Precio del coche eléctrico y el convencional: cuándo será igual

Queda muy poco para que el precio del coche eléctrico se iguale al del coche convencional

Los avances en la tecnología de las baterías marcan los pasos hacia la reducción del precio del coche eléctrico

Lo que al inicio de la década parecía un pensamiento utópico se ha transformado en una previsión más dentro de las muchas de la revolución de la movilidad eléctrica. Hablamos del precio del coche eléctrico. Hasta ahora, el precio de adquisición de los vehículos eléctricos ha sido superior al del resto. Es algo que entra dentro de toda lógica para una tecnología emergente en una industria tan consolidada como la de la automoción.

Sin embargo, la irrupción de las motorizaciones eléctricas está rompiendo muchos esquemas dentro de esta industria. Aunque no lo parezca, la velocidad con la que el coche eléctrico se está integrando en nuestra sociedad es vertiginosa en todos los aspectos. Pocas tecnologías han conseguido ser abrazadas de la forma en que el coche eléctrico lo está consiguiendo. Tanto es así que muchos expertos coinciden en que queda muy poco para que el precio del coche eléctrico se iguale al del resto.

Casi todos los investigadores y analistas coinciden en que este hito se alcanzará durante la próxima década. Además, dejan claro que teniendo en cuenta los costes totales de adquisición, depreciación, combustible, seguros, impuestos y mantenimiento, el precio del coche eléctrico ya es menor que el de cualquier térmico en algunos mercados. Es decir, apuntan que ya hay muchas partes del planeta donde tener un coche eléctrico sale mucho más barato.

Ocurre en Japón, Estados Unidos y Reino Unido, según investigadores de la Universidad de Leeds (Reino Unido); a una conclusión similar han llegado los científicos de la Universidad de Michigan; mientras que los analistas de Bloomberg New Energy Finance estiman que el precio del coche eléctrico y el de térmico está muy cerca de igualarse.

La clave: el precio de las bateríasPrecio del coche eléctrico y las baterías

El director gerente de la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso del Vehículo Eléctrico (AEDIVE), Arturo Pérez de Lucía, coincide con todos estos expertos. Señala al abaratamiento de las baterías como el principal responsable de la reducción del precio del coche eléctrico.

En la batería de iones de litio encontramos la verdadera esencia del coche eléctrico y de la increíble reducción de sus costes. El criterio que se utiliza para medir ese abaratamiento es el coste de producir cada kilovatio hora (kWh) en las baterías de coche eléctrico. Esa unidad de energía sirve para determinar la capacidad energética del vehículo y este a su vez es el principal factor (que no el único) que influye en la autonomía.

Al comienzo de la presente década el coste del kWh se movía en torno a los 1.000 euros. Llegado 2017 muchos ya estaban en disposición de afirmar que había descendido hasta los 200 euros. Y no solo eso, porque el precio del kWh sigue en caída libre hacia la cifra de los 100 euros por kWh. Mientras algunas fuentes creen que podría alcanzarse la cifra mencionada antes de terminar la década, otros creen que será un hito que se logrará durante la próxima. En cualquier caso, el coche eléctrico está mejorando en esta asignatura sus propias expectativas.

El Renault ZOE marca el camino

Esto demuestra que gran parte del camino para la revolución de la movilidad eléctrica ya está recorrido. Los fabricantes y proveedores de baterías llevan varios años acometiendo un desarrollo tecnológico insólito. El coche eléctrico se beneficia de sus avances a través de muchos frentes. Por una parte se reduce el precio final de los vehículos y por otra sus prestaciones aumentan.

Las nuevas baterías son más ligeras, su tamaño va en disminución y la autonomía en aumento. Un buen ejemplo de esto es la última generación de baterías del Renault ZOE que alcanza los 41 kWh. Además, poco a poco se van abriendo nuevas posibilidades para complementar las actuales baterías, como el uso de los supercondesadores; o la utilización de nuevos materiales, como el grafeno.

Las ventajas del coche eléctrico con un precio asequible

Son las variables que hacen que los expertos apunten a que no quede tanto para esa reducción del precio del coche eléctrico. A esto hay que sumarles las ventajas “de base” del coche eléctrico: entre las más destacadas encontramos un mantenimiento mucho más reducido que cualquier otro vehículo. Además, si hablamos de su precio, existen muchos tipos de ayudas a la compra, a lo que hay que sumar los actuales apoyos fiscales y los que podrían estar por llegar, como el del IVA.

Las ventas, año a año, corroboran los avances. De ahí la proyección actual que se le da a la movilidad eléctrica. La reducción de precio del coche eléctrico hasta igualarse al de los vehículos convencionales no es más que un pronóstico que ya empieza a materializarse.

Imágenes | LG Chem y Renault

En Corriente Eléctrica| Diferencias entre alquilar la batería del vehículo eléctrico frente a la compra

Comentarios