¿Cuántos vehículos eléctricos son necesarios para limpiar la atmósfera?

El estudio llamado "Un modelo de transporte descarbonizado para España en 2050", da pautas y consejos de actuación para luchar contra los Gases de Efecto Invernadero

Gracias a la innovación tecnológica, un vehículo térmico de hoy en día contamina muchísimo menos que uno de hace 40 años, no obstante el número de vehículos ha crecido exponencialmente en las últimas décadas. Por ejemplo, en España datos de la DGT muestran que en un periodo de 30 años desde 1972, el número de vehículos se ha multiplicado más de 4 veces.

Hoy en día, todos sabemos que los vehículos de combustión han provocado en parte el cambio climático actual junto con otros agentes como la industria manufacturera. En concreto se estima que el uso del automóvil es causante del 25% del daño, liberando durante décadas a la atmósfera gases generadores de un efecto invernadero que, a su vez, produce un calentamiento global y, en última instancia, provoca un cambio climático así como problemas de salud.

Con este dato, se hace evidente que la popularización de vehículos cero emisiones constituirá un punto de inflexión en la contaminación atmosférica. Pero, ¿cuántos vehículos eléctricos son necesarios para limpiar la atmósfera?

¿Para qué limpiar la atmósfera?

La atmósfera es lo suficientemente grande y distribuida como para que se haga difícil tener presente el modo en que la estamos contaminando. Mucho más cómo nos afecta a la salud. Salvo una mirada a las boinas de las ciudades, o al interior de nuestros pulmones, la contaminación no siempre es visible.

Pero existe, y como prueba, la OMS ha disparado las alarmas durante estos años con datos. Como que el 92% de la población mundial viva en lugares donde no solo la calidad del aire es tóxica, sino donde además no se respetan las claras directrices sobre la calidad del aire.

Con respecto a España, la OMS ha detectado en varias ocasiones en Madrid y Barcelona este problema, y aunque se tomen medidas de último minuto, estas no son suficientes. Hacen falta planes de descarbonización y desnitrificación efectivos si queremos aire de calidad.

¿Vamos por buen camino descontaminando la atmósfera?

Lo cierto es que vamos tarde en el camino de la descontaminación de la atmósfera, así lo demuestra el informe independiente que Monitor Deloitte ha hecho público en marzo de 2017. Titulado Un modelo de transporte descarbonizado para España en 2050, da pautas y consejos de actuación para luchar contra los Gases de Efecto Invernadero (GEI). Causantes no solo del cambio climático, sino también de una mala salud generalizada.

atmósfera smog

Remarca que en España el transporte ha ido a la cola en reducción de emisiones GEI. Un 8%, frente a otros sectores como la generación eléctrica (31%) y la industria (32%). Lo más preocupante es que el informe dé por sentado que no llegaremos a los objetivos 2020 que sí alcanzarán ciudades europeas como Ámsterdam, pero más aún lo es que Deloitte pone en duda si lo conseguiremos en 2030 y 2050.

El vehículo eléctrico como elemento clave de la descarbonización

En el informe remarca la importancia del paso de la combustión a la electrificación de las flotas de vehículos tanto privados como públicos. Así como la creación de una infraestructura pública de recarga.

En otros estudios, como el que analizamos sobre la contaminación acústica, marcan un número mínimo de vehículos eléctricos para revertir el daño. En este caso, Deloitte no menciona una cifra, aunque sí marca objetivos a 2020, 2030 y 2050. En concreto, en 2030 los coches eléctricos deberán suponer entre un 7% y un 10% del total, haciendo cálculos, alrededor de cuatro millones coches en España.

El estudio llama la atención sobre los datos de penetración actuales de esta tecnología. En 2016 se vendieron en España 4.750 vehículos 100% eléctricos, lo que supuso elevar el parque eléctrico en un 76%. Son buenas cifras de crecimiento, pero insuficientes porque, junto a estos 11.000 vehículos eléctricos, las carreteras de nuestro país tiene 22 millones de vehículos de combustión. La limpieza atmosférica de los primeros queda diluida con la contaminación de los segundos.

Entre los factores que impiden la compra de un vehículo eléctrico hay varios. Como que se siga pensando que la autonomía es baja, cuando ya se alcanzan los 300 km sin problemas; o que no se tenga muy claro cuándo comprarse un vehículo eléctrico sale rentable.

¿Qué medidas se pueden tomar para que exista un verdadero relevo tecnológico?

Deloitte deja clara que las líneas de actuación son, junto con incentivar (de verdad) la compra de vehículos eléctricos mediante planes fiscales beneficiosos para el usuario, está el desincentivar la compra de vehículos de combustión. Estos últimos siguen contando con planes que hacen que gran parte de la población considere coherente seguir en el modelo tradicional.

el modelo tradicional contamina la atmósfera

Sin embargo, si al vehículo de combustión se añadiesen los costes reales (médicos y medioambientales) que ocasionan a la ciudadanía, habría una migración masiva al vehículo eléctrico. Son los llamados costes ocultos o externalidades, no tenidas en cuenta en la movilidad moderna.

El informe señala las medidas tomadas en otros países. Como el cierre gradual del centro de las ciudades a los vehículos de combustión de aquí a 2025, un plazo razonable de cara a la amortización. Poníamos antes el ejemplo de Ámsterdam.

El informe también llama la atención sobre los puntos de recarga particulares, incluidos proyectos para compartir como Elbnb. Además de la generación de una red consistente de cerca de 100.000 puntos de carga pública para 2030 combinadas con 50.000 electrolineras rápidas.

Dada nuestra movilidad actual, el transporte eléctrico se perfila como una de las soluciones a tener en cuenta a la hora de revertir el cambio climático. Así como de recuperar una salud atmosférica no ya óptima, sino mínima. El medio ambiente y la salud son dos motivos de peso a la hora de decantarse por un vehículo eléctrico.

 

En Corriente Eléctrica | La calidad del aire en una smart city

Imágenes |iStock/winkelair, iStock/trekandshoot, iStock/XXLPhoto

Comentarios