Smart City Expo World Congress: las ciudades de todo el mundo se unen para mejorar

Este tipo de reuniones son equivalentes a las que realizaron los países durante la Exposición Universal de Londres en 1862 o de París en 1889, en esta ocasión focalizadas en las ciudades

Un año más, la ciudad condal se ha convertido en faro de las nuevas ideas del mundo con la Smart City Expo World Congress, una reunión que unirá ciudades de todo el globo en el mayor evento internacional que tiene como objetivo impulsar las ciudades inteligentes.

Entre los asuntos que se han colocado ya sobre la mesa están los grandes cambios de las ciudades, el empoderamiento ciudadano, la movilidad urbana, la bicicleta y el vehículo eléctrico y, la creación de empleo que viene como fruto de estos temas, entre muchos otros.

¿Qué lleva a tantas ciudades a reunirse?

¿Qué motivo une a 568 ciudades de 105 países diferentes y desarrolla 421 ponencias para 14.000 visitantes? En líneas generales podríamos hablar de aprender y enseñar todo aquello que unos saben y otros necesitan saber, compartir conocimiento, aunar esfuerzos, crear sinergias y trazar un plan de futuro global para las ciudades.

smart-city-plaza

Este tipo de reuniones son equivalentes a las que realizaron los países durante la Exposición Universal de Londres en 1862 o de París en 1889, en esta ocasión focalizadas en las ciudades. Pero en lugar de transmitir tan solo el avance científico sobre el papel o nuevos diseños para el futuro, ahora suben a la palestra proyectos probados en diferentes ámbitos urbanos.

El encuentro tendrá lugar del 15 al 17 de noviembre en Barcelona y pretende ser el expositor de un nuevo urbanismo, en el que las nuevas tecnologías, métodos y avances en movilidad conviven juntos para hacer felices a sus ciudadanos.

Una inversión sin precedentes

Hace unos días mencionábamos cuánto cuesta una ciudad inteligente dando a entender que mejorar nuestra ciudad nos da la oportunidad de vender lo aprendido a otra ciudad vecina o a otros países. El conocimiento, en este marco de mejora, es uno de los productos que las ciudades requieren. Y están dispuestas a pagar por ello.

Se espera que la inversión global para alcanzar en unos años de lo que hoy día consideramos smart city, supere los 117.000 millones de dólares. En la economía de nuestro país esto se traducirá en entre 175.000 y 300.000 puestos directos tan solo para la economía digital asociada a la transformación.

China es uno de esos países que comprará tecnología a Europa y América. Su crecimiento es tan acelerado que habrá un foro específico en la Expo sobre cómo tratar los problemas añadidos de la gran expansión urbana que sufre el país, que les obliga en algunos casos incluso a allanar montañas.

Una movilidad inclusiva: peatón, bici y coche

Resumir cientos de horas de conferencias (especialmente si todavía no se han dado) resulta un imposible. Pero sí podemos dar un par de pinceladas sobre los temas que se tratarán en cuanto a movilidad, poniendo como ejemplo la presentación de las superislas (del catalán superilles) o supermanzanas barcelonesas.

Barcelona puso en marcha su supermanzana hace un par de meses, ganando los vecinos de estas nueve manzanas agrupadas un espacio de 2.000 m2 para su uso. Gracias a este tipo de iniciativas se fomenta la movilidad peatonal y ciclista sin jugar en detrimento de los vehículos a motor, que podrán seguir circulando a 50 km/h en el contorno de la supermanzana y a 10 km/h en su interior. De ese modo los vecinos, visitantes, carga y descarga podrán seguir su actividad como hasta ahora, pero ayudando a crear un entorno más seguro.

Ese mismo esquema de reducción de la velocidad se puede observar en ciudades radiales como Madrid, con los anillos M-50, M-40 y M-30 a 120, 100 y 70 km/h respectivamente.

Estas supermanzanas recuperan parte de la calzada para uso de todos los ciudadanos del mismo modo que el Lowline Lab. Si el metro de Moscú es una obra de arte, Nueva York pretende retirarle el título convirtiendo en jardines subterráneos sus estaciones abandonadas. La adaptación a Europa es evidente: ¿Qué ciudad europea con suburbano no tiene estaciones fantasma por uno u otros motivos?

lowline-lab-de-nueva-york

El vehículo eléctrico que limpiará las ciudades

La impulsión del vehículo eléctrico frente al vehículo de combustión es otro gran pilar de la Expo dentro de un marco más amplio de reducción de la contaminación en las ciudades. Hacer más bajos los niveles de CO2 y NOx, disminuir el ruido por las calles, o reducir la temperatura y el efecto isla en la ciudad son puntos clave en las reuniones.

Esto cobra especial relevancia en ciudades altamente contaminadas y ciudades de nueva creación, con la intención de que estas últimas no caigan en los mismos errores de las ciudades más antiguas. A fin de cuentas, el Smart City Expo World Congress será un lugar de aprendizaje y enseñanza global.

Fotografías | iStock/Meinzahn, Expo 2014, Lowline

 

Comentarios