¿Estamos a salvo de la contaminación dentro del coche? - Corriente Eléctrica

¿Estamos a salvo de la contaminación dentro del coche?

En zonas de alta densidad de tráfico, el aire del interior del coche puede estar hasta cuatro veces más contaminado que el exterior.

El modo de vida actual hace que pasemos buena parte de nuestro tiempo en espacios cerrados en los que normalmente no estamos a salvo de la contaminación del ambiente exterior. A veces incluso podemos estar más expuestos que al aire libre. Los vehículos son un caso claro de ello: un estudio científico revela resultados muy negativos en cuanto a la polución del aire del interior de los vehículos en zonas con alta densidad de tráfico, estos son principalmente atascos y túneles. Lo vemos a continuación.

¿Qué ocurre en nuestro habitáculo?

El sistema de climatización de los vehículos, aparte de la regulación de la temperatura, tiene una función primordial que es la de renovación del aire del habitáculo que asegure la proporción de oxígeno adecuada en todo momento. Por lo tanto, lejos de aislar a sus ocupantes de la contaminación, en los vehículos se introduce de forma continua aire del exterior. La ubicación de la toma de aire del sistema de climatización y la tendencia de los productos de la combustión a permanecer cerca del suelo, dan como resultado la introducción en el habitáculo de aire con un importante contenido de sustancias contaminantes de los escapes de los vehículos cercanos.

El Instituto Nacional de la Salud y de la Investigación Médica francés, INSERM, elaboró un estudio en el que se analizó la composición del aire interior de los coches usados en los ensayos, que circularon durante dos meses por las ciudades de Rouen y París. Durante los más de 5.000 km recorridos se registró de forma continua el contenido de partículas, óxidos de nitrógeno (NOx, NO, NO2) y de ozono.

El estudio demostró que los niveles de presencia de dichos contaminantes eran casi constantemente mayores que los máximos permitidos por la regulación europea, estando hasta cuatro veces más contaminado que el aire del exterior. El estudio indica que la proximidad y el tipo de motor del vehículo precedente influyen notablemente en la concentración y tipo de sustancias que entran en el habitáculo en cada momento.

Es interesante centrarse en la proporción del gas dióxido de nitrógeno, NO2, por ser un gas tóxico e irritante a partir de ciertas concentraciones, que afecta al sistema respiratorio. Así, en las zonas de alta densidad de tráfico la concentración de dióxido de nitrógeno es 10 veces mayor en el interior del vehículo que en el exterior, y en caso de la presencia de vehículos diésel pesados, esta concentración puede ser 65 veces mayor que los niveles recomendados. En lo que a partículas respecta, su concentración es más alta en carretera y en túneles muy transitados. En estos últimos, como es de esperar, la proporción de todos los contaminantes aumenta. Sin embargo si el tráfico es fluido la concentración de NO2 desciende notablemente.

¿Se puede evitar la contaminación interior?

La realidad es que no hay muchas medidas definitivas para evitar que la presencia de contaminantes en el aire interior de nuestros vehículos sea demasiado alta. Una solución podría ser evitar conducir en zonas y horarios de tránsito muy denso de vehículos o embotellamientos.

La segunda es equipar nuestros vehículos, con mejores sistemas de filtración y purificación de aire, ya que los sistemas estándar sólo eliminan del aire de entrada partículas sólidas de cierto tamaño, del orden de 10 μm, pero no se ocupan de ningún otro contaminante.

Otros filtros de habitáculo más eficaces eliminan gran parte de las partículas sólidas, con un tamaño de hasta 2,5 μm, y parte de los olores y moléculas contaminantes como hidrocarburos si incorporan la tecnología del carbón activado.

contaminación ve dentro

Aire limpio dentro y fuera

Los conductores de coches eléctricos es lógico que se preocupen no sólo del nivel de contaminación ambiental, sino del interior de sus vehículos. Renault es consciente de esto e incorpora en el ZOE un sistema de tratamiento de aire interior mucho más evolucionado que los sistemas que suelen equiparse. Aparte del eficaz filtro de partículas con tecnología de carbón activado de serie, va aún más allá con el pack “Take care by Renault”, de serie en el Nuevo Renault ZOE Intens y el Nuevo Renault ZOE Bose, que incluyen un purificador ionizante, un sensor de toxicidad y perfumes activos. Este sistema es capaz de extraer los alergenos, humo y polvo que no haya sido capaz de retener el filtro de habitáculo. Sin duda se trata de un extra ideal y casi necesario para un vehículo cero emisiones con vocación ciudadana.

Es obvio que la sustitución paulatina de vehículos de combustión por vehículos de cero emisiones como son los 100% eléctricos aumentará proporcionalmente la calidad del aire que respiramos al circular por nuestras ciudades y que, sobre todo al conocer datos como el que arroja el estudio comentado, cualquiera se sentirá reconfortado si durante un atasco lee en el coche precedente la palabra ZOE.

Imagen| iStock XXLPhoto

 

 

Comentarios