Mallorca acoge el Smart Island World Congress: las islas tienen muchas razones para ser inteligentes

Los problemas de insularidad se convierten en ventajas a la hora de ser sostenibles, por ejemplo, para el uso del coche eléctrico

Las ciudades inteligentes o smart cities son la única apuesta viable por el largo plazo de la organización humana futura. Son la esperanza de la sostenibilidad medioambiental, de la generación energética no contaminante y de la movilidad eléctrica asociada. Pero es en mitad del mar donde lo inteligente toma forma estos días.

Frente a las ciudades inteligentes, las smart islands son una apuesta más compleja por su extensión, pero más factible por condiciones como su aislamiento y territorio acotado. El Smart Island World Congress es un congreso que reúne en Calviá (Mallorca) a islas de todo el mundo por un futuro mejor.

 

Smart islands con smart cities

Las smart islands son un concepto relativamente nuevo que sigue con la dinámica de mejora continua de las smart cities. Su mayor diferencia radica en que su aplicación se realiza a lo largo de toda una isla o conjunto de islas, y no en un único entorno metropolitano.

Como consecuencia, aparece la dificultad de coordinar docenas de municipios pequeños (¿smart villages?) para lograr un objetivo común. Ya hemos visto proyectos de éxito similares, en los que se aglutinan diferentes ciudades aisladas, como América Latina y Caribe con su Diamante Caribe.

Frente a la dificultad, las islas cuentan con numerosas ventajas que las que las smart cities de interior o costa, como Madrid, Málaga o Barcelona, no tienen. De estas ventajas, que comentaremos a lo largo del artículo, se han dado cuenta islas de todo el mundo.

España, pionera como es en la organización de congresos especializados sobre smart cities (como la Smart City Expo World de Barcelona), acoge estos días en Mallorca a islas de todo el mundo para discutir el futuro de los territorios de mar.

Estos son los temas más relevantes que se van a tratar en el Smart Island World Congress.

Conectividad, Big Data y redes eléctricas inteligentes

Una de las grandes ventajas de gestionar un proyecto común para toda una isla, aunque tenga muchos municipios, es que todo queda relativamente cerca. O, al menos, existe un límite obvio a la gestión: el mar.

En una isla es más fácil gestionar aspectos como los grandes volúmenes de información y su análisis mediante Big Data porque cualquier flujo (personas, energía, Internet, pertrechos, materias primas…) viene y se va a través de un número limitado de puertos navales y aeropuertos. Gracias a esto, optimizar esos flujos y minimizar su impacto sobre el medio ambiente resulta más sencillo.

Smart islands conectividad big data y redes eléctricas inteligentes

Por ejemplo, la red eléctrica de una isla tiene la gran ventaja de no estar unida a una decena de otras redes eléctricas en forma de malla que rodea las islas, con lo que llevar a cabo actuaciones de manera autónoma resulta más cómodo.

Sostenibilidad para el futuro

En las islas, la sostenibilidad es más asequible que en los continentes. Se debe en parte a las cortas distancias a recorrer, que fomentan el consumo y gasto local, entre otros; y en parte a la facilidad con la que se generará energía, pilar básico de cualquier coste actual.

Las distancias cortas fomentan el vehículo eléctrico

Las islas son el entorno perfecto para el vehículo eléctrico. Por un lado, las distancias cortas o medias hacen que una batería de 300 km de autonomía real sea, más que suficiente, excesiva. Tendremos batería de sobra.

Por poner un ejemplo, la red de carreteras de las Islas Baleares tiene un total de 94 km de autopistas, y las Islas Canarias tienen 246 kilómetros. Eso significa que con una sola batería puedes dar casi una vuelta entera a todas las islas de España. Imposible quedarse sin carga, a menos que nuestro trayecto de casa al trabajo salte de isla en isla una decena de veces al día (algo improbable).

Unido a esto está el hecho de que siempre hay un cargador a pocos kilómetros, por lo que los conductores de vehículo eléctrico vivirán completamente despreocupados de cargar su batería. En entornos isleños, iniciativas como Elbnb pueden cubrir las islas con unos pocos cargadores privados comunitarios.

Generación local con energías renovables

Este es uno de los motivos por los que las islas pronto serán los primeros entornos cuya dependencia energética exterior será nula: podrán cortar los cables con relativa facilidad y generar su propia electricidad local, que a su vez se distribuirá a través de redes eléctricas inteligentes.

Debido a su tamaño, la electricidad generada en la isla no tiene que recorrer inmensas distancias para su uso, y el mero hecho de acercar la generación del consumo ya supone una disminución de las pérdidas eléctricas por transporte y el que la generación limpia se abarate.

Las redes eléctricas inteligentes se nutrirán, a diferencia de como ocurre hoy día, de energía 100% verde. Y ocurrirá antes en las islas que en los continentes. El motivo principal es que las energías verdes abundan en las islas. En especial la maremotriz, ya que todas las islas están rodeadas de olas de distinto tamaño; y la energía eólica, porque es frecuente que sobre las masas de agua se generen vientos.

Smart islands generación energías renovables

De ahí que la mayoría de las islas estén instalando parques eólicos no solo en su territorio, sino también en pilotes sobre el mar que se adentran varios kilómetros en el agua.

En la actualidad, el 41,1% de la energía con la que se cargan los vehículos eléctricos es sostenible. Pero en las islas este porcentaje podría crecer hasta el 100% en pocos años si existe una voluntad política detrás. Y el foro Smart Island World Congress nos demuestra que, por lo menos, hay una intención importante en invertir en el futuro.

España cuenta, además, con con sol durante todo el año, por lo que la energía solar (quizá en forma de garajes solares) será un punto importante en el ajuste de la potencia eléctrica diurna.

Frente a una generación local y muy asequible, el vehículo de combustión necesitará importar caro el combustible. En otras palabras, el vehículo térmico desaparecerá en primer lugar en las islas, primer lugar donde dejará de ser competitivo. Además, ocasiona problemas medioambientales, de salud y, en las islas, de territorio.

Las islas combatirán las primeras el calentamiento global

Las islas son las primeras interesadas en la energía verde y en la sostenibilidad. Además de los problemas de contaminación que traen asociados problemas en la salud, se estima que el efecto del Cambio Climático hará perder buena parte del territorio a las islas.

Necesitan no solo convertirse en entornos sostenibles, sino abanderar el estandarte del progreso verde y dar cuenta de que se puede crecer siendo sostenible, para que el resto del mundo las siga.

Economía circular y alimentación sostenible

La mayoría de las islas tienen la capacidad energética para ser autosuficientes y no depender así del petróleo externo o de prohibitivos sistemas de entrega eléctrica. Pero la economía circular no se basa solo en la energía.

En materia alimentaria, por ejemplo, las islas de nuestro entorno cuentan con la ventaja de tener entornos escarpados donde la maquinaria industrial no tiene cabida, y por tanto no es rentable sembrar con monocultivos transgénicos.

Smart islands economía circular y alimentación sostenible

Islas de todo el mundo se preguntan hoy día si pueden reincorporar a su economía los perdidos campos de cultivo interurbanos que promuevan la agricultura local y redunden en un beneficio económico, de salud y bienestar local para los isleños.

Desarrollo social y urbano

Que los flujos eléctricos sean circulares o exista autoabastecimiento energético no significa que las islas formen un escudo a su alrededor y se aíslen del mundo. Todo lo contrario, un aumento de la competitividad y de la autosuficiencia las convertirá en motores de economías tan importantes en nuestro país como es el turismo, pero sin el problema asociado de la dependencia externa.

Muchas de estas islas ya están invirtiendo en startups, industria del conocimiento o incubadoras de negocio y FabLabs. Temas todos que se tratarán en el Smart Island World Congress.

 

Dicen que incluso los continentes son islas grandes, y no pocos autores consideraron en el pasado el planeta Tierra como una isla en la inmensidad del espacio. Las smart islands encabezarán el progreso verde que seguiremos todos los demás rincones del mundo, lo que nos acercará un poco más a la sostenibilidad.

 

Imágenes | iStock/AlexanderNikiforov, iStock/DaLiu, iStock/mh1970, iStock/AlexanderNikiforov

Comentarios