Visitamos las oficinas de IBIL y su centro de control del vehículo eléctrico

Cuando millones de coches eléctricos se enchufen a la red eléctrica, será necesario realizar las recargas de una manera inteligente a través de un centro como este.

A pesar de que todavía queda mucho trabajo por hacer, poco a poco vamos viendo cómo cada vez hay más puntos de recarga donde cargar nuestro coche eléctrico. Una infraestructura que muchas veces nace por iniciativa de las administraciones, pero donde la inversión por parte del sector privado es esencial. En Corriente Eléctrica hemos tenido la oportunidad de visitar las oficinas de una de esas empresas, IBIL Gestor de recarga del vehículo eléctrico.

Qué es Ibil y a qué se dedica

Nacida a finales del año 2010, IBIL es una empresa participada al 50% por Repsol y el Ente Vasco de la Energía. Se trata de la empresa más longeva de España en el ámbito de la gestión de la recarga y de hecho fue la primera en estar inscrita en el CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) bajo la figura del Gestor de Carga. A pesar de que en un principio su ámbito de actuación se iba a limitar a el País Vasco, finalmente en el año 2012 toman la decisión de expandirse a nivel estatal debido a la creciente demanda de la movilidad eléctrica. Al cierre de 2016, IBIL había gestionado más de 150.000 recargas y entregado más de 1,5 GWh de energía.

IBIL es una empresa que se dedica en exclusiva a proveer servicios de recarga en diferentes ámbitos. Sus unidades de negocio se separan en clientes corporativos, recarga pública y clientes particulares, siendo los clientes corporativos las que mayor parte del pastel se llevan. Además, su alcance no se limita a ofrecer solo el servicio de recarga, sino que también asesoran a las empresas en el nivel de electrificación que pueden alcanzar en su flota. Es decir, cuántos de sus coches térmicos que operan en la empresa pueden cambiarse a eléctricos con todas las garantías.

Actualmente IBIL está haciendo un esfuerzo para posicionarse en el ámbito de la recarga particular, tratando de ofrecer soluciones en los garajes comunitarios, bastante más complicados que las casas unifamiliares. Por último, también cuentan con un servicio de gestión de car sharing corporativo. Las empresas optan por crear un servicio de alquiler de coches eléctricos para sus empleados e IBIL se encarga de su implantación y gestión.

Renault ZOE cargando en punto Ibil

Aparte de la recarga privada tanto corporativa como particular, la tercera vía de negocio de la empresa son los puntos de recarga públicos. En este caso, IBIL gestiona aproximadamente 200 puntos de recarga públicos ubicados en todo el estado, siendo 30 de ellos de recarga rápida. Euskadi, Madrid y Cataluña son las comunidades con mayor implantación. IBIL es la empresa con mayor número de puntos de recarga rápida de España dentro del ámbito 100% público, siendo además la apuesta de la compañía crecer anualmente por encima del 35% en este ámbito.

Durante nuestra visita hemos tenido la oportunidad de hablar con el CEO de la compañía Jorge Ramos y conocer su Centro de Control del Vehículo Eléctrico, una instalación pionera en España desde donde se controla la correcta operación de todos los puntos gestionados por la compañía.

Así funciona el Centro de Control del Vehículo Eléctrico

Ubicado en la sede de la empresa situada en la Torre BEC en Barakaldo (Bizkaia), el Centro de Control del Vehículo Eléctrico de IBIL lleva operando desde el año 2012. Desde allí se controlan todos los puntos de recarga instalados por IBIL –tanto públicos como privados– y los vehículos de su filial de car-sharing.

¿Por qué un centro para controlar la recarga de coches eléctricos? Pues bien, aunque por el momento el impacto del coche eléctrico en la red sea testimonial, la popularización de esta tecnología hará que su recarga tenga un impacto en la red eléctrica. Cuando millones de coches eléctricos se enchufen a la red eléctrica, será necesario realizar las recargas de una manera inteligente para evitar problemas en la propia red.

Actualmente, este centro de control tiene como principal cometido controlar que todos los puntos de recarga operan correctamente. Para que esto sea posible, todos los puntos de recarga de la compañía cuentan con geolocalización y comunicación, ya sea a través de 3G, 4G o WIFI. Gracias a esta comunicación es posible dotar a los puntos de recarga de inteligencia, además de poder realizar monitorización y control de forma proactiva.

En el centro de control se puede visualizar en un mapa la ubicación de todos los puntos de recarga gestionados por la empresa, siendo posible acceder al estado de cada punto, acceder a datos históricos de las recargas realizadas por cada punto e incluso intervenir directamente sobre los terminales ante cualquier incidencia o a petición de un cliente. Además, también permite realizar un mantenimiento preventivo, pudiendo detectar errores o problemas en los puntos de recarga antes de que sea un usuario el que de el aviso.

Gracias a al centro de control también es posible tener interoperabilidad con otros gestores o empresas propietarias de puntos de recarga, de tal forma que los clientes de unas puedan recargar en los puntos de recarga de otras y viceversa. Algo muy necesario para evitar quebraderos de cabeza en los usuarios y facilitar la implantación del vehículo eléctrico en la sociedad.

El alcance de este centro también tiene especial importancia de cara a un futuro donde los puntos de recarga inunden nuestras calles y ciudades. Y es que también será posible –y necesario– seguir las indicaciones de Red Eléctrica de España para que la recarga del vehículo se integre de forma efectiva en la red.

Gestión de los puntos de recarga a través de una app móvil

Que los puntos de recarga tengan comunicación no solo permite que puedan ser controlados remotamente, sino que también hace que sea posible controlarlos desde un smartphone. La revolución del vehículo eléctrico está estrechamente relacionada con las nuevas tecnologías –como hemos podido comprobar con el Renault ZOE y su aplicación My Z.E Online– y los puntos de recarga no pueden quedarse atrás.

La app móvil de IBIL geolocaliza los puntos de recarga y permite seleccionar el terminal, el tipo de conector, activar o parar la recarga, enviar notificaciones y acceder a históricos de facturación y consumo. Todo ello desde la pantalla de nuestro smartphone.

Actualmente, son unos servicios que solo están disponibles para clientes de la empresa, pero próximamente va a ser posible para cualquier persona. Seas o no cliente de la empresa, podrás registrarte a través de la app y disponer de todas las funciones descritas anteriormente insertando una tarjeta de crédito convencional como método de pago. Una forma de facilitar la recarga a los usuarios del coche eléctrico, facilitando el acceso a la recarga.

En definitiva, este centro de control del vehículo eléctrico nos muestra cómo es actualmente y cómo será la recarga del vehículo eléctrico en el futuro. Un futuro donde estos coches dominarán nuestras calles y la gestión de su consumo eléctrico será absolutamente necesaria.

Imágenes | Ibil, @Sergio_FermunWikimedia Commons

Comentarios