Proyecto Mi Ciudad Inteligente: 81 ciudades de España en coche eléctrico - Corriente Eléctrica

Proyecto Mi Ciudad Inteligente: 81 ciudades de España en coche eléctrico

Pablo Rodríguez y Eduardo Bustillo repasan el estado de las 81 Smart Cities españolas a bordo de su Renault ZOE

Mi Ciudad Inteligente, el proyecto que cuenta con el patrocinio de Renault,  analiza y difunde las iniciativas de Smart City y movilidad sostenible en España, ha llegado a su segunda edición. Un viaje por nuestro país para visitar las 81 ciudades que forman la RECI (Red Española de Ciudades Inteligentes) a bordo de un Renault ZOE ZE 40 que hará de la ruta cien por cien eléctrica. Hablamos con Eduardo Bustillo y Pablo Rodríguez, socios de GEOCyL y promotores de esta iniciativa sobre su visión en torno a la smart city y la movilidad eléctrica.

Ayer y hoy de la smart city en España

Mi Ciudad Inteligente Renault ZOE

Qué es y qué no es una ciudad inteligente

Mi Ciudad Inteligente comenzó en 2013, pero las primeras notas de Eduardo y Pablo sobre la inteligencia de ciudad datan de 2010. Recuerdan que Santander fue la primera, “pero no necesariamente la más inteligente”, afirman. “Una ciudad inteligente es aquella que utiliza la tecnología y la planificación para mejorar el bienestar de sus ciudadanos.”

La figura del ciudadano es fundamental. “Se trata de utilizar la tecnología como medio, no como fin. El fin no es instalar sensores porque sí, sino saber por y para qué se instalan.” De lo que se trata es de hacer sostenible el crecimiento de la ciudad, mejorando la calidad de vida del ciudadano.

Según Eduardo y Pablo, lo mínimo que debe tener una Ciudad Inteligente es “es un plan estratégico, un plan de actuación en el que el objetivo y el centro del plan esté en la ciudadanía.” “En definitiva, tener ciudadanos, gobernantes y técnicos inteligentes.” Entre los temas que deben tratarse están la accesibilidad, la eficiencia energética, la movilidad sostenible, la calidad ambiental, la administración electrónica… Lo ideal es construir la ciudad de manera transversal, tratando todos estos pilares.

La evolución de la Smart City española

Eduardo y Pablo recuerdan cómo antiguamente las ciudades implantaban tecnología sin planificación. “Ahora, las ciudades han dado un giro hacia la gente, hacia el caminante, hacia el habitante que vive la ciudad. Proyectos más centrados en lo social, siempre buscando la sostenibilidad ambiental, social y económica.” La tecnología ahora se aplica con cabeza, con planificación. “Los planes y previsiones a cinco, diez o veinte años son los que marcan la tendencia”.

La RECI supone para ellos una buena muestra de las Smart Cities españolas, “aunque faltarían San Sebastián y alguna otra capital de provincia”. En la red podemos encontrar ciudades de todo tamaño y tipología, grandes y pequeñas, de interior y costeras, nuevas e históricas, verticales como Benidorm y horizontes como Marbella, “que representan diversos tipos de turismo pero ambas son consideradas smart destinations o destinos turísticos inteligentes”.

La importancia de la opinión pública

Las instituciones locales juegan un papel esencial para implicar al ciudadano, pero “los ayuntamientos apenas destinan recursos ni tiempo a esta cuestión. Hay propuestas que son más difíciles de difundir, de explicar, de promocionar, pero todas son transmisibles”.

Quizá la conocida brecha digital es otro de los problemas a la hora de divulgar, principalmente entre la población sénior que no puedan beneficiarse por no saber manejar las TIC. “Este fenómeno debe atajarse con campañas de formación en temas digitales. La transformación digital ha dejado mella y es hora de romper con esa huella en la que no todos los avances tecnológicos están al alcance de cualquiera, fundamentalmente por falta de conocimiento”.

También influiría el miedo al cambio de este y otros colectivos. “Quedarse fuera por no conocer la tecnología o el hecho de que se invierta dinero en proyectos que apenas revierten en su beneficio hacen que en ocasiones no se muestre interés por ellos”.

 

Las peculiaridades de la movilidad sostenible en España

Mi Ciudad Inteligente Renault ZOE

La movilidad sostenible en las islas

En opinión de Eduardo y Pablo, “a las islas no hay que tratarlas de otro modo que a los territorios continentales. De hecho, en ocasiones tierras continentales funcionan como islas, por la mala planificación”.

En las poblaciones insulares, la movilidad eléctrica tiene más sentido aún. “Por red de infraestructura de recarga y por el desplazamiento medio, el vehículo eléctrico se plantea como la mejor opción”.

Otro factor propio de estas poblaciones suele ser los altos volúmenes de población estacional durante los meses de verano. “Aquí se plantean, además de la promoción del transporte público, soluciones como el carsharing o coche compartido, sistemas que suelen funcionar bien mediante tarjetas RFID o sin contacto, bien mediante apps”.

Los retos de movilidad en las zonas rurales

Las zonas rurales cuentan con problemas de movilidad diferentes a las de los grandes núcleos urbanos, pero las directrices serán las mismas: movilidad a pie, bicicleta, transporte público y privado de bajas emisiones.

“En estos espacios se prima el transporte colectivo, compartir infraestructuras y medios de transporte, fundamentalmente vehículos”, nos aclaran Pablo y Eduardo. “Por un lado el transporte interurbano optimizado y, por otro, los sistemas de carpooling o viajes compartidos. Fenómenos como Blablacar o Uber están cambiando el modelo de desplazamiento en entornos rurales y urbanos”.

Según nos cuentan, se debe analizar el territorio en su conjunto: zonas rurales, urbanas periurbanas. “La planificación debe hacerse de forma colectiva, con el consenso de los diferentes municipios. El transporte intermodal es el futuro y ya el presente, utilizar diversos medios de transporte para desplazarnos: salgo de mi casa con un coche compartido hasta un punto común, un aparcamiento disuasorio por ejemplo, allí cada uno coge otro medio de transporte hasta su destino final (a pie, en bicicleta o transporte público)”.

Las Smart Lands o Territorios Inteligentes

A colación de las zonas rurales, Pablo y Eduardo hacen hincapié en el concepto de Territorios Inteligentes. “Las ciudades inteligentes no deben ser “islas”. Debe pensarse el territorio como un todo y no como partes diferenciadas”, nos aclaran. “Se contemplan actuaciones llevadas a todo el espacio, el urbano y el rural”

También se necesitan territorios interconectados. “Un buen ejemplo de cooperación más allá de las fronteras es el caso de las ciudades de Chaves (Norte de Portugal) y Verín (Ourense), que crearon una de las primeras “Eurociudad”, compartiendo algunos de sus servicios por encima de los límites nacionales. Otro ejemplo lo encontramos entre las ciudades de San Sebastián (España) y Bayona (Francia), la Eurociudad Vasca”.

El siguiente hito en la movilidad sostenible

En opinión de los socios de GEOCyL, el hito de la movilidad sostenible en la ciudad “pasará por el fomento de los sistemas de transporte público y el uso de medios de transporte reducidos (bicicletas, patinetes, segways, etc) porque uno de los mayores problemas, además de la contaminación, es el uso o consumo del espacio urbano. Debe exportarse el conocimiento urbano a entornos rurales, crear redes -de conocimiento e infraestructuras-, intercambio de información y experiencias. Por aquí pasa el desarrollo futuro”.

La movilidad eléctrica en España

Mi Ciudad Inteligente Renault ZOE

Cómo ha cambiado la movilidad eléctrica

En 2013, durante la primera edición de Mi Ciudad Inteligente, Mi Ciudad Inteligente usaba un Renault Twizy para sus desplazamientos en ciudad, “la fiabilidad que nos ofrece es muy alta”. Sin embargo, la red de puntos de recarga en trayectos interurbanos estaba bastante menos extendida. “No existía la posibilidad entonces de realizar el recorrido de forma cien por cien eléctrica”, por lo que entre ciudad y ciudad tenía que desplazarse en una Renault Master con el Twizy dentro, “como si de El Coche Fantástico se tratara”.

En 2015 se plantearon intentar hacer el recorrido cien por cien eléctrico, pero la infraestructura en España aún era insuficiente. Hoy sin embargo, sí es posible. “A día de hoy, contamos con una red de puntos de recarga lo suficientemente extensa para movernos sin problema por toda la geografía española. Además, los vehículos eléctricos han ampliado su autonomía sobremanera”.

Actualmente Mi Ciudad Inteligente hace el recorrido íntegro entre las 81 ciudades con su Renault ZOE ZE 40. “Estamos realizando autonomías de unos 300-320 kilómetros por carretera en verano para realizar un total de más de 30.000 Km durante varios meses”. Además de la autonomía, Pablo y Eduardo destacan la versatilidad del ZOE en la recarga. “Puede cargar en el 95% de los puntos de recarga gracias a su cargador Camaleón, que admite y se adapta a diversas potencias de carga”. “Viajamos además con dos conectores: cable de carga rápida (Mennekes) y cable ocasional (Schuko), para garantizarnos poder cargar ante cualquier circunstancia”.

Las ventajas de conducir un vehículo eléctrico

El ZOE, como el resto de coches eléctricos, cuenta con la ventaja de, además de no producir emisiones contaminantes, tampoco producen ruido, lo que ha permitido a GEOCyL  analizar la contaminación de las ciudades desde el propio vehículo. “Viajamos con un sensor acústico provisto por DB Electronics – Audiotec, que nos permite ir monitorizando el ruido en las ciudades. ¿Qué mejor plataforma que un vehículo eléctrico para este cometido? El Renault ZOE no emite distorsión en la medida y ofrece unos resultados óptimos en nuestra medición”.

Además, se han podido beneficiar de las ventajas legales que los ayuntamientos ofrecen a los vehículos eléctricos: “Con el ZOE se puede aparcar gratis en las zonas de estacionamiento regulado en multitud de ciudades, circular por lugares en los centros y cascos históricos por los que otros vehículos no pueden y cargar de forma rápida, sencilla y barata, sino gratuita, en buen número de puntos de recarga para vehículo eléctrico”.

 

 

Imágenes | Mi Ciudad Inteligente

Comentarios