Esta pequeña tela de araña puede revolucionar el mundo de las baterías

El mayor logro de Gladis Aparicio fue la creación de una membrana para fabricar baterías respetuosas con el medio ambiente.

¿Y si te dijeran que un solo hilo de tela de araña puede detener una bala? Probablemente te parezca imposible y no lo creas demasiado. Es posible que tu cabeza, escéptica, empiece a acumular preguntas del tipo: ¿cómo de resistente es?, ¿cuánta cantidad de hilo haría falta?, ¿cómo habría que colocarlo? Y aún así… seguro que te sigue pareciendo increíble.

Lo cierto es que el hilo que fabrican las arañas para tejer sus telas es muy útil y posee una cantidad de atributos que al común de los mortales le costaría bastante imaginar. Al menos, las tiene el hilo que genera la “araña de seda dorada” o Nephila Clavipes, que es ultraflexible, más resistente que el acero y más elástico, incluso, que el nylon. Así lo asegura la científica que más lo conoce: Gladis Aparicio Rojas. Esta doctora en Física ganó en 2014 el premio a la Mejor Inventora del Mundo, gracias a su investigación sobre los conductores iónicos del estado sólido en el hilo de tela de araña.

Dicho de una manera que lo entendamos, el trabajo que le ha valido a Aparicio semejante reconocimiento trataba de estudiar la capacidad conductora de energía y electricidad del hilo de araña: un análisis que le costó mucho tiempo de insistencia, tesón y, sobre todo, confianza. No fueron pocos los que se mostraron incrédulos y escépticos ante su apuesta y llegaron a tacharla de “loca”.

En cualquier caso, al comenzar su investigación, Aparicio se documentó acerca de los usos del hilo y descubrió que ya tenía distintas aplicaciones industriales. En Medicina se usa para realizar suturas y, en la industria musical, en Japón, se elaboraron las cuerdas de un violín con este hilo y lo que se consiguió fue un sonido más suave y profundo. También encontró que, en Madagascar, tras cinco años recogiendo el hilo, se logró confeccionar un auténtico vestido de fiesta.

Baterías respetuosas con el medio ambiente

Pero más años todavía le llevó a Aparicio su investigación hasta que consiguió un resultado que le satisfizo: la creación de una membrana para fabricar baterías respetuosas con el medio ambiente, más duraderas, recargables y no contaminantes. En esta tarea, su férreo compromiso con el planeta le llevó a buscar materiales no dañinos y más eficientes. Y es que, según afirma ella misma, los que se usan en la actualidad en móviles y portátiles, por ejemplo, generalmente suelen tener “fallos mecánicos, son muy quebradizos y almacenan energía durante muy poco tiempo”.

Movida por este interés de encontrar una solución mejor, dio con una combinación apropiada de materiales más respetuosos. Mezcló un polímero (plástico), con cerámica y el hilo de la araña y consiguió fabricar la mencionada membrana. Además, para ello, Aparicio no manipuló la especie animal: tanto su cría como la recolección del hilo están muy controladas y la científica puede tratarla gracias a un permiso especial otorgado por la Corporación Autónoma Regional del Valle, del Valle del Cauca, en Colombia, de donde ella es oriunda.

Así pues, a raíz de su membrana, a Aparicio se le ocurrieron multitud de aplicaciones más: si un único filamento puede parar una bala, los chalecos antibalas que se fabriquen con él serán mucho más ligeros, más resistentes y se adaptarán mejor al cuerpo. También en Medicina pensó en aplicarlo en la elaboración de mallas para hernias inguinales. En definitiva, hablamos de una científica que ha abierto un nuevo e inmenso campo de investigación aplicable a una cantidad de aspectos de nuestra vida tan diversos que, solamente imaginarlos, ya cuesta.

Con su invento, Aparicio está satisfecha por haber contribuido de alguna manera a mejorar, no sólo nuestra calidad de vida, sino también el medio en el que vivimos. Y, si bien, lógicamente, no se explaya en detalles acerca del funcionamiento de su membrana, sí subraya algo que también la reconoce como buena científica y es que “el conocimiento debe ponerse a disposición del mundo”.

Imágenes| Wikimedia Commons, Facebook Gladis Aparicio

 

Comentarios