¿Y si pudieras cargar tu móvil con la energía que genera tu cuerpo?

La tecnología wearable es la base sobre la que se han desarrollado otras, como la fundamentada en principios electroquímicos para recoger el movimiento

Cada persona puede convertirse en una pequeña “central de energía”, aplicando principios físicos como la cinética y contando el soporte adecuado para acumular el movimiento o el calor calor. Transformar éstos en carga para tu móvil u otros dispositivos ya es posible gracias al desarrollo de la tecnología wearable y de los generadores termoeléctricos, entre otros avances.

¿Qué es un dispositivo wearable?

La traducción literal sería “vestible”. Es un dispositivo que, a diferencia de un smartphone o una tablet, puedes llevar puesto, en contacto directo con tu cuerpo; más aún: es una tecnología capaz de hacer que tu cuerpo se “comunique” aportando información sobre tus constantes vitales o incluso tu nivel de glucosa que son recogidos por estos pequeños dispositivos o componentes hardware portátiles.

Energia - Wearables - Google_Glass

Los smartwatch o las pulseras que miden tus pulsaciones fueron sólo el inicio de los wearables. Ahora hasta un anillo hace las veces de teléfono. Google revolucionó esta tecnología ya desde sus albores con las Google Glass: unas gafas con las que puedes experimentar la realidad aumentada, chatear, hacer una llamada, grabar un vídeo u obtener información mediante comandos de voz. Según la app que se instale, se pueden convertir en un guía de viaje particular o en un ayudante de quirófano.

Esta tecnología wearable es la base sobre la que se han desarrollado otras, como la fundamentada en principios electroquímicos para recoger el movimiento o la que utiliza generadores termoeléctricos para transformar el calor en energía. El objetivo: que no se desperdicie un sólo átomo y que optimice el consumo de electricidad. Si en la naturaleza se buscan formas alternativas de generación de energía, en el cuerpo humano también.

Nuevas tecnologías, nuevas formas de aprovechar la energía

La energía cinética es el principio que explica cómo al pedalear se obtiene energía suficiente para encender la luz de dinamo de una bicicleta o cómo con el pavimento adecuado (compuesto, además, de materiales reciclados en un 60%) se puede acumular o recoger la energía que las personas producen al pisarlo, gracias a la tecnología de la piezoelectricidad. Porque el ser humano es una fuente de movimiento -de energía cinética- puede intervenir en la creación de electricidad de una forma no contaminante.

 

La nanoingeniería también ha descubierto formas de aliarse con la biotecnología y de aprovechar el potencial energético del organismo humano. Enzimas como la lactato o ácido láctico son pequeños generadores potenciales de energía. Se forman en los glóbulos rojos, cuando el cuerpo es sometido a actividad física y se produce la glucólisis, una reacción enzimática provocada por una necesidad mayor de oxígeno.

Un equipo de investigadores de la Universidad de California descubrió que al segregar esta enzima a través del sudor y producirse el contacto con la piel, se formaban tiras de electrones. Así, desarrollaron un parche dotado de un sensor cuya función es detectar esta enzima. Pero en el proceso, elimina los electrones generando pequeñas corrientes eléctricas de un microvatio por cmde piel.

Generar calor es otra alternativa para cargar un dispositivo sin recurrir a la red. Se consigue de forma natural, aplicando los principios de la energía termoeléctrica: el calor, en contacto constante con un circuito generador termoeléctrico, puede alimentar dispositivos como el PowerWatch (aún en desarrollo).

O como un smartphone. Paralelamente investigadores coreanos (del Instituto Avanzado de Ciencia y Tecnología Kaist de Corea del Sur) y norteamericanos (en la North Carolina State University) trabajan para desarrollar la última revolución wearable: la tecnología que haga posible cargar un smartphone con la energía del calor corporal.

Los coreanos han desarrollado un dispositivo para la muñeca hecho de fibra de vidrio y dotado de un mini generador termoeléctrico que transforma calor en carga para tu móvil. Los norteamericanos, por su parte, están aplicando esta misma tecnología a un prototipo de parche similar e integrándolo también en camisetas con las que se pueden generar hasta 16 microvatios por cm2 de piel practicando algún ejercicio físico que eleve la temperatura corporal (como correr).

Todo lo que puedes hacer con tu cuerpo y un wearable

Energia - Wearables_Smartwatch

Una vez descubierta la tecnología, sólo es cuestión de descubrir todas las opciones que ofrece y de cómo aplicarla a dispositivos que nos ayuden de diferentes formas. Las opciones parecen infinitas. Además de energía, también se puede crear sonido con un wearable.

El Motion Sonic Project de Sony (aún en fase de experimentación) se basa en el movimiento del cuerpo para conseguir, mediante una pulsera inteligente dotada de seis sensores y tres micros, que se transforme en música. El dispositivo analiza el ángulo, la rotación y la aceleración en el movimiento para crear diferentes sonidos y ritmos, que se oyen sólo conectándolo a un altavoz por Bluetooth.

No todo es simple divertimento. También hay aplicaciones que pueden usarse en el día a día y que incluso pueden resultar beneficiosas para la salud. El Apple Watch también incorpora un sistema para cuidar de sus usuarios. Con la App Heart Study, el reloj estudia el ritmo cardíaco para detectar posibles anomalías o trastornos en pacientes de alto riesgo.

Y los diabéticos pueden controlar más fácilmente su nivel de azúcar gracias también a un wearable, el SugarBeat. Se trata de un parche con un sensor electrónico que monitoriza la glucosa y hace lecturas a través de la piel cada cinco minutos gracias a la App GlucoTrack. Para realizar las medidas utiliza al mismo tiempo tecnología de ultrasonidos, electromagnética y termal.

La tecnología tiene también su lado más humano. Y ecológico. Porque ninguno de estos inventos necesita más energía que la que proporciona el propio usuario. Avanzamos, en esta era tecnológica, a ser cada vez más responsables. Porque el progreso tecnológico también puede ser sostenible.

En Corriente Eléctrica | Así es un parque infantil hecho con neumáticos donde los niños generan energía

Fotos | iStock/RyanKing999, iStock/eternalcreativeiStock/Petmal, iStock/leolintang

 

Comentarios