste de matriculación. Y en el día a día, el coste de aparcar en áreas metropolitanas también es 0, por no mencionar las bonificaciones en peajes. En este sentido, no hay que dejar fuera de los argumentos de compra el bajo coste de mantenimiento que tu vehículo eléctrico tendrá frente a uno de combustión dada la sencillez de su mecánica.

Y ahora viene una de las claves que hacen tener al vehículo eléctrico una ventaja poderosa: el precio de la electricidad frente al de la gasolina. Veamos lo que podemos llegar a ahorrar a partir de unos cálculos que ya hicimos en función de la tarifa de electricidad que tengamos contratada en casa:

  • Si nuestra tarifa es 2.0 A (0,15445 €/kWh), recorrer 100 km con un consumo de 14,7 kWh nos costará 2,27 € brutos. En el mismo caso para un coche de gasolina de las mismas características, con un consumo de 6 litros por 100 km, el coste sería de 7,5 €. Esto quiere decir que ahorraríamos 5,23€ cada 100km recorridos.
  • Pero si tenemos una tarifa 2.0 DHS (0,056259 €/kWh durante el periodo supervalle), el coste se reducirá a 0,82 € brutos por cada 100 km. Con un ahorro de 6,68€ frente a uno de gasolina en los mismos kilómetros recorridos.

Con estos datos, solo cabe coger lápiz y papel para ver lo que te puedes ahorrar a lo largo del año simplemente en ir o venir al trabajo y los recados habituales durante la semana.

Porque tendrás la gasolinera electrolinera en casa

¿Cuántas veces hemos pensado eso de «ya le echo gasolina en otro momento» porque no nos apetece pasar por caja en una gasolinera? El motor eléctrico es el único modo de impulsión que se puede recargar en el domicilio.

Gracias a sistemas como el cargador Camaleón, que tiene un amplio rango de potencia en la carga, podemos jugar con la posibilidad de diversos puntos de recarga para el vehículo. Y eso implica contar también el que tengamos en casa.

Porque las modalidades de recarga se adaptan a ti

Tirar un cable por la ventana para cargar puntualmente un ZOE con la toma eléctrica de un amigo es un puntazo, pero si tenemos prisa por cargar nuestro coche tenemos más alternativas, como la carga acelerada o la carga rápida.

En la primera (3,3 – 7,3 kW) tendremos la batería al 100% entre 6 y 12 horas después de enchufarlo, y con la recarga rápida (43 kW) tendremos el 80% de la batería cargada en 1h 30 minutos. Son más de 200 km de autonomía real para el ZOE de 41 kWh.

Porque mejorarás el aire de tu ciudad

Las ciudades modernas todavía acarrean los problemas de salud que imprimimos a lo largo del siglo pasado (y que nos empeñamos en perpetuar en este). Es por eso que cada vez con mayor frecuencia salta la alarma y se aplican los protocolos de contaminación, para que la polución que hemos lanzado sobre nosotros se difumine.

El vehículo eléctrico no solo no contamina el aire de la ciudad, sino que, alimentado con fuentes de energía renovables es la única apuesta para la salud de los que vienen detrás. Si quieres un aire más limpio, desde luego necesitas un vehículo eléctrico.

Porque buscas tu seguridad, y la de los tuyos

El Renault ZOE demostró no solo que era el vehículo eléctrico más seguro, sino que en las pruebas EuroNCAP demostró también que dejaba atrás a los vehículos de combustión siendo el vehículo urbano más seguro. Si te preocupa la seguridad al volante, y este es un factor crucial a la hora de elegir un vehículo, está claro que lo que necesitas es un coche eléctrico.

Porque ayudarás a revertir el calentamiento global

Si lo pensamos detenidamente, en realidad no harían falta más puntos que este. Fue el transporte de combustión el que calentó la atmósfera del planeta, la llenó de CO2 y NxOy y  eliminó en parte la capa de ozono.

El vehículo eléctrico es la antítesis de todo esto. Es la manera de dar marcha atrás al problema más grave que hemos creado los humanos, y solucionarlo. Aunque nos parezca poco urgente, este punto debería estar el primero de una lista muy corta de cosas por hacer en 2017.

Porque nunca has conducido tan cómodo

Decir que el vehículo eléctrico no produce ruido no es cierto. Conduciendo a 120 km/h en un viaje es normal oír el sonido del viento, o que haga ruido al pasar por una carretera a altas velocidades. Sin embargo, el ruido que produce un vehículo eléctrico en comparación con uno de combustión siempre estará por debajo. Y en las ciudades, donde la velocidad es relativamente baja, ni se escucha el motor.

Razones para elegir un vehículo frente a otras alternativas hay muchas, entre una decena y varios centenares. Para elegir entre un vehículo de combustión y un vehículo eléctrico hay menos, pero todas de peso.

 

Imágenes | iStock/Tomwang112PolskiiStock/pum_eva

 

 

Comentarios