Renault presenta Symbioz, el coche (eléctrico) del futuro que vivirá en simbiosis con tu hogar

"Nuevo espacio de vida para una nueva forma de libertad". Así ha presentado Renault el Symbioz, el vehículo que vivirá en simbiosis con nuestro hogar.

El Salón de Frankfurt ha sido el escenario para presentar el Renault Symbioz, el concept car con el que la marca francesa quiere presentar su visión sobre el futuro de la automoción. Como vimos con el NEXT TWO el TREZOR,toda la innovación se dirige hacia un coche conectado, autónomo y eléctrico. En esta línea se encuentra el nuevo prototipo de Renault, un coche que mira al 2030, esta vez con un concepto rompedor porque Renault lo ha pensado como una extensión de la vivienda en la carretera.

Cien por cien eléctrico, autónomo a nivel mind off, completamente modulable y conectado permanentemente. Así serán los rasgos de un vehículo que, acompañado de un diseño innovador que maximiza el espacio, revolucionará la manera que tenemos de vivir y convivir en nuestro vehículo y nuestro hogar.

El vehículo, en simbiosis con el hogar

Con Symbioz, Renault concibe el automóvil como una habitación adicional del hogar. Podrá situarse en diferentes puntos del inmueble y cumplir diferentes roles (sala de estar, despacho, terraza…) en función de las necesidades de la familia. Para ello, su interior será similar a los de la vivienda, en cuanto a materiales y mobiliario.

Esta simbiosis con el hogar se verá también reflejada en el consumo de energía. Vehículo y hogar compartirán conexión a la red eléctrica, gestionándose la potencia y velocidad de la carga a través de inteligencia artificial en función de si se prevén viajes, trayectos largos, etc. El objetivo es conseguir un consumo óptimo y eficiente tanto del hogar como del automóvil.

El concepto clave que define esta simbiosis es el de la conectividad permanente entre el vehículo y la vivienda. El Symbioz tendrá acceso a los datos personales de los miembros de la familia y permita ofrecer una experiencia simplificada. La filosofía que se persigue es el Easy Life, abanderado por Renault y que la marca francesa quiere extender a todo el hogar.

El vehículo como prolongación del hogar en la carretera

Una vez que el Symbioz se pone en marcha, debe convertirse en una extensión de la vivienda sobre el asfalto. Para ello, la conectividad se pone al servicio del tiempo libre de sus pasajeros.

Cada ocupante es identificado y el espacio que ocupa es adaptado a sus gustos y necesidades particulares. Tendrán acceso a todas sus opciones de ocio, sus medios de comunicación y sus servicios, como si estuvieran en casa. También tendrán acceso a todas las funciones y electrodomésticos del hogar a través de la plataforma de movilidad y servicios conectados de Renault Easy Connect.

Pero la conectividad también se pone al servicio de la seguridad de los ocupantes, gracias a las comunicaciones efectuadas desde el vehículo hacia el resto de vehículos. Así, se emitirán avisos en uno y otro sentido sobre accidentes, peligros en la calzada, retenciones de tráfico… Pero también se realizarán comunicaciones con las infraestructuras viales, como con los peajes para aminorar la marcha o los parking para buscar plazas libres.

Un vehículo 100% eléctrico para un futuro libre de emisiones

Teniendo en cuenta que es un vehículo para el futuro, el Symbioz será por supuesto cien por cien eléctrico, montando el motor Z. E. que ha hecho de Renault pionero y líder del mercado en Europa. El Symbioz monta dos motores eléctricos con imanes permanentes situados en el eje trasero, cada uno asociado a una rueda, permitiendo así una mayor agilidad y una mejor transmisión de la potencia al suelo.

El Symbioz registra una potencia de 500 kW, pasando de 0 a 100 km/h en 6 segundos. Las baterías de 72 kWh ofrecen una autonomía de más de 500 km reales y podrán ser recargadas al 80% en sólo 20 minutos, por el método de inducción.

Así, gracias a la configuración de los motores y al reparto de las baterías, tendremos un mayor dinamismo y placer en la conducción.

Conducción autónoma para sentirse como en casa

El objetivo de Renault era que el conductor se pudiera convertir en un pasajero más para poder vivir toda la experiencia del Easy Life y Easy Connect. Por ello ha concebido Easy Drive, las funciones de conducción autónoma que irá desplegando progresivamente para toda la gama. Así, el Symbioz está dotado de la capacidad de conducción autónoma de nivel 4. Este nivel, llamado mind off, libera al conductor de conducir y le permite al vehículo tomar el control con total seguridad.

El Symbioz permite tres experiencias distintas en el modo de conducción autónoma. Con Alone@Home, se liberará espacio retirando mandos e instrumentos para que el conductor cuente con más espacio para dedicarse a sus actividades personales. Con Sharing, cambiará la configuración y posición de los asientos delanteros para que el conductor y el acompañante puedan girarse hacia el resto del habitáculo y compartir la experiencia con los otros pasajeros. Con Relax, el asiento pasará a una posición más relajante de “gravedad cero”, pudiendo incluso disfrutar de experiencias de realidad virtual a través de un casco especial.

El espacio como clave del diseño

Para conseguir una mejor habitabilidad del vehículo, se ha optado por diseñar una berlina de 4,70 m de largo, 1,98 m de ancho y 1,35 m de alto, dimensiones que corresponden a un vehículo del segmento D. Sin embargo, su interior modulable permitirá una distribución y amplitud similares a los del segmento E.

Para lograr esa prolongación del hogar, el Symbioz ha sido diseñado con un estilo marcadamente arquitectónico que ha impuesto sus leyes sobre las del diseño de automóviles. La parte baja está compuesta por una carrocería de fibra de carbono con pinturas en distintos acabados que aportan calidez, elegancia y autenticidad como el hogar. Los elementos luminosos están integrados con naturalidad, estableciendo un vínculo directo con el resto del diseño que no le entorpece, sin embargo, una funcionalidad perfecta. Los neumáticos serán estrechos, y las llantas están diseñadas como radios de bicicletas, aportando el conjunto sensación de ligereza y dinamismo pero consiguiendo también unos altos niveles de eficiencia energética.

La parte alta del Symbioz está por su parte dominada por el cristal, que gracias al tratamiento de esmaltado de solidez y robustez. El techo opaco se ha minimizado y permanece suspendido sin apenas uniones metálicas

Por su parte, el interior está diseñado para optimizar el bienestar de los pasajeros, y para permitirles realizar todas las actividades que harían en el hogar. Para ello, el espacio se ha dotado de modularidad máxima que permitirá cambiar la configuración a las necesidades de cada momento: instrumentos que se retiran para ganar más amplitud, asientos que se giran y se reclinan como si fueran sillones, mesas que se despliegan para ganar superficie útil… Todo como si estuviéramos en el salón de casa.


Imágenes | Renault España Prensa

Comentarios