IVA superreducido para los coches eléctricos: ¿estamos cerca?

¿Estamos cerca de un IVA superreducido para los coches eléctricos?

La Comisión Europea autoriza a los estados miembros a reducir el IVA para los vehículos eléctricos

La introducción de los coches eléctricos ha venido acompañada de una serie de ayudas, directas o indirectas, a la compra de este tipo de vehículos. Así ha ocurrido y ocurre en la mayoría de países que apoyan otras formas de movilidad más sostenibles. Se trata de fórmulas que aceleran el número de unidades matriculadas y que se han vuelto muy necesarias para estimular las ventas. Entre las iniciativas, encontramos la posibilidad de un IVA superreducido para los coches eléctricos.

El sentido de las ayudas implica un beneficio social y económico a largo plazo que se acentúa en el caso del coche eléctrico. Son precisas para estimular las matriculaciones de los modelos enchufables que, al mismo tiempo, son tan necesarias para paliar problemas como la contaminación en las ciudades y, en definitiva, para afrontar un cambio en la movilidad irrevocable desde el punto de vista de la sostenibilidad.

El sentido de un IVA superreducido para los coches eléctricos

El impuesto al valor agregado (que conocemos bajo las siglas de IVA) ha sido una de las cargas fiscales que más se ha ido incrementando en España en los últimos años. En ese aspecto, la automoción es uno de los sectores que más ha sufrido esas subidas. El IVA para los turismos nuevos en España se mueve entre el 21% general hasta el 35,75%. Este porcentaje tributario se ve incrementado en algunas Comunidad Autónomas en un 2%.

Si la inversión que afrontamos a la hora de adquirir un coche eléctrico es, de momento, significativa a la hora de la compra, el IVA provoca que la diferencia se agrave para el caso de la movilidad eléctrica. Supone, en el fondo, un escollo desprovisto de sentido para las políticas medioambientales. Así lo están entendiendo en la mayoría de países europeos.

Por eso, desde la Unión Europea ya se ha lanzado un mensaje claro al autorizar la reducción del IVA para los coches eléctricos hace apenas unas semanas. Era una demanda que se venía de realizando durante un tiempo en el sector. La última y más sonada petición vino de parte del vicepresidente de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), Mario Armero, al solicitar la reducción del IVA del coche eléctrico.

La Unión Europea está actuando. Por lo pronto, se ha autorizado a los estados miembros a acometer la medida. Mientras tanto, el engranaje legislativo europeo está en marcha. A esta iniciativa normativa, competencia de la Comisión Europea, le seguirá la ratificación de los estados miembros y el desarrollo en el Parlamento Europeo.

Complementar el resto de ayudas

ayudas coches electricos

A la vez que pedía esa reducción del IVA, Armero también solicitó una mayor continuidad en las ayudas:

Que la Administración Española apoye a la compra de vehículos eléctricos es positivo, pero debe haber una mayor continuidad y no planes con ‘hachazos’

Se refiere a la estacionalidad de la principal subvención a la compra de vehículos eléctricos en España, materializada en 2018 como Plan Movalt (o Plan MOVEA, en anteriores cursos). Estas ayudas no han hecho más que demostrar que en España existe una gran demanda por el coche eléctrico. Y es que en las últimas ediciones el presupuesto de estos planes se ha agotado a las pocas horas de habilitarse, fruto del gran número de solicitudes.

Esto, además, ha estimulado las ventas, tanto en el año 2016 como en 2017. En el último año, se matricularon más de 4.400 unidades, con Renault liderando el mercado gracias al demostrado dominio del Renault ZOE en las ventas en España. De ahí las peticiones y la necesidad de aumentar las ayudas y/o de complementarlas con otras fórmulas, como la de un IVA superreducido para los coches eléctricos. Ya ocurre con otro tipo de impuestos. Por ejemplo, los coches eléctricos no pagan impuesto de matriculación, mientras que el de circulación se encuentra reducido al 75%. A esto hay que sumar otras ventajas fiscales y deducciones, tanto nacionales como regionales.

Noruega, un buen ejemplo para seguir

Entre los países que ya aplican este la medida destaca, como ya resulta habitual, Noruega. Los programas de apoyo a la movilidad eléctrica en el país escandinavo han propiciado algo más de un IVA superreducido para los coches eléctricos. Y es que, en Noruega lo coches eléctrico no pagan este impuesto. Así ocurrirá, al menos, hasta 2020.

Por entonces, puede que se revise esa fecha o puede que no sea necesario, pues el éxito del coche eléctrico puede hacer que ya no sean necesarios tantos apoyos públicos. Que las cuotas de vehículos eléctricos enchufables superen con creces el 30% del total de matriculaciones no es causalidad. Demuestra una gran planificación y eficacia de la administración noruega a la hora a desarrollar y aplicar las ayudas.

Esta estimulación temporal del mercado eléctrico también se está probando muy útil en otros países europeos donde los eléctricos ya se ha aplicado o aplica un IVA superreducido para los coches eléctricos. Con esto demuestran que este tipo de medidas son necesarias para no quedarse atrás en una carrera que marcará el desarrollo económico y social de los países de nuestro entorno.

Imágenes | Renault

Comentarios