Renault será la plataforma de carsharing de Paris y toma relevo a Autolib

El carsharing Autolib pasa el testigo a Renault para llenar París de coches eléctricos

Renault iniciará en 2018 un nuevo servicio de carsharing en París introduciendo 2.000 vehículos eléctricos

La ciudad de París ha cerrado una etapa con la movilidad eléctrica con el fin del programa pionero de carsharing Autolib. Su modelo 100% eléctrico, el Bluecar, había conseguido sumar sostenibilidad a una ciudad que lo necesitaba, en especial, después de los episodios de contaminación que la capital francesa ha ido viviendo en los últimos años.

Las diferencias económicas entre el Ayuntamiento de París y Autolib han provocado que el contrato entre ambas entidades se rescinda. Sin embargo, la ciudad no quedará huérfana de un servicio fundamental como es el carsharing porque Renault va a asumir el reto de dotar a París de una nueva flota de modelos 100% eléctricos. En total, serán 2.000 unidades del Renault ZOE, el Renault Twizy, el Renault Kangoo Z.E., y el Renault Master Z.E. las que integren el nuevo servicio de carsharing de París.

Autolib, historia en la movilidad parisina

El servicio de carsharing Autolib nacía en 2011 emulando el servicio de bicicletas compartidas Velib que tanto éxito estaba teniendo en la ciudad. Por entonces, la confianza en la movilidad eléctrica no estaba tan consolidada como en la actualidad. De hecho, muchos dudaron de que la sostenible propuesta fuera a funcionar para París.

El paso de los meses se encargó de despejar dudas. El programa Autolib demostró antes que ninguna otra propuesta que el coche eléctrico es la solución ideal de movilidad. El servicio, lejos de caer en desuso, se popularizó de tal manera que en pocas semanas el número de suscriptores se multiplicó. Cada año, eran más los conductores que se enganchaban a la conducción 100% eléctrica. Llegados a 2018, el servicio contaba con hasta 150.000 usuarios activos conduciendo más de 4.000 coches eléctricos.

Autolib se ha convertido con los años en un símbolo de París y de la nueva movilidad que se avecina, 100% eléctrica. El programa se ha extendido a través de Francia llegando a Lyon (bajo el nombre de BlueLy) o a Burdeos, y más allá de las fronteras nacionales a otras ciudades como Indianapolis en Estados Unidos, con proyectos interesantes para grandes urbes como Londres y aportando además otras formas de movilidad, como la plataforma de moto compartida Scootlib.

Renault toma el testigo

Renault carsharing ParisSin embargo, el desencuentro económico entre Autolib y las autoridades francesas ha condenado el carsharing de Bolloré, después de que la gestión actual del servicio provocase crecientes pérdidas, debido en parte a la mayor competencia entre otras formas de movilidad. La movilidad eléctrica cierra un capítulo en París para abrir otro, aún más prometedor.

El grupo Renault va a asumir el reto de seguir la herencia que Autolib ha dejado con el coche eléctrico. El proyecto viene a continuar la inversión de Renault con el carsharing, después de lanzar el programa Renault Mobility y del éxito de Zity, el carsharing de Madrid. Este ha poblado la ciudad con 500 unidades del Renault ZOE, utilizables de forma muy sencilla a golpe de app y haciendo que en las calles de Madrid se respire un poco mejor.

Ahora le toca el turno a París. Como primer paso, en septiembre de 2018 comenzarán tres servicios: un VTC eléctrico con sede en la vía Marcel; un servicio de carsharing que funcionará las 24 horas del día y que no estará ligado a estaciones (como hasta ahora estaba Autolib), sino que se podrá dejar el vehículo en cualquier plaza de aparcamiento de su zona de funcionamiento; y un servicio de carsharing para trayectos más largos.

El carsharing de Renault es solo el comienzo

Será en total 2.000 vehículos eléctricos los que en apenas año y medio comiencen a rodar por las calles de la capital francesa. En una segunda fase, el Ayuntamiento de París y el grupo Renault van a iniciar un grupo de trabajo para asociar otras grandes urbes y compañías que ofrezcan soluciones de sostenibilidad para la movilidad. Renault utilizará su experiencia eléctrica para acelerar, de este modo, la transición en el transporte en las ciudades.

Y no solo eso, sino que de cara el inicio de la siguiente década el fabricante francés ya planea sumar el coche conectado y la conducción autónoma a la ecuación con el carsharing. Según la alcaldesa de París, Anne Hidalgo:

Las ciudades y los fabricantes de coches tienen una vocación de unir fuerzas para el futuro de la movilidad. París y el Grupo Renault llevan la iniciativa ahora al sumar sus acciones con el carsharing y las motorizaciones eléctricas. Esto hará posible que se ofrezca a los parisinos un ambiente más saludable y menos contaminado, donde poder moverse de forma más sencilla. Este constructivo acuerdo es también una oportunidad para impulsar nuevos avances tecnológicos, contribuir a la mejora del Acuerdo del Clima de París y crear además nuevos puestos de trabajo.

Así pues, la iniciativa de Renault traerá beneficios de movilidad increíbles para la ciudad de París. Atrás quedará el proyecto de Autolib que, aunque fracasado, ha servido para abrir las puertas al coche eléctrico. Hay que resaltar el calado histórico que ha tenido, después de abrirse paso en una época en la que la movilidad eléctrica sufría las críticas de los escépticos. Ha ayudado, en parte, a consolidar el éxito del coche eléctrico en Francia.

Imágenes | Unsplash Ilnur Kalimullin| iStock/verbaska_studio y Renault

Relacionados

Cuatro claves que definen el futuro del vehículo eléctrico
Cuatro claves que definen el futuro del vehículo eléctrico
Alquilar un coche eléctrico en vacaciones ya es una realidad en estas islas
Alquilar un coche eléctrico en vacaciones ya es una realidad en estas islas
Cómo funciona ZITY: la app de carsharing eléctrico de Renault ZOE
Cómo funciona ZITY: la app de carsharing eléctrico de Renault ZOE
¿El carsharing va a enganchar a los conductores del coche eléctrico?
¿El carsharing va a enganchar a los conductores del coche eléctrico?

Comentarios