En Melbourne los árboles son una cuestión de Estado: sus habitantes pueden adoptar uno

Cada gota de agua puede salvar una vida. Coge un cubo y adopta un árbol.

En efecto, has leído bien. Estamos de celebración porque los árboles pueden ser adoptados. Y no estamos hablando de ninguna actividad aislada de un moviento hippie, sino de una iniciativa gubernamental para concienciar sobre la sostenibilidad ambiental a los melburnianos.

Los árboles, como veremos, desempeñan una labor crucial en el seno de nuestras ciudades. Regulan la temperatura, aumentan la humedad e incluso frenan los vientos fuertes. Nos cuidan, y quizá solo por eso nosotros deberíamos cuidarlos a ellos, regarlos, o adoptarlos. Si vives en Melbourne puedes adoptar un árbol.

Trayectoria medioambiental de Melbourne

Esta iniciativa de cuidar el entorno viene de lejos. Lo cierto es que Melbourne tiene una larga tradición de cuidado medioambiental y preservación de la naturaleza. Su objetivo comunitario a largo plazo es diseñar y construir una ciudad ecológica mediante una serie de puntos clave:

  • Reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. Hilan tan fino que distinguen entre el CO2 y el CO2 equivalente tanto por habitante como por trabajador.
  • Disminución de los residuos en el vertedero municipal, bien mediante reciclaje como de campañas de sensibilización enfocadas a la reutilización y reducción de materias primas.
  • Gestión sostenible del agua.
  • Aumento de la biodiversidad en la cubierta de los edificios del municipio. No hablan solo de plantar sobre las azoteas, sino en aumentar la biodiversidad de las actuales terrazas verdes.

Los edificios, en materia de eficiencia, tienen sobre sí una dura normativa municipal. La climatización de las ciudades, junto a los vehículos de combustión, son las causas de más emisiones de CO2 a la atmósfera.

Una de las joyas de la corona es la Council House 2 (CH2). Cuenta con una tecnología en climatización que se podría calificar como futurista si no fuese porque lleva en funcionamiento más de diez años. Llama la atención, y tiene un punto en común con la adopción de árboles, que haya una planta (vegetal) por cada ocupante del edificio.

Los árboles que mitigarán el Cambio Climático

Melbourne siempre ha enfocado la concienciación medioambiental hacia los árboles. Esta se reforzó desde que recibieron el mensaje del Cambio Climático en forma de tragedia.

El 7 de febrero de 2009 el Estado de Victoria, del que Melbourne es la mayor ciudad, perdió 400.000 hectáreas de bosques debido a varios incendios provocados por las sequías. Lo llamaron Black Saturday, e incluso perdieron varias ciudades pequeñas. El mensaje caló hondo: hay que frenar, o minimizar, el Cambio Climático.

Melbourne focalizó gran parte de su estrategia medioambiental en crear un gran bosque urbano (Urban Forest Strategy). La idea tras ello era la de adaptar la ciudad al cambio de las temperaturas del efecto invernadero bajando las mismas dentro de la ciudad. Mitigar el efecto isla, crear ecosistemas más saludables (variados) e involucrar a la comunidad, estaban entre sus objetivos principales.

Melbourne antes y después - adopta un árbol
A la izquierda, árboles plantados en la última década en el municipio de Melbourne. A la derecha, el total actual. Fuente: Melbourne Urban Forest Visual.

Como Singapur, Melbourne es una megalópolis (más pequeña) que se ha fusionado con otras ciudades de su entorno como Puerto Phillip. Debido a un carácter predominantemente hormigonado, no dispone de demasiados árboles. Cerca de 77.000 para una población de más de cuatro millones de habitantes.

Para que nos hagamos una idea, grandes municipios como Barcelona o Madrid cuentan con 235.000 y 300.000 árboles cada una. Viendo cifras similares por todo el globo, la ciudad de Melbourne se ha planteado duplicar su arbolado de aquí a 2040, y volver a hacerlo en décadas futuras. Algo que ya hizo Barcelona, logrando beneficios invisibles para sus vecinos.

El problema serio lo tiene la mencionada Puerto Phillip, una ciudad portuaria adherida al municipio de Melbourne que ya está notando los todavía ligeros cambios en la conducta del océano debido al Cambio Climático.

Iniciativa Adopta un Árbol

Es en Port Phillips donde la iniciativa Adopta un Árbol arrancó el verano de 2009, y lleva repitiéndose todos los veranos desde entonces. El objetivo de esta campaña es la de ayudar a los árboles a sobrevivir a los duros veranos de la ciudad costera.

Aunque la campaña pueda parecer infantil (sin duda iba enfocada a los más pequeños) el Dr. Tree enseñaba el modo en que se deben regar los árboles en las estaciones cálidas para que puedan hacer frente a la temperatura. Después de todo, la vegetación es muy buena absorbiendo calor (mejor que los humanos) y nos protegen de las estaciones. ¿Por qué no devolverles el favor?

Cada gota de agua puede salvar una vida. Coge un cubo y adopta un árbol.

Iniciativas similares son frecuentes en colegios de todo el mundo. Por ejemplo, el uso del agua sobrante de los comedores se usa para regar los huertos urbanos. ¿El coste? Un poco de agua y algo de tiempo. Es la misma política que regar los lindes de una vivienda si vemos fuego en el horizonte: siempre ayudará que las llamas se topen con una barrera húmeda. Que no veamos el fuego del Calentamiento Global no significa que este no esté ahí.

Sin embargo, la adopción no es privada. Uno no puede llevarse el árbol a casa, sino simplemente regarlo si lo ve seco, humedecer su base cuando la tierra esté cuarteada o mojar la corteza para ayudarle a soportar el sol. Quizá la iniciativa debió llamarse apadrina un árbol, pero hasta ahora Adopta un Árbol ha funcionado bastante bien.

 

Concienciar a los más pequeños de los problemas que supone para todos el calentamiento global es crucial para su supervivencia. Esta campaña pretende abrirles los ojos a un mundo en el que la mano del hombre ha dado lugar a temperaturas ascendentes.

Aumentar la masa verde ayuda no solo a paliar el calor, también minimiza las variaciones de temperatura. E incluso llegado el caso de una crecida puntual de las aguas, a mitigar la penetración en la ciudad. Aumentar el número árboles (la vegetación en general) en nuestras ciudades es crucial para disfrutar de una vida larga y saludable.

De ahí que las políticas medioambientales de muchas ciudades del globo partan de la idea de cuidar los árboles. Son nuestra línea de defensa contra el calentamiento global.

 

En Corriente Eléctrica | Las 5 ciudades que más innovan para proteger el medio ambiente

Imágenes | iStock/lisathephotographerMelbourne Urban Forest Visual

Comentarios