Este es el plan de Madrid para limpiar su aire

Este es el plan de Madrid para limpiar su aire

El objetivo del Ayuntamiento es reducir la contaminación del aire por dióxidos de nitrógeno en un 23% para 2020 comparándolo con los niveles de 2012.

Madrid tiene un problema serio con la contaminación del aire y de hecho, ya ha recibido junto a Barcelona un ultimátum por parte de la Unión Europea para bajar los niveles de contaminación. Lo cierto es que no se puede negar que la ciudad de Madrid está llevando a cabo iniciativas para mejorar la calidad de su aire, siendo una de las medidas más famosas los protocolos anticontaminación que incluyen restricciones al tráfico rodado.

Sin embargo, esto no son más que medidas temporales que sirven para reducir los niveles de contaminación en momentos puntuales. Por eso, Madrid quiere ir un paso más allá y tomar medidas más importantes que puedan atajar el problema de raíz.

En el primer semestre de 2018 entrará en vigor una medida que hará que solo los vehículos de vecinos y residentes puedan circular por el centro de Madrid, con excepción de los vehículos de carga, el transporte público y los coches eléctricos. Una medida que está destinada a reducir de forma drástica el tráfico interno de la ciudad y que afectará a las conocidas Áreas de Prioridad Residencial.

El objetivo del Ayuntamiento es reducir la contaminación del aire por dióxidos de nitrógeno en un 23% para 2020 comparándolo con los niveles de 2012.

Aparte de vetar el tráfico en el centro, el Ayuntamiento de Madrid también tiene previstas otra treintena de medidas que se irá implementando de forma gradual, tales como la limitación de velocidad a 70 km/h en la M-30 y otras vías de acceso y la prohibición de circular a los vehículos de gasolina matriculados antes del año 2000 o diésel anteriores a 2006.

Limitar el tráfico ayuda, pero las alternativas son necesarias

A pesar de que limitar el tráfico es sin duda una de las mejores formas de combatir la contaminación, la necesidades de movilidad de la población siguen estando presentes e incluso pueden aumentar —muchos quizá no puedan seguir usando su coche y tengan que buscar otras formas de movilidad—.

Pero no solo prohibiendo se consiguen objetivos. Hay que beneficiar a las tecnologías limpias y también ofrecer otras opciones de transporte. Por eso, es importante que el ciudadano tenga alternativas a su disposición. Por supuesto, esas alternativas deben ser respetuosas con el medio ambiente y no contribuir a la contaminación del aire de la ciudad. De otra forma, restringir el tráfico sería absurdo.

Poner facilidades y disponer de alternativas no es una opción, sino una necesidad.

1. Transporte público y si puede ser, eléctrico

La primera opción de cualquier ciudadano para moverse pos su ciudad siempre debería de ser el transporte público. Es la forma más limpia y eficiente de movilidad, y además no congestiona el tráfico. Solo hay que pensar en el espacio de carretera que es necesario ocupar para transportar en coches el mismo número de personas que caben en un autobús.

Además, el transporte público eléctrico ya lleva muchos años entre nosotros —metro, tranvía, trolebús o tren— y el autobús, que históricamente siempre ha sido de combustión ya está comenzando a tener alternativas eléctricas en el mercado. De hecho, el Ayuntamiento de Madrid ha comprado recientemente 15 nuevos autobuses eléctricos.

2. Sistemas de alquiler de vehículos eléctricos y compartidos

El transporte público es el encargado de mover al grueso de la población, pero siempre hay una parte de ella que no lo utiliza. Esto puede ser por decisión personal, pero también porque las conexiones hasta su lugar habitual de trabajo o estudio son realmente malas. En estos casos es especialmente importante la existencia de otros servicios de movilidad que puedan complementar al transporte público, siendo los más populares actualmente los servicios de vehículos eléctricos compartidos.

Madrid es un claro ejemplo de que la forma en la que nos movemos está cambiando para siempre. Cada vez menos gente apuesta por el coche en propiedad, siendo los servicios de alquiler de vehículos compartidos los que se están llevando la palma en las grandes ciudades. Y además, eléctricos.

En el caso de Madrid hay un importante abanico de opciones para alquilar un vehículo y moverse por la ciudad con cero emisiones. Los hay para todos los gustos, incluyendo alquiler de coches eléctricos, motos eléctricas y bicicletas eléctricas.

En cuanto a servicios de coches eléctricos compartidos está Car2go, pionero en la ciudad. También está emov y y próximamente llegará a las calles Zity, una iniciativa de Renault y Ferrovial que pondrá 500 ZOEs en las calles de Madrid.

Respecto a las motos, Madrid también cuenta con 3 servicios de alquiler de motos eléctricas: eCooltra, Muving y IoScoot. Un sistema similar al de los coches que permite desplazarse en moto eléctrica por el centro de la ciudad.

Por último, está una de las formas de moverse más respetuosas con el medio ambiente y mejor para la salud, la bicicleta. En este caso, BiciMad ofrece alquiler de bicicletas eléctricas para moverse por la ciudad.

3. Taxis y empresas de alquiler de coche eléctrico con conductor

Para aquellas personas que no pueda -o quieran- conducir por el centro de Madrid existen otros servicios que también ofrecen una movilidad de cero emisiones. Hablamos de servicios como el taxi tradicional, un sector para el que el coche eléctrico se han convertido en uno de las mejores opciones.

Aparte de los taxis eléctricos -de los que ya hay entorno a una treintena recorriendo las calles de Madrid- también está la opción de utilizar servicios de alquiler de coche eléctrico con conductor. Es el caso de Cabify, que ofrece coches eléctricos con chófer en su variante Cabify Electric, y UberOne, que ofrece el mismo servicio pero con coches eléctricos.

4. Red de puntos de recarga públicos

Que los conductores privados opten por un vehículo eléctrico para su día a día también es una gran noticia para el aire de la ciudad. Por eso, es necesario facilitar la implantación del coche eléctrico por parte de la ciudadanía, poniendo facilidades en la medida de los posible.

Una de las formas más fáciles de impulsar la movilidad eléctrica es la creación de una red de puntos de recarga suficiente que permita a los usuarios moverse con total libertad.

En ese sentido, Madrid esta dando pasos hacia la creación de esta red de recarga con la creación de la la Mesa de la Movilidad Eléctrica, de la que forman parte la Asociación Española de Fabricantes de Coches (ANFAC), la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso del Vehículo Eléctrico (AEDIVE), el Ministerio de Industria, el Ayuntamiento de Madrid y la Federación de Municipios de Madrid, y cuyo objetivo es identificar, analizar y proponer medidas que contribuyan a superar las barreras que impiden o frenan actualmente el avance de la movilidad eléctrica en la región.

Con una red de recarga suficiente se consigue impulsar la movilidad eléctrica en todos los ámbitos, desde el coche privado hasta el coche de servicios profesionales como puede ser un taxista, una furgoneta de reparto urbano o un comercial que se mueva por la ciudad. En su Plan de Calidad del Aire, el Ayuntamiento de Madrid ha aprobado un bloque de inversión para instalar 15 puntos más de recarga por la capital.

Renault ZOE en punto de recarga

5. Beneficios al vehículo eléctrico privado

Desde las instituciones también se pueden poner en marcha diferentes iniciativas para dar beneficios a los coches eléctricos, acelerando su adopción por parte de los ciudadanos. Algunas son de carácter estatal, pero otras dependen de legislaciones y normativas regionales o municipales. En ese sentido, Madrid tiene varias iniciativas en marcha actualmente.

La primera de ellas se trata de las exención de impuestos. Quien esté pensando en comprarse un coche eléctrico debe saber que está exento del pago del impuesto de matriculación y que además cuenta con una bonificación del 75% en el pago del impuesto de circulación.

Por otro lado, los coches que tengan una autonomía eléctrica homologada igual o superior a los 40 kilómetros pueden aparcar de forma gratuita en zonas de estacionamiento regulado del SER sin limitación horaria. Además, los coches eléctricos disponen de acceso sin restricciones a las áreas de Prioridad Residencial, siempre y cuando se disponga de la pegatina de “Cero Emisiones”.

Otro de los grandes beneficios es la posibilidad de circular durante los episodios de alta contaminación cuando los coches de combustión tienen restricciones o ni siquiera pueden hacerlo. A esto se suma la posibilidad de usar los carriles bus-VAO incluso cuando no viajen con acompañantes.

Comentarios