La ciudad más sostenible: la transición pasa por el coche eléctrico

El uso del coche electrico es un paso necesario hacia una ciudad más sostenible

Los coches eléctricos son clave para conseguir una ciudad sostenible.

El sector transporte representa el 25% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero en España, siendo el transporte por carretera el culpable de casi el 95% de las mismas. En el año 2014, las emisiones derivadas de este sector en España fueron de 77,2 millones de toneladas equivalentes de CO2, habiéndose incrementado casi en un 50% desde 1990 como consecuencia del aumento en la demanda de movilidad de pasajeros y mercancías.

Las emisiones asociadas al sector transporte son un problema a escala global y contribuyen activamente a un cambio climático que puede cambiar nuestro planeta para siempre. Sin embargo, cuando se lleva este problema a los núcleos urbanos, este se magnifica. Los motores de combustión interna además de gases de efecto invernadero como el CO2, también dejan a su paso un rastro de óxidos de nitrógeno, partículas sólidas y otros gases nocivos que ponen en peligro la salud de las personas. Como consecuencia, la Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que más de 400.000 personas mueren prematuramente cada año en la Unión Europea por la mala calidad del aire y varios millones padecen enfermedades respiratorias y cardiovasculares provocadas por la contaminación.

Y es que nadie puede negar que las grandes ciudades tienen un problema con el tráfico rodado. Cada día, miles de coches atraviesan sus calles dejando a su paso un rastro de humo y gases nocivos. Unos gases contaminantes que acaban llegando a los pulmones de sus habitantes, y que provocan enfermedades respiratorias. Por si fuera poco, los atascos son causantes de la pérdidas de miles de horas de productividad al año. Según datos de la DGT, se estima que los españoles perdemos de media 18 horas al año en atascos.

Movilidad eléctrica para una ciudad más sostenible

La mejor forma de moverse en una ciudad es, sin ningún tipo de duda, andando. Pero no todo el mundo tiene la suerte de poder desplazarse andando en los compromisos de su día a día. Prácticamente la mitad de los españoles utiliza el coche a diario para ir a trabajar. Por fortuna, cada vez contamos con más alternativas de movilidad, y todas ellas llegadas para mejorar y hacer más sostenibles las anteriores.

El transporte público es la forma de movilidad por excelencia las grandes ciudades. Metros, trenes, tranvías y autobuses mueven cada día cientos de miles de personas en la principales ciudades de España y por suerte, cada vez más lo hacen utilizando la electricidad como fuente de energía. De hecho, las mejoras en la economía y en el empleo permitieron cerrar 2017 con un aumento del 3% del número de viajeros en transporte público. Además, para recorridos de corta distancia, las bicicletas —eléctricas o no— y los patinetes eléctricos se están convirtiendo en una alternativa cada vez más extendida, gracias a la proliferación de carriles destinados a este tipo de vehículos.

Los servicios de movilidad compartida son otra de las opciones que más peso está cogiendo en los últimos tiempos. La oferta es cada vez mayor, e incluye vehículos de todo tipo de vehículos como bicicletas, patinetes eléctricos, motocicletas eléctricas y coches eléctricos.

El cualquier caso, todo apunta a que en los próximos años el vehículo privado va a seguir teniendo un peso importante en los desplazamiento diarios. Buena parte de la población no tiene la oportunidad de desplazarse al trabajo diariamente en ninguna de las alternativas que hemos mencionado, o incluso el propio coche es parte esencial de su trabajo. Por eso, los coches eléctricos se antojan clave para conseguir ciudades más sostenibles.

Coche eléctrico ciudad sostenible

La infraestructura eléctrica no será un problema

Desde que las ciudades comenzaran a electrificarse en el siglo XX, la infraestructura no ha parado de mejorar. Hoy, con tamos con una red eléctrica envidiable, que llega a prácticamente todos los lugares del país. Por supuesto, las ciudades no son menos, y cuentan con una red eléctrica tremendamente fiable y mallada. Un escenario ideal para la instalación de nuevos puntos de recarga que permitan acelerar la llegada del coche eléctrico.

Además, muchos de estos puntos serán de carga lenta y serán utilizados principalmente por la noche —cuando la demanda es menor y las redes van menos sobrecargadas—, por lo que la infraestructura actual puede soportar aún un gran número de nuevos puntos de suministro. A su vez, este despliegue se combinará con puntos de recarga rápida que permitan dar servicio a los usuarios que lo necesiten.

En cualquier caso, todos los retos a superar irán apareciendo paulatinamente, según aumenta la penetración del vehículo eléctrico en las ciudades. El desarrollo tecnológico y propuesta como los sistemas de autoconsumo, la recarga inteligente y el V2G permitirán que este crecimiento sea viable y sostenible.

Aumento de la calidad de vida

La llegada del coche eléctrico a las ciudades se traduce sin duda en un aumento de la calidad de vida, siempre y cuando los coches eléctricos sustituyan a otros de combustión. La mayoría de desplazamientos en las ciudades son de corta distancia y se realizan en condiciones adversas para la eficiencia de los motores de combustión: marchas cortas, frenadas y paradas, motores fríos… lo que hace que el consumo y las emisiones de gases contaminantes se disparen.

En el caso de los coches eléctricos este tipo de recorridos son ideales ya que el consumo se reduce gracias a las bajas velocidades y a la frenada regenerativa. Por si fuera poco, los habituales e inevitables atascos son más cómodos y llevaderos en coche eléctrico, lo que también reduce el estrés al volante.

En paralelo a la mejorar en la calidad del aire y de la conducción, nos encontramos con otro puntos importante que aumenta la calidad de vida de los ciudadanos: la reducción de la contaminación acústica. El ruido en las ciudades está generado principalmente por vehículos tradicionales en movimiento. Un ruido que se reduce significativamente en el caso de los coches eléctricos, llegando a ser cero si se encuentran detenidos en un semáforo.

Las ciudades son el lugar perfecto para la utilización de los coches eléctricos. Prácticamente la totalidad de los desplazamientos queda cubiertos y su utilización mejora la calidad de vida de las personas. Por eso, necesitamos coches eléctricos para hacer ciudades más sostenibles.

Imágenes | iStock/nrqemi, Renault

Relacionados

¿Cómo me afecta la nueva ordenanza de movilidad si soy residente en Madrid Central?
¿Cómo me afecta la nueva ordenanza de movilidad si soy residente en Madrid Central?
10 inventos sorprendentes que harán tu vida diaria más sostenible
10 inventos sorprendentes que harán tu vida diaria más sostenible
¿Cambiarías tus planes por tener unas vacaciones más sostenibles?
¿Cambiarías tus planes por tener unas vacaciones más sostenibles?
Así serán las casas del futuro: eficientes, con autoconsumo y con coche eléctrico
Así serán las casas del futuro: eficientes, con autoconsumo y con coche eléctrico

Comentarios