Medir la contaminación por tí mismo antes de salir de casa es posible

Medir la contaminación por tí mismo antes de salir de casa es posible

Ya existen en el mercado instrumentos de medición al alcance de todos

La contaminación atmosférica y, en concreto, la derivada del transporte, ha pasado de ser un concepto abstracto y difuso a convertirse en un término tangible cuyas peligrosas consecuencias se entienden cada vez mejor. La problemática que tienen tantas ciudades con las emisiones ha propiciado que la población sea cada vez más consciente del necesario cambio que se ha de producir en la movilidad. Es un cambio que tiene al vehículo eléctrico como principal protagonista.

Llegados a este momento, la única solución real para el transporte masificado pasa por una transición hacia un escenario en el que los vehículos dejen de emitir partículas contaminantes. Mientras se produce esta evolución, conocer la calidad del aire que respiramos es más sencillo (y más barato) que nunca.

En los últimos años Internet se ha convertido en un preciado recurso para lograr esto. Han sido numerosos los centros de investigación, autoridades locales y compañías especializadas que han ido haciendo públicos datos de la calidad del aire. Este mismo año Google se ha sumado a compartir esta información a través de la compañía BreezoMeter.

La precisión de los datos de contaminación que ofrece cada fuente depende de variables como la tecnología que se utilice o la frecuencia del volcado de datos. Por eso, ante la necesidad de obtener más exactitud en tiempo real y de la calidad del aire en áreas concretas se han popularizado dispositivos low-cost para medir por uno mismo la contaminación.

¿Cómo medir la contaminación en la puerta de casa?

Las prestaciones que ofrecen estos aparatos pueden ser útiles para aquellos que sufren afecciones respiratorias. Y es que, dependiendo del nivel de contaminación, puede producirse un empeoramiento significativo de las condiciones de salud en contacto con al aire contaminado.

medir la contaminacionEn Estados Unidos podemos encontrar ejemplos de particulares que los utilizan para protegerse de las emisiones. Ejemplos como el de Janet DietzKamei, habitante de Fresno (California), quien empezó a sufrir asma por culpa de la mala condición del aire de su ciudad. Ante los empeoramientos de salud que vive en los días más complicados, ha adquirido para su domicilio uno de estos dispositivos que le permiten comprobar el estado del aire antes de salir a la calle.

Como ella, son bastantes los colectivos medioambientales o grupos vecinales que utilizan formulas similares para alertar de posibles episodios de contaminaciónEn España también es posible adquirir estos aparatos. Alguno de ellos no llega ni a los 100 euros de precio. Claro que, la necesidad de contar con uno no sea tan acuciante como la de un habitante de una ciudad de China.

También hay que tener en cuenta que las ciudades que más sufren la contaminación en España están comenzando a poner medidas específicas para proteger a la población. El caso de Madrid es uno de los más destacados. Después de años en los que la contaminación se ha venido entendiendo como un problema real, se ha llevado a cabo un cambio de rumbo. Este se basa en una nueva estrategia para limpiar el aire con medidas concretas como la restricción de acceso a los vehículos contaminantes y potenciar el coche eléctrico.

Entender las emisiones para medir las emisiones

En cualquier caso, entender la contaminación a través de aparatos como los mencionados implica ciertos conocimientos previos. Para el caso de la contaminación derivada del transporte, conlleva conocer qué tipos de sustancias contaminantes son peligrosas para la salud.

En ese sentido y, más allá del dióxido de carbono (CO2), conviene comprender las consecuencias y los niveles alarmantes de Óxidos de nitrógeno (NOx), Ozono (O3), Monóxido de carbono (CO) o PM (partículas en suspensión o particulate matter). Los escenarios que estas sustancias provocan son complejos debido a las relaciones químicas entre contaminantes y los momentos del día en que cada uno desarrolla sus efectos más perniciosos.

Picos de contaminaciónPor ejemplo, si el Ozono tiene sus picos máximos durante la primera parte del día como consecuencia de la exposición a la luz solar, los niveles de óxidos de nitrógeno se disparan a última hora de la tarde. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ofrece una serie de recomendaciones muy útiles en función de los niveles de cada contaminante.

Información en la era de las smart cities

De igual modo, conviene contextualizar cada situación para saber qué medidas se pueden tomar de forma individual. Por eso, en los momentos más complicados con la contaminación se recomienda no realizar actividades deportivas o cuidar especialmente la exposición de los grupos de población más sensibles.

Disponer de información sobre la contaminación para combatirla de forma efectiva es uno de los activos que ya podemos aprovechar de la próxima era de ciudades inteligentes o smart cities. Según las urbes vayan acercándose a este concepto, más se reducirán las emisiones y mayor será el grado de electrificación, sostenibilidad, eficiencia en la gestión y aprovechamiento energético. Así es cómo el coche eléctrico será un actor de peso para solucionar los actuales problemas de contaminación.

Imágenes  | iStock/Alicia_Garcia,  iStock/RossHelen y Aclima

Relacionados

¿Estamos a salvo de la contaminación dentro del coche?
¿Estamos a salvo de la contaminación dentro del coche?
¿Existe una dieta saludable para combatir los efectos de la contaminación?
¿Existe una dieta saludable para combatir los efectos de la contaminación?
¿Cuánto CO2 emites para ir al trabajo?
¿Cuánto CO2 emites para ir al trabajo?
¿Cuántos vehículos eléctricos son necesarios para limpiar la atmósfera?
¿Cuántos vehículos eléctricos son necesarios para limpiar la atmósfera?

Comentarios