Empresas petroleras y puntos de recarga eléctrica: inversiones y más

El mundo se mueve: las petroleras invierten en puntos de recarga

La holandesa Shell, la británica BP o Repsol ya invierten en puntos de recarga para el coche eléctrico

El cambio en la movilidad ha comenzado y ya no hay compañía en la industria de la automoción que evite pugnar por no quedarse fuera de esta nueva revolución eléctrica. Algunos fabricantes, como Renault, llevan ventaja por la oferta eléctrica en la que han trabajado durante años. Otros, sin embargo, han de “ponerse las pilas” para que su negocio no se vea tan afectado en esta revolución. Este es el caso de las compañías petroleras.

Como es lógico, este tipo de compañías no han reconocido que el coche eléctrico podría acarrear riesgos a su volumen de negocio. Estas han venido señalando que el cambio hacia la movilidad eléctrica todavía está lejano. Sin embargo, los últimos acontecimientos en una industria cada vez más a favor del coche eléctrico está provocando que algunas petroleras viren en sus políticas. En ese sentido, ven en la recarga una posible estrategia para adaptarse a los nuevos tiempos.

En Estados Unidos, muchos altos directivos de petroleras ya han mencionado la palabra amenaza para referirse al auge del coche eléctrico, reconociendo a la vez que no le han dado al asunto la atención que se merecía. Según uno de los máximos responsables de la petrolera estadounidense Canary, Dan Eberhart, se está obviando el impacto del coche eléctrico sobre la producción de petróleo.

En las conversaciones en el sector, se tiende a relacionar el asunto del coche eléctrico con los fabricantes automovilísticos y, 10 minutos más tarde, se habla de los precios del petróleo sin llegar a conectar ambos temas.

El hecho es que, inevitablemente, la relación entre el precio del petróleo y las ventas de coches eléctricos guardará con el paso de los años cada vez más relación. Y mientras la popularidad del coche eléctrico sí que se convertirá en un factor que influenciará a las compañías petroleras, parece que a la inversa no lo será tanto. Es decir, que las fluctuaciones en el precio de los combustibles no serán determinantes para el futuro del coche eléctrico, dado los múltiples apoyos con los que cuenta.

Compañías petroleras que recargan coches eléctricos

La recarga de los coches eléctricos se ha convertido en una prioridad de primer orden para el desarrollo del vehículo eléctrico. Buena parte de su evolución depende de la inversión en este tipo de infraestructura y la evolución de la disponibilidad de los puntos de recarga. Y es que está demostrado que es un factor que beneficia a las ventas de eléctricos de forma muy significativa.

En España, por ejemplo, el último Plan MOVALT, sucesor natural del Plan MOVEA, ha incrementado el caudal de financiación pública destinada a la infraestructura de recarga del coche eléctrico. Nuestro país sigue la estela de otros como Francia, Alemania o Reino Unido. Eso sí, la inversión que se está destinando en estas tres últimas naciones es muy superior comparada con la de España.

Las ayudas son claves para contribuir a animar la iniciativa privada en el sector. Si hace unos años el aumento de número de puntos de recarga llevaba una lenta evolución, la tendencia se está invirtiendo. Las empresas petroleras se encuentran entre los últimos agentes en incorporarse con fuerza al negocio de la recarga. De este modo, participan de forma indirecta en el desarrollo de la tecnología de automoción del futuro, otorgando una credibilidad añadida a la movilidad eléctrica.

Shell, Eni o Total ya lo han hecho

Hasta la fecha encontramos varios ejemplos muy contundentes. Las políticas llevadas a cabo en Reino Unido han favorecido que varias compañías como BP o Shell se sumen al objetivo de que todas las estaciones de servicio del país cuenten con capacidad para recargar coches eléctricos.

En el caso de la holandesa Shell, ha ido más allá con su apuesta, construyendo una estrategia en los últimos meses basada en el objetivo de que el 20% de sus ingresos en 2025 provengan de la recarga del coche eléctrico y el repostaje con combustibles alternativos. Un propósito que no deja de sorprender dado el historial del grupo.

Es realmente positivo para el coche eléctrico que grandes empresas como estas destinen esfuerzos económicos para posicionarse en el mercado. Esto propiciará que la integración de la movilidad eléctrica se acelere. Por ejemplo, la propia Shell invertirá también en la tecnología de la recarga para lograr potencias superiores y cargas más breves. Se habla de tiempos increíbles de hasta cinco minutos.

También en nuestro entorno, encontramos casos como el de la italiana ENI y Enel, o el de la francesa Total. Esta última pretende seguir el ejemplo de Reino Unido e instalar puntos de recarga en gran parte de su red de estaciones de servicio en Francia. En nuestro país tenemos un buen ejemplo de esto con el gestor de carga IBIL.

Repsol e IBIL, precursores en España

Renault ZOE cargando en punto Ibil

No es extraño encontrar puntos de recarga de IBIL en las estaciones de servicio Repsol, y es que está participada en un 50% por esta última compañía. Este último caso resulta paradigmático del potencial del coche eléctrico en nuestro país. Según el CEO de IBIL, Jorge Ramos.

España tiene un parque de 22 millones de vehículos y solamente 9 disponen de estacionamientos en edificios de viviendas, por lo que potencialmente 13 millones de vehículos duermen en la calle. (…) Desde IBIL estamos centrados en el desarrollo de una red de carga rápida en estaciones de servicio de Repsol con cobertura en toda España.

Viendo las ventas, todavía pequeñas (que no su crecimiento), de coches eléctricos en nuestro país, la inversión de Repsol es sintomática de lo que se espera. Ahora bien, queda mucho por hacer en el sector. Javier Julve, del portal pionero Electromaps cree que en España “la mayoría de gestores han sido poco imaginativos (…) en las gasolineras no se hace dinero vendiendo gasolina, sino vendiendo refrescos y chicles a precios de discoteca. Hasta ahora no hemos visto ningún tipo de innovación en ninguno de los gestores de recarga en España, ninguno se ha atrevido a hacer algo diferente.”

Una reflexión interesante para un mercado, el de la recarga de coches eléctricos, con un potencial económico más que destacable. La proyección es mucho más optimista que otras tecnologías emergentes, como la del coche con pila de combustible de hidrógeno. Solo hay que comparar los costes de puesta en marcha de un punto de recarga y una estación de suministro de hidrógeno. La recarga de coches eléctricos es el futuro. Hasta las compañías petroleras lo estiman así.

Imágenes | iStock/spukkato

En Corriente Eléctrica | Drones que recargan coches eléctricos: ¿la tecnología de recarga definitiva?

 

Comentarios