Conoce el Renault Clio Electrique: el eléctrico que en 1995 se adelantó a su tiempo

Renault Clio Electrique, una versión 100% eléctrica desarrollada en 1995 en colaboración con Siemens

A pesar de que el coche eléctrico pueda parecer el coche del futuro, lo cierto es que hay una larga historia detrás de él. El que se considera como primer vehículo eléctrico de la historia apareció nada menos que en 1830 de la mano de Robert Anderson. Era un automóvil que no tenía una gran utilidad y ni siquiera tenía pilas recargables, pero en una época donde los carros de caballos estaban a la orden del día se convirtió en un gran avance tecnológico.

El paso de los años y la mejora de la tecnología hizo que los coches eléctricos fueran mejorando y refinándose, incluyendo la llegada de las baterías recargables. Era tanto el avance que fue un coche impulsado por electricidad quien en 1899 superó por primera vez la barrera de los 100 km/h. Por aquella época, hasta Nueva York llegó a tener una importante flota de taxis eléctricos en sus calles. El principal motivo era que en muchos aspectos superaban a los coches de combustión.

Pero allá por 1912, la llegada de Henry Ford, la invención del motor de arranque -antes se hacía con manivela- y la drástica reducción de los precios de los coches de combustión hicieron que los eléctricos pasasen a un segundo plano.

Renault Clio Electrique: un Clio eléctrico adelantado a su tiempo

Ya en la historia moderna y después de las crisis del petróleo, la sociedad se empezó a dar cuenta de que eran necesarias alternativas al oro negro. La conciencia ecológica comenzaba a surgir entre la sociedad y los fabricantes se dieron cuenta de que era hora de empezar a experimentar con tecnologías de propulsión alternativas.

Fue entonces cuando en 1995 Renault presentó el Clio Electrique. Una versión 100% eléctrica de su utilitario por excelencia desarrollada en colaboración con Siemens, una empresa con mucha experiencia en el mundo de la tecnología eléctrica y baterías que aportaba parte del conocimiento necesario para sacar al mercado un modelo de estas características.

El Renault Clio Electrique comenzó a venderse en 1995 y duró hasta el año 2000, cuando el Clio II ya llevaba dos años vendiéndose. En cuanto a estrategia comercial, Renault ofrecía dos opciones: la posibilidad de alquilar la batería o la posibilidad de comprarla. Una estrategia que todavía hoy en día se mantiene en toda la oferta de coches eléctricos de la marca.

Sus prestaciones eran discretas si las comparamos con un coche eléctrico de hoy día, pero para aquella época no estaban tan mal. Hablamos de un coche que anunciaba una autonomía de 100 kilómetros a 50 km/h, de 50 kilómetros a 90 km/h y de 50 kilómetros en utilización urbana. Todo gracias a 19 baterías de tecnología níquel-cadmio que restaban un 35% de capacidad al maletero. También contaba con frenada regenerativa, aunque no llegaba a los niveles de sofisticación que tenemos hoy en día en el Renault ZOE. Sus prestaciones dinámicas se quedaban en unos discretos 23,2 segundos en los 400 metros saliendo desde parado. Un tiempo que se iba hasta los 44 segundos en el kilómetro completo.

Aunque ahora parezca un tópico, del Renault Clio eléctrico, originalmente conocido como Elektro-Clio, destacaban su sencillez de conducción y su silencio de marcha, algo a lo que ya estamos acostumbrados actualmente pero que era una novedad por aquel entonces. Imaginemos a un periodista del motor de aquella época probando un Clio eléctrico.

En cuanto a la estética, como se puede comprobar en las fotos era completamente idéntico al Renault Clio de combustión. Su única -pero importante- diferencia estética residía en una pequeña tapa situada en la aleta delantera derecha donde se ubicaba el puerto de carga.

En el interior las diferencias no eran grandes respecto a un Clio convencional. El cuadro de instrumentos cambiaba, manteniendo el velocímetro y modificando el resto de indicadores para las nuevas necesidades como la carga y el consumo de la batería. La palanca de cambios se sustituía por un selector con tres posiciones similar al que podríamos encontrar en un coche eléctrico actual: hacia adelante, punto muerto y hacia atrás.

Como curiosidad, decir que la calefacción del Renault Clio Electrique funcionaba gracias a un pequeño depósito de gasolina. El motivo no era otro que la necesidad de ahorrar batería, ya que si además de tener una batería con poca capacidad esta se utilizaba para calentar el habitáculo, la autonomía se reduciría de forma drástica. Hoy en día en el Renault ZOE ya tenemos solución a esto y se llama bomba de calor.

Siendo sinceros, hay que reconocer que este coche no era más que una propuesta experimental para aplicaciones muy concretas. En total se fabricaron sólo 253 unidades. Sin embargo, se podría considerar como una de las primeras piedras de lo que hoy en día es una gama completa de vehículos eléctricos.

Ficha técnica

  • Precio: 3.750.000 ptas de aqullos tiempos (sin impuestos)
  • Motor: Eléctrico de corriente continua
  • Potencia: Potencia continua, 22 caballos. Potencia máxima, 30 caballos.
  • Par: Nominal, 8,5 mkg.; máximo, 14,1 mkg.
  • Control del motor: Regulador electrónico de potencia de transistores.
  • Tracción: A las ruedas delanteras.
  • Transmisión: Reductor monovelocidad asociado a un inversor del sentido de la marcha.
  • Caja de cambios: Automática de variación continua.
  • Dirección: De cremallera con un diámetro de giro entre bordillos de 10,6 metros.
  • Frenos: De disco en las ruedas delanteras y de tambor en las traseras.
  • Suspensiones: Independientes a las cuatro ruedas.
  • Carrocería: Autoportante de cuatro puertas realizada en acero galvanizado, con zonas de deformación delante y detrás.
  • Pesos: En vacío, 1.215 kilos. Máximo admisible, 1.515 kilos.
  • Capacidad del maletero: 140 litros (medida oficial).
  • Acumulador de energía: Conjunto: 19 baterías de níquel /cadmio de 100 amperios/hora repartidas en dos cofres a cada lado del tren posterior. Periodo de vida: 1.500 ciclos de carga/descarga.
  • Cargador: de 3 kilowatios para red de 220 voltios y 16 amperios. Duración de la recarga: de seis a ocho horas.

Imágenes | Youtube, QuatreCylindresEVAlbum

En Corriente Eléctrica | Así fue el primer coche eléctrico: recorrido por la historia de una tecnología con más de cien años

Comentarios