Cómo es el mantenimiento del coche eléctrico en invierno

El funcionamiento del coche eléctrico en invierno

Las baterías de los vehículos eléctricos modernos tienen un sistema de acondicionamiento térmico para mantener templadas las baterías

 

Si bien la capacidad de las baterías que equipan las últimas generaciones de coches eléctricos ya no hace temer la llegada del invierno a sus conductores, su carácter químico sigue haciendo que una fuerte bajada de la temperatura ambiente, especialmente hasta por debajo del cero, haga disminuir la cifra del indicador más consultado del cuadro de instrumentos de un coche eléctrico: el de los kilómetros de autonomía restante.

¿A qué se debe este recorte de autonomía debido al frío? ¿A partir de qué temperatura se empieza a notar? ¿Puede hacer algo el conductor para mitigar su efecto? ¿Están los coches eléctricos preparados para el frío intenso? Tratamos estas cuestiones a continuación.

Cómo influye el frío a la autonomía del coche eléctrico

Como es sabido la temperatura ambiente es un factor muy influyente en las reacciones químicas, de manera que una disminución de temperatura disminuye la excitación molecular, dificultando el intercambio de electrones necesario para que tengan lugar las reacciones químicas. Este fenómeno también afecta a las baterías, dado que estas son en realidad un conversor de electricidad en química durante la recarga, y de química en electricidad durante la descarga.

Traducido a nivel práctico lo anterior, los vehículos eléctricos ven recortada en cierta medida su autonomía cuando la temperatura ambiente baja de lo óptimo para las baterías de ion litio, debido a una bajada de la actividad electroquímica interna. Veremos más adelante cuáles son estos rangos de temperatura.

mantenimiento coche eléctrico

Sin problemas durante la carga

El fenómeno explicado afecta tanto a la carga como a la descarga, y empieza a ser notable por debajo de 5ºC. Las baterías de los vehículos eléctricos modernos tienen un sistema de acondicionamiento térmico el cual consume parte de la energía eléctrica de la red para mantener templadas las baterías durante la carga y mientras el vehículo se encuentre enchufado, gracias a lo cual el coche podrá tener completamente “lleno su depósito” eléctrico antes del servicio. Algo menos eficientemente es la recarga durante la frenada regenerativa, en caso de que las baterías se encuentren a temperatura muy inferior a su óptimo.

Pero el invierno ibérico no es tan duro

Hay que precisar que cuando hablamos de frío afectante a las baterías, lo hacemos quizá para unas condiciones invernales mucho más severas que las que tenemos en la mayor parte del territorio español, pues es alrededor de los 5ºC cuando empezamos a notarlo. Por encima de ahí, la merma de capacidad es bastante suave, perdiendo aproximadamente un 3% al bajar de 20 a 5ºC. Sin embargo, cuando hablamos de bajadas de temperatura severas, de -15ºC, las baterías pueden perder un 26% de capacidad debido al frío y llegar a superar el 40% en caso de añadir un uso intensivo de la calefacción. Como vemos, estas últimas son condiciones impropias en España.

Actualidad de la tecnología para coche eléctrico en invierno

Los vehículos eléctricos actuales, que presumen de un gran desarrollo tecnológico en los últimos años, incorporan una serie de sistemas encaminados a mitigar el efecto de la disminución de autonomía por baja temperatura ambiente, bien sea por la afección de la capacidad química de las baterías, bien por la mayor demanda de energía de calefacción. Además, el aumento espectacular de la capacidad específica de las baterías, y por ende de la autonomía, de las últimas generaciones de vehículos eléctricos, han dejado muy atrás los años en los que la llegada del invierno podía hacer bajar la cifra de kilómetros de autonomía a las dos cifras. Es por esto que quizá para una mayoría de usuarios del coche eléctrico, el frío ha dejado de ser un motivo de alerta.

Consejos para el uso del coche eléctrico en invierno

al mando de un coche eléctrico

Aunque para la mayoría de usuarios del coche eléctrico de última generación, la autonomía en el día a día puede dejar de ser un factor condicionante, gracias a las generosas baterías que equipan, damos a continuación una serie de consejos que practicados en suma, pueden aumentar notablemente el alcance kilométrico de una recarga en caso de tener necesidad de ello en un día muy frío, con temperaturas mantenidas por debajo de los 5ºC

Precaliente las baterías antes del uso del coche, manteniendo el coche enchufado. Esto hace funcionar las baterías más tiempo a temperatura óptima.

Precaliente el habitáculo del vehículo antes de su uso, mientras que el coche esté enchufado a punto de carga si su vehículo tiene esta posibilidad. Esto hace que se ahorre una cantidad notable energía de calefacción durante los primeros kilómetros. Este sistema es accionable mediante programación o mediante la aplicación en el teléfono móvil.

Active el modo Eco. Esto suaviza la respuesta del motor a las demandas del acelerador. Por un lado lo hace más seguro cuando la adherencia de la calzada es baja, por hielo o nieve y agua, y por otro se disminuye la potencia consumida, lo que contribuye a alargar la autonomía.

Aproveche al máximo la frenada regenerativa. Anticipe las retenciones levantando el pie del acelerador lo antes posible ante la necesidad de una parada o bajada de velocidad, evitando accionar el pedal de freno.

Modere el uso de la calefacción. La gran cantidad de calor que desperdician los motores térmicos al funcionar, aprovechado por el sistema de calefacción, nos han acostumbrado a disfrutar de una generosa calefacción en los vehículos. Pero en su coche eléctrico mantener la temperatura dos o tres grados por debajo de la que marcaríamos en nuestros coches térmicos alargará la autonomía. En los coches eléctricos equipados con bomba de calor este problema se relativiza.

Durante los desplazamientos largos mantenga la calefacción siempre encendida pero a una temperatura moderada, una vez alcanzada la temperatura deseada. Esto consume menos que apagar la calefacción y volverla a activar a toda potencia cuando sintamos demasiado frío. 

Manténgase abrigado. Puede quedarse con la ropa de calle puesta siempre que no afecte a la conducción. Los guantes de piel fina son ideales por mantener las manos calientes, manteniendo la sensibilidad y adherencia de las manos al conductor, y se usan mucho para conducir en invierno en países fríos.

Aproveche el sistema de asiento calefactable si su coche lo equipa, o plantéese la adquisición de este económico extra. Con un pequeño consumo mantendremos el asiento templado, mejorando notablemente la sensación térmica y ahorrando en el sistema principal de calefacción.

Aparque el coche al sol durante el tiempo de inactividad del coche, trabajo, compras. Esto mantiene el habitáculo y las baterías templadas antes del uso.

Vigile la presión de los neumáticos. Manténgala a la máxima recomendada por el fabricante. Mejorará la adherencia en suelo deslizante y disminuirá el consumo de baterías.

 En Corriente Eléctrica| Preguntas que tendrías que hacerte para saber si la autonomía será un problema para tiPartes de un motor eléctrico

Comentarios