La recarga ultrarrápida para coches eléctricos: el proyecto E-VIA Flex-E

La recarga ultrarrápida para coches eléctricos cada vez más cerca: así es el proyecto E-VIA Flex-E

El futuro pasa por puntos de recarga ultrarrápida con 350 kW de potencia que permitan continuar con el viaje con paradas de solo 5 minutos.

Para que los coches eléctricos dominen el mercado de masas definitivamente y dejen de tener complejos en la comparativa con sus homólogos de combustión, es necesario que sea posible realizar trayectos de larga distancia con una comodidad cuanto menos equiparable a la de los coches térmicos. Es cierto que vamos en la dirección correcta para que eso sea posible en un futuro cercano, pero todavía hay algunas problemáticas que deben solucionarse para poder llegar a una equiparación real.

El desarrollo tecnológico está permitiendo que la distancia entre los coches eléctricos y los de combustión vaya reduciéndose a un ritmo muy rápido, con todos los fabricantes presentando nuevas propuestas de modelos eléctricos que prometen prestaciones realmente espectaculares. Ya no hay ningún fabricante que no tenga claro que el futuro es eléctrico. Basta con darse una vuelta por eventos como el reciente Salón del Automóvil de Ginebra para comprobar que cada vez hay más oferta de vehículos y estos tienen mayores autonomías, por lo que realizar viajes de larga distancia es cada vez más fácil.

Sin embargo, dejando a un lado las necesidades de autonomía, todavía hay una barrera para poder realizar viajes de larga distancia en coche eléctrico: la infraestructura de recarga. Aunque algunos países que están mejor que otros, lo cierto es que todavía queda mucho trabajo por hacer en este sentido. En España están surgiendo muchas iniciativas al respecto que permiten que cada vez sea más fácil encontrar lugares donde cargar nuestro coche eléctrico.

El futuro: recarga ultrarrápida para coches eléctricos

Actualmente la infraestructura de recarga rápida se mueve en potencias de en torno a 50 kW, que permiten recuperar unos 150 kilómetros de autonomía en media hora. No está nada mal, sobre todo si tenemos en cuenta que para conducir con más seguridad y evitar peligros, la recomendación es parar a descansar cada dos horas o cada 200 km recorridos, según sea la carretera.

Sin embargo, en el horizonte ya se vislumbra una recarga mucho más acelerada. El futuro de la recarga rápida para coches eléctricos pasa por puntos de recarga de alta potencia que permitan recuperar buena parte de la autonomía en pocos minutos. El siguiente paso a los actuales 50 kW pasa por terminales de 150 kW de potencia que permitan recuperar esos mismos 150 kilómetros en apenas diez minutos. Finalmente, el futuro pasa por puntos de recarga con 350 kW de potencia -en los que ya se trabaja- que permitan continuar con el viaje con paradas de solo 5 minutos.

Recarga ultrarrápida coche eléctrico. E-VIA FLEX-E

Qué es el proyecto E-VIA Flex-E

En ese sentido, en el ámbito Europeo ya se están poniendo en marcha diferentes iniciativas para contar en un futuro próximo con una infraestructura de recarga que permita moverse en coche eléctrico por todo el continente y sin complejos. No obstante, para llegar a este ambicioso objetivo se tiene que hacer desde la colaboración de los agentes del sector, traspasando fronteras y evitando que las diferentes empresas e instituciones hagan la guerra por su cuenta. El desarrollo de este tipo de infraestructuras necesita de una coordinación que pueda unir a fabricantes de vehículos, empresas del sector eléctrico, fabricantes de puntos de recarga e instituciones públicas, entre otros.

La última iniciativa al respecto es el proyecto E-VIA FLEX-E. Se trata de un proyecto experimental que tiene como objetivo la instalación de 14 estaciones de recarga ultrarrápidas en Italia, Francia y España. Una iniciativa que está coordinada por la empresa eléctrica multinacional italiana Enel en colaboración con EDF, Enedis, Verbund, Nissan, el Grupo Renault e Ibil. La inversión prevista asciende hasta los 6,9 millones de euros y está cofinanciada por la Comisión Europea con 3,345 millones de euros dentro del programa Connecting Europe Facility (CEF) que busca aumentar la interconexión europea en base a criterios de sostenibilidad y ecología.

La primera fase del proyecto implica la instalación de 14 estaciones de recarga ultra rápidas repartidas de la siguiente manera: ocho en Italia, cuatro en España y dos en Francia. En el caso de los puntos ubicados en España, el encargado de su instalación y operación será Ibil. Por el momento se desconocen las ubicaciones exactas, pero lo que se sabe es que estarán ubicadas en estaciones de servicio de Repsol que a su vez se encuentren en vías rápidas como autovías y autopistas. Además, todo apunta a que serán instalados en lugares que permitan formar un corredor entre los países participantes en el proyecto, por lo que las ubicaciones con más posibilidades son el norte de España, el sur de Francia y el norte de Italia.

Respecto a la tecnología de los puntos de recarga, hablamos de unos terminales de alta potencia que irán desde los 150 hasta los 350 kW, adelantándose al futuro de la recarga de coches eléctricos y permitiendo realizar viajes de larga distancia tan solo teniendo que parar unos pocos minutos en cada cargador.

Esta iniciativa se une a otras similares como Ultra-E, gracias a la cual se instalarán 25 puntos de recarga ultrarrápida a lo largo de la red trans-europea de transporte (TNT-T) y que conectará Holanda, Bélgica, Alemania y Austria. En el caso de España, actualmente están en marcha el proyecto CIRVE con el objetivo de instalar 25 nuevas zonas de recarga rápida en España y adaptar otros 15 sistemas que ya están en funcionamiento en determinados puntos estratégicos de los corredores ibéricos.

Imágenes | CCS Combo, Renault Media

En Corriente Eléctrica| Todo lo que tienes que saber sobre la recarga del coche eléctrico

Comentarios