Proyectos de arte que generan energía renovable

Cuando las energías renovables se convierten en arte

Las infraestructuras para generar energía limpia pueden integrarse armoniosamente en el paisaje urbano e incluso embellecerlo. Es la filosofía de Land Art Generator Initiative.

Sostenible y estética. Impactante, desde el punto de vista del diseño; pero sin apenas impacto en el medio ambiente; más bien, todo lo contrario. Obra (y servicio) público y obra de arte. A esta idea se tiene que ajustar un proyecto de “central urbana” de energías renovables para conseguir el premio y el reconocimiento de la organización Land Art Generator Initiative (LAGI).

Esta iniciativa nació en 2010 para unir a todos los implicados en un proyecto de diseño urbano – diseñadores, arquitectos, ingenieros, científicos y paisajistas, entre otros- y proponerles un reto: conseguir que una central de energías renovables se pueda considerar una instalación de arte a través de sus diseños. Y a partir de la idea, generar debate, despertar conciencias: son obras gracias a las cuales es posible el progreso sin que el medio ambiente pague la factura. El objetivo final: conseguir la transición a una economía post-carbón.

¿Qué pretende LAGI?

Estas son las reglas del juego, según LAGI: se trata de “concebir obras públicas de gran escala para sitios específicos que, además de su belleza conceptual, también aporten megavatios reales a la red de la ciudad a escala de servicios”. Desde luego es una descripción que poco o nada se ajusta a la idea que suele tenerse sobre una instalación de estas características. Imposible no pensar, por ejemplo, en los gigantescos molinos que aprovechan la energía eólica o en lo poco estética que es una depuradora de agua.

En LAGI se busca la funcionalidad pero tiene que ir acompañada de belleza. Y por eso, lanzan esta pregunta al aire, a la que los participantes deberán dar respuesta, plasmando esta en su idea, en su proyecto: “¿qué aspecto tiene una infraestructura de energías renovables cuando se teje en el gran telar de la ciudad?”. La premisa que se ha de seguir está clara: la obra debe capturar la energía de la naturaleza y transformarla en electricidad de forma limpia. Y, además, aportar estética al paisaje urbano.

Land Art Generator Initiative es un concurso nómada: cada dos años se propone un espacio diferente para dar rienda suelta a la creatividad más sostenible. En cada edición cuentan con el apoyo de administraciones, instituciones, agencias ambientales, empresas energéticas y todos los agentes implicados para idear un proyecto de esta envergadura. Después de haber pasado por Glasgow, Santa Monica, Copenhagen o Nueva York, este año la competición se traslada a Melbourne (Australia). La ubicación es idónea, porque es un gran ejemplo de ciudad sostenible: en Melbourne se han puesto como objetivo alcanzar las cero emisiones netas -de CO2- para 2020. Algo similar al Área Cero Emisiones de Madrid, pero a gran escala.

Grandes ideas + energías renovables= ciudades sostenibles

Energias - LAGI Copenhagen

Un gran cuerno de soplar que esconde una turbina para aprovechar la energía del viento y devolverla multiplicada; y un homenaje a los vikingos, ya que la idea compitió en la edición de Copehaguen. Una suerte de esqueletos de ballena –Cetacea– que asoman en las aguas de Santa Monica y que recoge la energía de las olas para generar 4.300 megavatios anuales. Una construcción de paneles metálicos que aprovechan las corrientes de aire y reflejan la luz solar, reteniéndola. Pero también reflejan el paisaje de Freshkills Park, en Nueva York, consiguiendo no entorpecer su belleza natural; y además, el proyecto ganador de 2012. Son solo algunas de las ingeniosas y artísticas ideas que, como en una gran central de energía, se han generado a lo largo de las cinco convocatorias de este concurso.

Partiendo del tema ‘Energy Overlays’ (“Planos de Energía”), diseñadores urbanos y arquitectos, científicos y paisajistas deberán encontrar una idea innovadora y funcional; pero estética. Que genere energía limpia, pero que aporte belleza y estética al paisaje urbano. Una construcción rentable para el entorno; energética y económicamente.

Además de un concurso -hay premios económicos- y un expositor de nuevas tendencias en diseño urbano e infraestructuras de energías, es otra forma de llamamiento al despertar de una verdadera conciencia ecológica. Tanto de la sociedad, que reclame una mayor apuesta por las energías limpias en las obras públicas, como de administraciones y gobiernos, para que tomen nota de cómo se pueden integrar las energías renovables en el paisaje de la ciudad, reduciendo así las emisiones de carbono que supone producir la electricidad de otras formas.

Gracias a iniciativas como la de LAGI, se pone en evidencia que tenemos recursos para convertir las ciudades en espacios más sostenibles, para que el desarrollo urbano no siga poniendo en peligro al medio ambiente. Techos verdes en los edificios, un buen arbolado urbano para limpiar el aire e infraestructuras que suministren energía limpia a las ciudades y se integren en ella, ayudando a su desarrollo urbanístico. Las energías renovables ya están presentes en nuestras ciudades gracias a iniciativas como éstas. Cuantas más ideas surjan para mejorar la eficiencia energética en las obras públicas, más se equilibrará la balanza entre progreso y naturaleza.

Fotos | Portada Regatta H2O: Familiar Form, Chameleon Infrastructure, 1st Place Winner, LAGI 2016 de Christopher Sjoberg, Ryo Saito. Interior Blowing Horn de Hooman Tahvildar Akbary

Fuente: www.landartgenerator.org

 

Comentarios