Infografía: las herramientas de movilidad que hacen a una ciudad inteligente - Corriente Eléctrica

Infografía: las herramientas de movilidad que hacen a una ciudad inteligente

¿Conoces las herramientas que facilitan la movilidad en una smart city?

Si tuviésemos que definir qué es una smart city o ciudad inteligente, diríamos que es aquella en la que los ciudadanos consiguen acceder a los servicios urbanos de manera sencilla, asequible e intuitiva. Para que todo funcione como un reloj y los distintos servicios, como el de movilidad, respondan como se espera, necesitamos multitud de herramientas “ocultas” a simple vista.

En la infografía, que explicamos más abajo, mostramos algunas de estas herramientas de movilidad. Desde las redes de telecomunicaciones que soportan Internet a los puntos de recarga y servicios de información de transporte público.

ciudad inteligente

 

Una buena conexión para recoger datos

Ocultas en los tejados de las ciudades, una red de miles de antenas de telecomunicaciones funciona 24 horas al día. Estas estaciones de telefonía móvil recogen y transportan datos. Se encargan de llevarlos a los lugares correctos. Son el primer paso para la movilidad de una smart city, un modo de medir.

Se dice que aquello que no puede medirse no puede gestionarse, y es cierto. ¿Cómo mejoro las políticas de movilidad en una ciudad si no sé hacia dónde van los ciudadanos? ¿Dónde instalo el siguiente punto de recarga rápida para mejorar la fluidez? Todo empieza con una buena conexión.

El siguiente paso es la lectura de la ciudad. Recoger datos de los patrones de movilidad, de los puntos calientes, atascos y otros factores interesantes. Por ejemplo, ¿dónde se forma más una retención? O, ¿qué vías usan los ciudadanos para salir de puente?

La DGT hace uso de esta recogida para mejorar la seguridad de campañas como las operaciones salida. Pero también los usan los ayuntamientos para “dar la vuelta” al sentido de algunas calles o colocar plazas de aparcamiento. Gracias a la recogida de datos, podemos analizarlos y proponer soluciones.

Balizamiento de plazas libres y contenedores

Uno de los primeros usos de la recogida de datos que dieron los ayuntamientos fue el de balizar las plazas libres. Es decir, avisar a los conductores de dónde se encontraban los aparcamientos. Así se evita que miles de personas den vueltas con su vehículo, perdiendo el tiempo. Esta manera de señalar las plazas libres no tiene por qué ser física. Aplicaciones com Parkifast o EasyPark funcionan de forma virtual gracias al GPS.

Otro uso de los sensores es el de los contenedores de basura sensorizados. Cuando un contenedor está lleno, emite una señal para que pase el camión de la basura a vaciarlo. De este modo se optimizan las rutas de recogida y se reduce el coste del reciclaje.

Red de semáforos inteligentes para evitar atascos

Usando el GPS de los navegadores, pero también cámaras de tráfico, Nueva York desplegó una red de semáforos inteligentes. Gracias a ellos ahora puede dirigir el tráfico minuto a minuto. La tecnología va más allá de eliminar atascos: se busca evitar que se produzcan retenciones.

Los atascos ocasionan a las ciudades pérdidas millonarias en el PIB. Pero además contribuyen a la contaminación atmosférica si los vehículos implicados son térmicos. Estos emiten gases de efecto invernadero incluso al ralentí y en marchas bajas.

Puntos de recarga eléctrica en toda la ciudad

En Corriente Eléctrica hemos hablado alguna vez de Electromaps, la plataforma que nos avisa de dónde está el próximo punto de recarga eléctrico. Usando datos y una plataforma sobre mapa, es capaz de informarnos sobre el conector o la potencia de suministro. Con ella podemos calcular el tiempo de recarga.

El que exista una buena red de recarga eléctrica es clave para la adopción de vehículos limpios. Cuando los usuarios saben que a pocos kilómetros tienen una electrolinera, ganan en tranquilidad. A fecha de redacción de este artículo había 3.879 puntos de recarga en ciudades de toda España. Y subiendo.

Los servicios de vehículo compartido como el ‘carsharing’

La dinámica de las ciudades cambia con sus ciudadanos. Es por eso que aparecen nuevas formas de movilidad. Gracias a las redes de comunicaciones antes mencionadas es posible usar nuestro móvil para reservar un coche. El llamado carsharing de pago por minutos. Este tipo de movilidad, muy fácil de usar, alivia el tráfico en las ciudades más pobladas. Y, cuando es eléctrico, como el caso de ZITY, también evita contaminar el aire mientras circula.

Pasos de peatones inteligentes

¿Te imaginas un paso de peatones que se abra a los peatones cuando estos se acercan? Pronto dejará de ser ciencia ficción. Como puede verse en el vídeo de abajo, ya se están realizando estudios e innovaciones al respecto. Todavía es necesario estandarizar la señalética y adaptar las leyes de tráfico a la tecnología, pero es una solución viable:

El molesto peaje urbano funciona de verdad

Los peajes no nos gustan. Pagar, en general, no nos gusta. Si algo puede ser gratis, mejor. Sin embargo, los peajes urbanos se han demostrado muy eficaces y eficientes a la hora de gestionar el tráfico urbano en ciudades como Londres, Singapur, Bergen, Oslo, Trondheim, Roma, Estocolmo…

Esto se combina con otro factor de movilidad en smart cities como es el telepeaje. Este sistema hace que los usuarios no tengan que andar con dinero en efectivo o que formen largas colas para pagar. Un lector de matrículas hace una fotografía, nos identifica, y envía la factura.

Navegadores con inteligencia artificial y señalética

Es posible que uses de manera frecuente el navegador del vehículo. ¿Te has preguntado cómo puede saber Google Maps que hay un atasco más adelante? De nuevo usando los datos y la concentración de smartphones en un área determinada es posible saber dónde hay vehículos parados. En base a eso es posible organizar rutas alternativas que tengan en cuenta no solo los atascos en curso, sino los que se formarán a continuación. Por ejemplo, cuando 1.000 personas piden una ruta similar, la inteligencia artificial del teléfono guía a unos pocos por la ruta menos corta, aumentando la eficiencia total de la red de carreteras y el tiempo medio en ruta.

Del mismo modo, Tráfico es capaz de proyectar en pantallas cercanas información relevante, como que más adelante hay un atasco o que hay un vehículo accidentado en la mediana.

Paneles solares para que todo funcione como debe

Todos estos servicios que ahorran tiempo, dinero, e impacto ambiental, dependen del fluido eléctrico. Este, a menudo, viene de cientos de kilómetros de distancia. Para evitar pérdidas por el camino, cada vez más ciudades están instalando paneles solares urbanos, acercando el punto de generación y el consumo. Soluciones como los garajes solares combinan energía limpia con métodos de movilidad de bajo impacto, como la movilidad eléctrica.

 

En Corriente Eléctrica | Diccionario de la smart city: conceptos para comprender la revolución de las ciudades

Imágenes | iSock/Comomolas, iStock/santypan

Relacionados

Celebremos el Día Mundial de las Ciudades con más datos y menos decisiones bienintencionadas
Celebremos el Día Mundial de las Ciudades con más datos y menos decisiones bienintencionadas
Así es el sorprendente proyecto Ubitricity para convertir cada farola en un punto de recarga
Así es el sorprendente proyecto Ubitricity para convertir cada farola en un punto de recarga
Con estas apps se acabó perder tiempo buscando aparcamiento
Con estas apps se acabó perder tiempo buscando aparcamiento
¿Cuánto cuesta transformar una ciudad en una smart city?
¿Cuánto cuesta transformar una ciudad en una smart city?

Comentarios