Esta es la solución para el problema de espacio de los puntos de recarga

UEone pop-up: así son los puntos de recarga subterráneos que no ocupan espacio

Una solución para el 43% de los coches en Reino Unido que pasan la noche en la calle

La infraestructura de recarga es una de las grandes claves para el despegue del coche eléctrico que está teniendo lugar durante estos años. Los expertos coinciden a la hora de subrayar la importancia, tanto de las redes de carácter público, como la de la recarga doméstica, que es aquella que tiene lugar mediante la instalación de un punto de carga privado en el domicilio.

La modalidad que se elija para recargar dependerá, en buena medida, de las rutinas que tengamos. Ahora bien, hay una cuestión que sigue pendiente de respuesta. ¿Qué pasa con la recarga de todos aquellos coches eléctricos que no duermen en un garaje privado y/o comunitario? ¿Cómo podrá acceder a la recarga esta proporción del parque automovilístico? En Reino Unido estudian cómo dar respuesta a esto de forma innovadora: a través de un punto de recarga subterráneo.

La compañía británica Urban Electric Networks Ltd ha querido adelantarse en esta asignatura desarrollando una tecnología de punto de recarga subterráneo. Es decir, que mientras no se utiliza, el poste de recarga se pliega en un caparazón alojado bajo tierra buscando optimizar el espacio urbano.

El sentido de un punto de recarga subterráneo

La integración de la red de recarga en una smart city es un área que se encuentra en plena expansión en la actualidad. El objetivo de la mayoría de compañías es dar con soluciones que aporten el mayor grado de sostenibilidad y de eficacia dentro de las ciudades. De este modo, hemos visto ya propuestas como la de Ubitricity de aprovechar las farolas para integrar la red, o en Nueva York donde se ha hablado de hacer lo propio con las viejas cabinas telefónicas.

Esta es la misma idea con la que Urban Electric ha desarrollado su punto de recarga subterráneo UEone pop-up (de hecho, el cable de recarga de Ubitricity es compatible con su sistema). Su tecnología proporciona una carga de 5,8 kW de potencia. No se trata de ofrecer, como en el caso de la red de recarga pública, una velocidad de carga rápida, sino que está diseñado para aquellos modelos ya mencionados que no pasan la noche bajo techo.

Su instalación requiere una profundidad de 405 mm y se adecua a las características que presentan más del 90% de las calles residenciales de Reino Unido. El principal aliciente del dispositivo subterráneo UEone, es haber dado con la posibilidad de electrificar calles residenciales al completo sin necesidad de atestar las aceras de postes de recarga al descubierto o de zonas específicas para la recarga de coches eléctricos. De este modo, la integración de la recarga en las zonas residenciales se produce de un modo mucho más eficiente y natural.

Oxford probará esta solución

Hay que tener en cuenta que no se trata de un punto de recarga dirigido a los particulares, sino a ayuntamientos, de cara a potenciar el desarrollo de la movilidad eléctrica en sus calles. En ese sentido, la ciudad británica de Oxford será la primera en el mundo en instalar una solución así.

Para ello, se ha creado un programa de prueba específico para el que se dedicará un presupuesto de 600.000 libras (unos 684.000 euros al cambio). La iniciativa se encuentra financiada además por la agencia gubernamental Innovate UK, por lo que no sería de extrañar que este tipo de recarga se extendiera en programas similares al resto de Reino Unido durante los próximos años.

Oxford, ciudad 0 emisiones en 2020

No es casualidad que Oxford vaya a ser la primera ciudad en utilizar este tipo de instalaciones propias de una smart city. Las autoridades locales pretenden que la fama de la urbe vaya más allá de la Universidad, hacia el objetivo de la sostenibilidad total.

Para ello, han iniciado un programa que convertirá a Oxford en la primera ciudad 0 emisiones de Reino Unido tan pronto como en 2020. Mientras que en Reino Unido los coches térmicos convencionales han comenzado a sufrir una carga fiscal mucho más elevada que los coches eléctricos, Oxford ha ido un paso más allá. Planean prohibir la circulación de modelos diésel y de gasolina a partir de 2020, en un área central que irá creciendo según pasen los años hasta llegar a 2035. Oxford se adelanta con este ambicioso proyecto al resto de un país que ya ha puesto fecha de caducidad al coche térmico en 2050.

Punto de recarga subterraneo

Es evidente que este plan y el coche eléctrico han de acompañarse. De ahí el gran interés de la ciudad de Oxford por el proyecto de Urban Electric Networks Ltd y su punto de recarga subterráneo para acelerar el cambio hacia el coche eléctrico. Hay que tener presente el dato que dice que el 43% de los coches en Reino Unido pasan la noche en la calle.

Reino Unido necesita más coches eléctricos

Es una solución que se presta a extender a otros puntos del globo donde la movilidad eléctrica está en plena eclosión. En el caso británico, hay un especial interés de las autoridades de ese país por dar cabida a las nuevas formas de movilidad. Muchas de sus ciudades, como Londres, han vivido en las últimas décadas graves problemas de contaminación.

Por eso llevan unos años poniendo a funcionar zonas de bajas emisiones, afrontando varios cambios normativos en favor del coche eléctrico y ampliando su red de puntos de recarga. En 2017 instalaban 3.178 puntos de recarga públicos, terminando ese año con 14.093 puntos de recarga en 4.960 localizaciones. Igualmente, se está impulsando que todas las gasolineras del país puedan contar con un punto de recarga para coches eléctricos.

No es de extrañar que las ventas de coches eléctricos en Reino Unido sigan la senda de crecimiento que iniciaron hace un par de años, a tenor de la importancia que este país esta otorgando a cuestiones tan relevantes como la de la recarga.

Imágenes | Renault, iStock/IakovKalinin y Urban Electric Networks Ltd

En Corriente Eléctrica| Europa quiere que tu garaje comunitario tenga punto de recarga

Comentarios