La ampliación de la red de recarga para el despegue del coche eléctrico: qué dicen los expertos

¿Qué opinan de la importancia de la recarga desde IBIL, Electromaps o ABB?

El éxito del coche eléctrico va vinculado de forma muy estrecha al desarrollo de la tecnología de recarga. Los logros con la autonomía de los coches eléctricos se van sucediendo, gracias al trabajo de investigación y desarrollo llevado a cabo con las baterías para automoción. Aunque parece un objetivo cada vez más cercano, todavía quedan unos años para que los vehículos eléctricos puedan igualarse en esta asignatura al resto. De ahí la importancia de contar con una red de recarga.

El despegue del coche eléctrico depende en buena medida de que esa red posibilite una recarga rápida, barata y disponible geográficamente. A su vez, las compañías pioneras que comienzan a apostar invirtiendo en el negocio también dependen del número de coches eléctricos que demanden sus servicios. Solo con un uso popularizado será posible invertir en una tecnología más avanzada, más extendida y con tarifas más asequibles. Solucionar este bucle depende de varios factores. Veamos qué opinan algunos expertos implicados en el asunto.

La importancia de la red de recarga

¿Qué valor tiene la red de recarga en la ecuación del coche eléctrico? La compañía ABB, impulsora de la tecnología de carga de vehículos eléctricos, resalta la importancia de la infraestructura de recarga. Según su Country Communications & Government Relations Manager, Ricardo Martín, “es fundamental para dar seguridad a los usuarios de vehículos eléctricos y potenciar el cambio desde los modelos de explosión, si no se seguirá viendo al coche eléctrico como el segundo coche de la familia que sirve para moverte por la ciudad únicamente”.

Por su parte, el periodista y especialista Javier Costas incide en la tranquilidad que aporta una red de recarga afianzada para los conductores de coches eléctricos: “(…) pueden plantearse hacer un viaje o hacer cambios en su  ruta. Aporta una libertad añadida que es muy importante para cualquiera que está dudando en comprarse un coche eléctrico”.

Sobre este punto, existe un consenso generalizado. Ahora bien, los caminos para fomentar la recarga son diferentes. ¿Ha de ser la recarga un servicio público, se debe potenciar la iniciativa privada en casa o a los gestores de carga que ofrecen puntos de recarga de uso público? ¿Qué sería más conveniente para el coche eléctrico?

Recarga Privada vs Recarga Pública

recarga doméstica

Desde Electromaps, portal pionero en España de información sobre puntos de recarga, creen que “no es tan importante que sea pública o privada sino que haya diferentes gestores de recarga y que compitan entre ellos en ofrecer el mejor servicio a los usuarios. Para que haya competencia es importantísimo que los puntos de recarga públicos dejen de ser gratuitos. Pocos inversores privados están dispuestos a invertir en nueva infraestructura de recarga si ayuntamientos y comunidades autónomas ofrecen puntos de recarga gratuitos.”

El CEO de IBIL, Jorge Ramos, nos presenta una necesidad apremiante: “España tiene un parque de 22 millones de vehículos y solamente 9 disponen de estacionamientos en edificios de viviendas, por lo que potencialmente 13 millones de vehículos duermen en la calle. Por ello, cuando en un futuro los vehículos tengan una autonomía real de más de 400 kms, el uso de la recarga pública en estaciones de servicio tendrá un hábito de uso como el que se hace actualmente con las motorizaciones tradicionales.”

Esta visión de la recarga pública coincide con la del periodista y experto en movilidad eléctrica, Pablo Ibáñez: “Ampliar de manera estratégica e integrada la red de recarga rápida de uso público es fundamental por dos motivos: primero porque la experiencia demuestra que ayuda a reducir el miedo a utilizar el coche eléctrico, y segundo porque es necesario para poder realizar viajes más o menos largos, y por ejemplo realizar una recarga a medio camino, mientras se para a descansar.”

Ahora bien, Ibáñez añade más variables en relación a cómo será el aparcamiento en las ciudades del futuro: “Aunque suene muy duro, en las grandes ciudades, con problemas de mucho tráfico, y con la tendencia internacional de recuperar espacio público de las calles para los peatones, en muchas ocasiones retirando el aparcamiento en la calle, es probable que en algún momento las administraciones públicas decidan hacer lo que por ejemplo se hace desde hace tiempo en Tokio: si no tienes una plaza de aparcamiento no puedes tener coche.

Abaratamiento de las tarifas

El escollo que se encuentra el coche eléctrico con la recarga rápida de uso público tiene que ver con sus elevadas tarifas. Desde Electromaps, Javier Julve lo explica: “la recarga rápida es muy cara de mantener, debido a que tiene unos costes operativos mensuales muy altos y que son muy de difíciles de cubrir. Desde AEDIVE la asociación del sector tendríamos que aunar nuestras fuerzas y pedir un cambio legislativo o una rebaja importante del termino de potencia para infraestructura de recarga.

Según Costas, es una pescadilla que se muerde la cola. “En una fase inicial los gestores de carga tienen que estar mentalizados de que van a perder dinero mientras no existan suficientes coches eléctricos, y a la vez, el que no haya suficientes puntos de recarga rápida, no beneficia para que se incrementen. En este punto, Renault ha estado muy activo para dotar a sus clientes de una red de recarga rápida en horario comercial”.

Por tanto, parece que la verdadera expansión del coche eléctrico está por llegar. “A medida que el parque de vehículos eléctricos crezca y el tamaño de las baterías sea mayor, el número de recargas y la cantidad de energía entregada por vehículo crecerá y se podrá alcanzar el break even. Será en ese momento cuando los precios de venta los marcará la oferta y la demanda”, señala Ramos.

¿Qué se puede mejorar en España?

Si nos centramos en España, la situación con la recarga es menos ventajosa que en otros países europeos. Sin embargo, todos los expertos consultados coinciden en que se están tomando medidas importantes. “En España se están dando ya pasos, por ejemplo para simplificar que hoteles o centros comerciales puedan tener puntos de recarga de cortesía para los clientes”, comenta Ibáñez.

Desde IBIL apuntan que hay mucho trabajo por hacer, “empezando por la recarga en parkings comunitarios. La contratación del servicio de recarga en comunidades de vecinos tiene que ser tan sencilla como elegir el número de kilómetros, tipo de vehículo y el precio del servicio.” Para ABB “(…) la inversión privada necesita un empujón. Se debería tener una red de carga pública más consolidada, corredores que permitieran realmente el desplazamiento entre ciudades, simplificar las formas de pago” dice Martín, y añade: “si quieres competir contra los coches de combustión lo debes hacer al menos igual de bien que ellos.”

En Electromaps, por su parte, concretan 5 puntos estratégicos:

  1. La integración de las redes de puntos de recarga, de forma que los usuarios puedan gestionar sus recargas sin la necesidad de tener 10 tarjetas de gestores distintos.
  2. Fin de las recargas gratuitas en las redes de puntos de recarga públicos, para incentivar al sector privado.
  3. Calidad de las instalaciones tanto en domicilios como en vía publica: hay muchos instaladores que no cumplen la normativa en las instalaciones de recarga y es un problema que tarde o temprano tendrá consecuencias.
  4. La mayoría de puntos de recarga no tiene conectividad en tiempo real. La conectividad es importantísima para el usuario final, no solo para determinar que el punto está libre sino sobre todo para informar que el punto está funcionando.
  5. Muchos gestores de recarga se olvidan de hacer una operación y mantenimiento de su infraestructura adecuado, llegándose a casos que puntos de recarga que llevan varios meses sin funcionar.

El futuro es eléctrico

En lo que coinciden todos los expertos cuestionados es que, más tarde o más temprano, la revolución del coche eléctrico acabará por extenderse. Desde el punto de vista de la recarga, en Electromaps estiman que los puntos de recarga en España se van a duplicar en apenas un año para alcanzar los 5.000, y que las ventas de coches eléctricos seguirán su incremento exponencial.

Imágenes | Renault

En Corriente Eléctrica | Visitamos las oficinas de IBIL y su centro de control del vehículo eléctrico

Comentarios